Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

jueves, 11 de febrero de 2016

La Mano de Oro

En el Valle del Jerte hay relatos sobre una misteriosa mano poderosa que puede realizar cosas horribles.

ESta mano estas hecha de oro capaz de matar piaras de ganado dejándoles una marca como hecha a fuego de una mano en el lomo.


Dicha mano puede desatar demasiada  codicia sobre los ganaderos que al descubrirla convierte un tiempo más tarde en horror provocando mucha locura en la cabeza de cada ganadero una vez que la mano realiza sus fechorías.

El Gruñu

Este es  un ser tiene aspecto horrible y demoníaco, de vestimenta oscura y voz cavernosa, que habita en las cuevas del Valle del Jerte.


Pocas veces se los puede observar ya que es difícil verlo, ya que sólo merodea fuera de su guarida por las noches cuando es difícil distinguirlo debido a su aspecto oscuro. 

Maldice y aoja a los caminantes nocturnos que pasan cerca de él, lo cual se traduce en un cambio de carácter de la persona poseída por la voluntad del Gruñu.  

El Zamparron

Entre estas criaturas habría que mencionar al monstruo mitológico hallado entre otros sitios en el Valle del Jerte, con equivalentes castellanos y asturianos (Tragaldabas o Zamparrampa), llamado Zamparrón, un ser de aspecto desagradable, cuerpo deforme de forma indefinida acomodada a las circunstancias, de tamaño mediano, cara repulsiva y voz gutural, especialmente caracterizado por su gran voracidad.


Su cuerpo posee el don de la elasticidad, con capacidad de estirarse o encogerse para colarse por cualquier rendija pudiendo de esta forma penetrar en un hogar y devorar todo lo que encuentre en él. 

Como carece de dientes, succiona y traga todo lo que engulle sin masticarlo, incluyendo seres humanos. 

Su estómago no se llena nunca, ya que también es elástico y se expande a medida que entra en él todo lo que el Zamparrón devora.

martes, 9 de febrero de 2016

El Machu Lanú

También llamado "el Lanú" a secas. 

Se trata de una misteriosa criatura mitológica hurdana con cuerpo de macho cabrío, voz humana cavernosa y rostro humano (aunque deforme), provisto de cuernos, de complexión corpulenta y que camina de forma bípeda.

Antes de aparecer suele levantarse un ligero vendaval. 

Uno de los hurdanos que supuestamente tuvo encuentros con él fue el zajoril “Ti' Usebiu” pocos años antes de morir.


Aparte de esta visión siniestra del personaje, también está la festiva. 

El Machu lanú como disfraz, que figura como uno de los personajes del carnaval hurdano.

Moras y encantadas

En lo que respecta a los seres feéricos, por toda Extremadura se suele hablar de las moras (como en Galicia, la Meseta en general, Murcia o Aragón, que no tienen mucho que ver con las moras históricas) o de encantás o encantadas (como en la Meseta o en Asturias occidental).

No se diferencian mucho de las encontradas en otros puntos de la península, incluyendo las xanes de Asturias central, de manera que se les supone mujeres de singular belleza que, debido a algún hechizo o maldición, adquieren poderes y características sobrenaturales, y que habitan en castillos abandonados, orillas de fuentes, charcos o arroyos, pasando el día peinando sus largos cabellos esperando que acuda algún galán a desencantarlas. A menudo se las asocia a tesoros reservados para el que logre desencantarlas, como las mouras gallegas o las ayalgas asturianas. A veces sólo se dejan ver por algún paraje en determinada fecha del año. No seguir las condiciones pertinentes para desencantarlas puede traer consecuencias fatales.

Respecto a las encantadas asociadas a fuentes, es recurrente en la Alta Extremadura el relato sobre el descubrimiento en una fuente de una cadena de oro a la que no se le ve el fin, seguida de la desaparición de dicha cadena al cortar un pedazo de ella para guardárselo y el posterior murmurar de una voz en la fuente lamentándose por haber perdido para siempre la posibilidad del desencantamiento.

Las encantadas no siempre aparecen como seres benévolos. También es común por Las Hurdes la historia sobre una misteriosa tienda de baratijas atendida por una mora que aparece mágicamente en un lugar encantado durante la hora anterior a la medianoche. La mora sólo es desencantada si a la pregunta de cuál es el mejor objeto de la tienda se responde que es la propia mora. Los que responden que son las tijeras de oro o los afilados cuchillos son muertos vengativamente con esos mismos instrumentos. A veces se sustituye a la mora dueña de la tienda en la leyenda por una jáncana. Historias parecidas, con tienda y tijeras amenazantes, existen también en Galicia.


La Genti de Muerti

También llamada el Corteju de Genti de Muerti o Cortejo de Gente de Muerte. En las Hurdes, se trata de la aparición de dos jinetes, un hombre y una mujer ancianos, montados en un caballo, que acaban desapareciendo en medio del galope de la misma forma misteriosa como aparecieron.


A la pregunta de quiénes son siempre responden con voz lúgubre “Genti de Muerti”. 

Varía la descripción de los jinetes, pero una descripción típica cuenta que irían vestidos con un faldón que les tapa las piernas, que tienen cara muy pálida, ojos en blanco y manos huesudas sujetando las riendas. Van en busca del alma de alguien que va a fallecer la noche de la aparición.

domingo, 7 de febrero de 2016

La Chancalaera

Este ser de la mitología hurdana parece estar relacionado con la Serrana de la Vera, a juzgar por el paralelismo de algún romance que la menciona, donde aparece también como acosadora de hombres, con ciertas versiones del romance de la Serrana. Se la describe como una hembra grande, hábil y atractiva, ducha en la caza y de una fuerza sobrehumana.

Una gruta en pie del Pico de las Corujas es descrita como una morada suya. Puede transformarse en anciana de apariencia indefensa, o en animal, incluso en ave. Posee el don de poder dar zancadas de tal longitud que le permiten cruzar (“achancal” en alto extremeño, de ahí su nombre) ríos enteros de un solo paso, lo que dificulta el poder huir de ella, característica que también es adscrita a la Serrana de la Vera.

También se la utiliza como asustadora, afirmándose que entra a las casas donde oyen a los niños llorar para llevárselos y comérselos asados. Lo cual es una advertencia para los niños hurdanos llorones.

Teme al Entiznáu y trata de evitarlo.

Mitología De Una Tierra De Leyenda: Bestiario Extremeño

Mito es un término procedente del griego Mythos y significa 'relato' o 'lo que se ha dicho'. Aunque el mito constituye una realidad extremadamente compleja, como reconoce Mircea Eliade1, se viene entendiendo por mito cualquier texto narrativo transmitido por tradición oral. Tanto las narraciones sagradas como las profanas resultan susceptibles de ser consideradas como mitos.

Juegan los mitos un papel importante para conocer el pensamiento de las sociedades y culturas que los alimentan.

La mentalidad mítica del hombre primitivo surge como una necesidad de explicación del mundo que le rodea, de sus fenómenos y misterios. Otorgar nombres, atribuir cualidades y poderes son las formas de perder el miedo a lo desconocido.

Extremadura es punto y aparte. El viajero o peregrino que en algún momento se haya adentrado en sus dominios lo sabe. Más allá de las grandes ciudades, en las pequeñas localidades del interior, podemos tropezarnos con estampas insólitas que quedan grabadas como a fuego en nuestra memoria. Arquitectura singular, paisajes espléndidos, naturaleza en estado puro, tradiciones ancestrales únicas. No en vano, algunas de sus veinticuatro comarcas han estado, en el pasado, totalmente aisladas del «mundo exterior», lo que les ha permitido conservar hasta nuestros días un aire rural único en España, y unas costumbres y leyendas que hacen las delicias de cuaquier estudioso de mitologías y leyendas. Mientras que en otras comunidades de nuestra geografía peninsular se ha ido perdiendo poco a poco eso tan importante como es la memoria popular, auténtico sello de identidad de las poblaciones, en Extremadura se mantiene intacta.

Perderse en esta mágica tierra es una aventura inolvidable. Cada una de las civilizaciones que han sentado plaza en ella han dejado su particular huella, desde la etapa prehistórica (Paleolítico, Neolítico y Calcolítico), hasta la Extremadura de la Edad Media, pasando por el esplendor del periodo romano. Entre sus márgenes podemos encontrar lugareños hablando castellano, portugués, y algunos idiomas autóctonos no del todo protegidos.

Extremadura ha sido de las últimas zonas de la península cuyos elementos mitológicos han sido estudiados, y casi siempre los referidos a las Sierras del norte extremeño los que más han llamado la atención.
Se muestran en este bestiario paralelismos con otras zonas de la Península, tanto de la Cornisa Cantábrica como del resto de la meseta en general o del sur mediterráneo. La aproximación a estas tradiciones extremeñas ha sido llevada a cabo desde diversos enfoques, desde la visión centrada en lo paranormal de Iker Jiménez, hasta otros autores como Fernando Flores del Manzano o el hurdanófilo Félix Barroso, aunque también hay que señalar que ya Publio Hurtado2 mencionó algunos de ellos a principios del pasado siglo.


La Leyenda del Príncipe de la Luna

Hay muchos Ángeles y demonios por igual sin embargo ay varios Ángeles que no se conocen encontramos escritos de uno de de estos angeles en 3 pergaminos escritos, uno en egipcio antes de cristo, el segundo en árabe después de cristo, el ultimo en hebreo en la edad media estos pergaminos fueron traducidos ahora al español, y los tres hablan de un ángel en especial llamado Dyru y cuentan la misma historia cada una solo un poco diferente pero todo es casi exactamente igual.

Este relato es algo peculiar ya que este ángel estaba dedicado a su única tarea que era cuidar la luna por eso el significado de su nombre es (el príncipe de la luna) sin embargo desde donde el estaba tenia la vista de un palacio en el cual vivía una princesa de la cual el se enamoro lo mas curioso de esta historia es que este ángel es mitad humano y mitad ángel y se dice que dios le dio la oportunidad de ser feliz con esa princesa por ser único en su genero (mitad humano mitad ángel) pero que tendría que seguir peleando contra los demonios ya que no podría dejar su responsabilidad como ángel así que el bajo a la tierra como el príncipe de la luna con un reino para poder casarse con la princesa sin embargo como en aquella época la costumbre era casarse con algún familiar que tuviese un reino cercano pues había un rey que formaba parte de la familia de la princesa aun que ella apenas y lo conocía y ella ya se había comprometido con el príncipe de la luna y este rey no podía hacer nada contra el ángel así que vendió su alma con la condición de quedarse con la princesa y el demonio le dijo que el tendría a la princesa a cambio de su alma y de que dyru el ángel también diera su alma a cambio de la vida de la princesa el rey acepto y mando soldados a plena boda de el ángel y la princesa y como era de esperar los soldados no podían hacer nada contra un ángel así que también llegaron demonios los cuales amenazaron con matar a la princesa si no entregaba su alma el ángel solo sonrió ya que los demonios no podían hacerle nada a la princesa uno de los demonios hirió a el ángel pero el siguió peleando junto con dos Ángeles que tenia a su servicio Necy y grey al final que el rey vio casi derrotados a sus demonios y por su parte los Ángeles de dyru habían muerto protegiéndolo a el y a la princesa, el rey al ver que no podría hacer que el ángel diera su alma y que los demonios no podían tocar a la princesa decidió matarla y al matarla el se suicido y el demonio al verse enfurecido por no tener ni un alma ganada ordeno matar al ángel y así fue sin embargo el ángel antes de morir prometió a su princesa que serian felices algún día desde entonces se dice que este ángel (mitad humano y mitad ángel ) reencarna cada 400 años para reencontrarse con su princesa y no dejara de hacerlo hasta que sea toda una vida feliz con su princesa pero se dice que cuando este con su princesa los separaran y no los dejaran estar juntos pero en alguna reencarnación será ayudado y será feliz con su princesa, así que este ángel no es para que le pidas ayuda bueno claro a menos que lo conozcas en alguna ves que reencarne.

De dyru se dice que es un ángel protector es leal a quien lo quiere y lo ayuda excelente amigo pero muy celoso odia la traición y es muy orgulloso tiende a ser muy vengativo si es traicionado y cumple lo que promete tiene dos lados el bueno que es el normal que seria dyru o el nombre de la persona en la que reencarna y la parte mala o mas bien llamada dyru oscuro que solo sale cuando lo obligan a usar su odio y que en caso de ser liberado no respeta a nadie y solo se detendría si la princesa lo llama por su nombre que es dyru también se dice que en sus reencarnaciones será tentado a dar su alma y que se la pedirán pero al igual que la primera vez el solo se reirá, el tiene dos Ángeles que lo protegen necy y grey estas dos Ángeles lo ayudara pero sus nombres puede ser usados por demonios para confundir a el ángel y a los que intenten ayudarlo dyru posee poderes sobre el fuego agua y viento, fuerzas síquicas y otras habilidades que pudo a prender en sus diferentes encarnaciones el tiene conflictos con lo que es cosas como el tarot videncia y objetos de adivinación siempre van a querer provocarlo y revelaran su verdadero nombre que es dyru ya sea que el conozca el nombre o no y terminara peleando con el mal lo quiera o no el año en que murió fue (-817) es decir el año 817 antes de cristo así que a partir de esa fecha se cuenta 400 años mas para saber en que año reencarnara, su ultima reencarnación de la que se dieron cuenta fue en el año 383 después de cristo desde entonces se dice que sigue reencarnando pero que ya no recuerda sus pasados pero que aun sigue encontrando se con su princesa para un día ser feliz aun que no los dejen se dice que reencarnara bajo el signo de cáncer siempre ya que es el príncipe de la luna y cáncer es regido por la luna y como fue un angel bajo de las ordenes de Muriel el arcángel por eso nacerá cada ves bajo eso signo y su protección es la luna dyru aun que igual de fuerte que un arcángel solo fue un ángel hasta ahora no conocido por ser mitad ángel y mitad humano la razón no se sabe solo que recibió el rango de ángel y no de arcángel por su parte humana y que es muy hábil con la espada y que sus promesas sea cual sea que haga se cumplirán tarde o temprano.

De la princesa no se sabe mas ni siquiera como la llamaba el, solo estén seguros de aunque el angel no recuerde nada de su pasado cuando encuentre a su princesa la llamara como el lo solia hacer ya que la parte que habla de la princesa esta rota en los tres pergaminos y de cómo el ángel la llamaba ahí tan solo la letra ¨G¨

De necy y grey se sabe que ayudaran a dyru siempre pero solo actuaran cuando el las llame nunca se manifestaran por su cuenta.

De el rey se dice que también encarnara como parte de la familia de la princesa para intentar quedarse con la ella pero no lo lograra mientras el ángel dyru viva.

Y del demonio se sabe que segura intentando por todos los medios obtener el alma de este ángel también que ayudara a impedir que el y su princesa logren estar juntos.

Esta es la mas reciente investigación que hemos podido completar iniciare con las fechas en las que dyru el ángel nació o nacerá a petición de las personas que se interesaron en mi articulo y de la forma de ser de este ángel también les diré otra parte de la traducción de estos pergaminos en la parte que estaba rota y que cuenta un relato que la princesa escribió incluido como dyru la llamaba.

viernes, 5 de febrero de 2016

Orden Hermética del Alba Dorada: Ángeles y Demonios

La Orden Hermética del Alba Dorada o Golden Dawn fue una sociedad Hermética de carácter secreto que perpetuaba la Sabiduría de la Tradición Esotérica Occidental. 

Supuestamente depositaria del saber Hermético, Cabalístico, Alquímico y Mágico nace en Inglaterra a finales del siglo XIX, gracias a la labor de tres grandes personalidades: Mathers, Westcot y Woodman.

Algunos de los miembros más renombrados de la Orden Hermética del Alba Dorada fueron: S.L. McGregor Mathers, William W. Westcott, Dion Fortune, Arthur Machen, William Butler Yeats, Algernon Blackwood, Florence Farr, Annie Horniman, Bram Stoker (famoso autor de Drácula), Austin Osman Spare, Gustav Meyrink y A. E. Waite, aunque el más reconocido es el polémico mago y demonologo Aleister Crowley, quien fue expulsado rápidamente de la Orden por su Jefe S. L. McGregor Mathers. 

Crowley estableció las bases del sistema “Magick” que sirve de fundamento a la Golden Dawn Thelemita, cuya corriente es distinta de la de la Golden Dawn Clásica. Mathers y Crowley decidieron el liderazgo de la secta secreta mágica a través de un enfrentamiento mágico, del cual Crowley salió vencedor. 

Según sus contemporáneos Crowley, el famoso mago inglés estaba “lleno de demonios de los pies a la cabeza”. El propio Bram Stocker escribió La Madriguera del Gusano Blanco, donde el personaje principal se dice que trató de retratar al mago negro Crowley.

Bajo la dirección de A. E. Waite, un esoterista cristiano la Orden puso más énfasis en el Misticismo que en la Magia.

Sin embargo, Mathers continuó con la Orden. La Orden Hermética de la Golden Dawn aún existe y continúa transmitiendo sus prácticas y enseñanzas, pero esta vez alejada de esoterismo oscuro y el satanismo, más cerca de los ángeles, a los que invoca en sus prácticas.

Bohemian Grove, Rituales Satánicos De La Élite.

El Club Bohemia (o ” Bohemian Grove “) fue fundado en 1872, y cuenta con cerca de 2000 miembros, exclusivamente masculinos. Es una organización de tipo “esotérico ” o “oculto “, donde se reencuentran altos dirigentes de la economía, de las finanzas y de la política.

Ellos discuten allí asuntos del mundo y se habla sobre estrategias políticas o económicas. Pero sobre todo, ellos participan en ceremonias paganas de inspiración druídica y a menudo satánica, particularmente con una hoguera nocturna delante de una inmensa estatua de búho, y que es de hecho una representación de Moloch, una divinidad babilonica, y de Lilith, una divinidad sumeria. El búho es también el logotipo del Bohemian Club.

Los participantes son en su mayoría Americanos, a menudo próximos al Partido Republicano. Pero algunos europeos también son invitados, como Michel Rocard (ex primer ministro francés) Valery Giscard d’ Estaing (ex presidente francés, y diseñador de la Constitución europea), o John Mayor (ex primer ministro británico).

A continuación pongo 10 minutos de un documental realizado por Alex Jones titulado Dark secrets Inside Bohemian Grove donde se puede ver un ritual esotérico en honor al dios Moloch.


Animales que Anuncian la Muerte.

¿Son los animales capaces de predecir la muerte? ¿Existen especies que traen mal agüero? Muchas leyendas urbanas hablan de animales que presagian trágicos acontecimientos ¿Habrá algo de cierto en ellas?…

Lechuzas

Si una lechuza está revoloteando alrededor de las ventanas o se ha posado en el techo de una casa, sus graznidos anuncian el pronto fallecimiento de una persona.

En concordancia con lo anterior, una antigua leyenda mexicana dice que: “cuando la lechuza canta, el indio muere”. Así y quizá relacionado con eso, se cuenta que, cuando los sacerdotes españoles llegaron a Latinoamérica, difundieron la creencia de que las lechuzas eran criaturas malignas, empleadas como mascotas de demonios y brujas, y usadas en oscuros aquelarres nocturnos. Dicha leyenda ha permanecido muy arraigada en el imaginario popular, pasando de generación en generación hasta nuestro tiempo, a raíz de lo cual es relativamente común que la gente, cuando ve una lechuza cerca de su casa, insulte o grite para asustarla.

Mariposas negras

En muchas culturas politeístas (con varios dioses) de la antigüedad, se creía que las mariposas negras, debido a su color y a su condición de animales que se alimentan de noche, tenían relación con dioses malignos y brujas o eran usadas por los mismos para hechizos o venganzas.

Debido en gran parte a la creencia anterior, hace no mucho tiempo atrás existían personas que, cuando veían entrar una de esas criaturas a su hogar, interpretaban la visita como un anuncio de muerte inminente entre los miembros de la casa.

Gallinas y gallos

En ciertos sectores de la tradición popular española, se piensa que el canto del gallo es de mal agüero. Así, en estudios de José Miguel de Barandiarán sobre la cultura vasca, él escribe que existen las siguientes supersticiones en los siguientes lugares:

En Ziga: «el canto del gallo a deshoras es de pésimo agüero y, para destruir su eficacia arrojan un puñado de sal al fuego del hogar. No es solo indicio de muerte, sino prenuncio de cualquier otra calamidad».

En Dohozti: «el canto del gallo a deshora anuncia que algo desagradable va a ocurrir en la vecindad; generalmente se dice que algún vecino va a morir».
Por otra parte, también se cree que alguien morirá cuando se escucha a una gallina imitando el canto de un gallo. O también, en cuanto al canto del gallo a deshoras: si se está comunicando con una gallina, es señal de que una chica soltera de la casa va a morir sin casarse; si se está comunicando con dos gallinas, es señal de que el fallecimiento va a ser de un matrimonio.

Murciélagos

Si un murciélago golpea por la noche con sus alas las ventanas de la habitación en la que se encuentra un enfermo, éste morirá esa misma noche.

También un enfermo morirá ese mismo día si ve a un búho blanco.

Perros

Cuando el perro aúlla, es porque ha visto un fantasma.

En el norte de Argentina, el dueño del perro se quita su sombrero colocándolo en el suelo con la copa para abajo; según la leyenda, de esta manera se ahuyenta al fantasma cuya presencia ha sido advertida por el perro a través de aullidos, liberando al perro del tormento.

También, una creencia popular afirma que, si un enfermo de gravedad le ofrece su comida a un perro y éste la acepta, entonces vivirá; mientras que si la rechaza, morirá.

Gatos

Los gatos han estado ligados a la muerte desde siglos atrás. Entre los antiguos egipcios el gato era sagrado, al punto de que a veces se momificaba a los gatos con sus ratones, se llevaba luto cortándose las cejas cuando un gato moría, y se sentenciaba a muerte a quien osara matar a uno de esos tiernos y afelpados seres sagrados.

Posteriormente, en la Edad Media quemaron miles de gatos porque creían que eran mascotas de las brujas, lo cual ciertamente pudo ser posible pero eso no convertía al gato en el “animal diabólico” que la gente creía que era.

Ahora, y más allá de las creencias, el gato realmente parece poseer un cierto sentido. Por eso, se cree que, cuando un gato se eriza mirando a un punto fijo donde no hay nada, es porque está viendo un fantasma o quizá un demonio (si su reacción es muy fuerte). Pero algo sumamente inquietante es la capacidad que se les adjudica de predecir la muerte, y un ejemplo escalofriante es el gato Oscar, que normalmente era huraño pero, cuando un paciente del lugar iba a morir, Oscar se ponía a darle vueltas unas dos horas antes.

Mitos argentinos

En la Patagonia temen a la chotacabras (una pequeña ave de color gris) que abundan en las faldas de la cordillera., pues cierta leyenda dice que su grito anuncia enfermedad o muerte para algún habitante del poblado.

Según se cuenta, el canto triste del chingolo (ave común pequeña, gris y blanquecina) es la voz de una persona que perdió una apuesta realizada con el Diablo, y que como castigo ha quedado deambulando eternamente, lamentándose del dolor producido por su fracaso.

Caballos

Cuando un caballo negro posa su mirada sobre una persona en un cortejo fúnebre, le está anunciando a dicha persona su inminente muerte.

Halcón

Existía una superstición entre los antiguos babilónicos: cuando un médico iba a una casa a visitar a un enfermo, si éste veía a un halcón cruzar el cielo por el lado izquierdo, significaba que el enfermo al que iba a visitar moriría. Lo mismo ocurría si una luciérnaga pasaba brillando por encima del enfermo, de derecha a izquierda.

Víboras

Cuenta la leyenda que si una víbora sale de una tumba, es señal de que el difunto ha vendido su alma al Diablo.

Mulas

Existentes varios mitos acerca de la capacidad que poseen las mulas de presentir la llegada de un alma. Según cuentan, cuando una mula presiente la llegada de un alma, el jinete se verá inmerso en una peligrosa situación, pues el animal tratará de derribarlo para a continuación pisotearlo hasta la muerte, devorando después su cadáver.

Zorro

Cuando este animal se cruza en el camino de un viajero, de derecha a izquierda, es señal de mala suerte o desgracias venideras (incluyendo una posible muerte); pero es buena señal sí lo hace de izquierda a derecha.

Cuando es de día y el zorro entra en las casas sin acertar a salir y encontrándose como aturdido o despistado, se cree que el zorro está anunciando la muerte de alguna persona dentro de la familia.

Pájaro Calandria

Según el mito, si colocamos a este pájaro delante de un enfermo y éste mira al enfermo, él se llevará la enfermedad de la persona; pero, si el pájaro no mira para nada al enfermo, éste seguramente morirá…


miércoles, 3 de febrero de 2016

The Rake (El Rastrillo).

Su origen es desconocido y la información que comparten las personas que han tenido la desgracia de verlo es escasa y con mucha frecuencia desaparece de foros de opinión y consulta. Como si tuvieran miedo de que “él” pudiera descubrirles.

Los que lo han visto lo describen como una criatura de aspecto encorvado con los brazos mucho más largos de lo normal y en la punta de sus dedos unas garras tremendamente afiladas. Su cuerpo desnudo y malformado parece atrofiado y adquiere posturas más propias de un animal de cuatro patas que de un humanoide. Quienes lo han visto dicen que por su forma de moverse parecería que ha sufrido un accidente que le hubiera roto todos los huesos. Sus ojos brillan en la oscuridad y desde las sombras se dedica a espiar a los que duermen… ¿Pero cual es el peligro real de encontrarse con The Rake?

Durante el verano del 2003 esta criatura llamó la atención de los medios estadounidenses cuando una oleada de muertes se desencadenó con un patrón común. Todos parecían haber visto a una extraña criatura que les atormentaba en sueños y que les vigilaba mientras dormían…

El rastrillo acostumbra a situarse a los pies de la cama y las primeras veces se mantiene oculto. Muchas de sus víctimas se despiertan con la sensación de ser observadas o sintiendo una presencia, pero la retorcida criatura se mantiene oculta y como mucho podrás escuchar como sus afiladas garras arañan los pies de la cama, marcas que podrás encontrar en la madera y que demuestran que la presencia que sentiste la noche anterior era tal real como el miedo que te provocó.

Posteriormente comenzará a dejarse ver, en principio sentirás una sombra moverse en la oscuridad o verás una de sus garras asomando a los pies de la cama, aquí es donde debes empezar a tenerle miedo de verdad, porque la próxima vez que te despiertes de noche estará esperándote a los pies de tu cama y podrás ver por primera vez sus ojos brillando en la oscuridad. Unos ojos tan malvados y profundos que no los podrás olvidar jamás. Cada vez que cierres tus ojos los verás de nuevo y el miedo te invadirá de tal forma que nunca más podrás dormir con tranquilidad. El Rastrillo desaparecerá de nuevo pero una vez realizada “su presentación” volverá cada noche a visitarte, pero esta vez no lo hará “tímidamente”. Se colocará a escasos centímetros de tu cara mientras duermes y, aunque no abras los ojos cuando sientas su presencia, él esperará durante minutos o incluso horas mientras llega a ti el olor de su pútrido aliento y el sonido de su entrecortada respiración, como si estuviera enfermo o tuviera un problema respiratorio.

Si eres lo suficientemente valiente, o loco, como para abrir los ojos, The Rake se presentará, te dirá su nombre (dependiendo de la versión lo hará como El Rastrillo o como The Rake) con una voz chirriante y chillona que te pondrá los pelos de punta y después saldrá de la habitación.

Llegado a este punto la mayoría de las personas huyen de su casa y se van a vivir lo más lejos posible para que El Rastrillo no pueda encontrarles, es por esto que muchos borran todo rastro o consulta que pudieran dejar en la red, pues es conocido que es capaz de buscarte allá donde estás. Los pocos que no lo hicieron desaparecieron de forma misteriosa y sólo un reguero de su sangre y unas brutales marcas de arañazos en la cama y en el suelo quedan como testimonio de la brutal forma en la que fueron destripados por las garras de The Rake.

¿Alguna vez has sentido una presencia a los pies de tu cama mientras dormías? ¿Has visto una sombra moverse en la oscuridad?


Si es así te recomiendo que te cubras la cabeza con las sábanas y por nada del mundo abras los ojos, porque si lo haces The Rake podría dejarse ver.  

La Maldición de Carmen Winstead

Cuenta la leyenda que un grupo de amigas queriendo gastar una broma a una compañera del colegio la tiraron por el hueco de una alcantarilla. La chica se partió el cuello en la caída y desde entonces comenzaron a…

Finalizada la hora del almuerzo escolar, la maestra les comunicó a los alumnos que la junta directiva había planificado un simulacro de incendio en el que todos debían participar.

Poco después sonó la alarma y los alumnos salieron para reunirse en el patio. Era un día caluroso, con el cielo despejado y un sol que hacía arder la piel, llenando las frentes de los estudiantes con pequeñas gotas de sudor.

La maestra comenzó a leer la lista de nombres. Todos alzaban la mano y decían “presente” de forma mecánica, consumidos por el aburrimiento. Sin embargo, una chica de un grupo de cinco amigas se fijó en el hecho de que Carmen (una compañera de clase) estaba de pie junto a la alcantarilla, a la que le faltaba la tapa desde hacía semanas, y aún faltaba bastante para que la maestra leyera su nombre. Sus ojos brillaron. Carmen estaba entre las últimas de la larga lista organizada en orden alfabético: ¿qué pasaría cuando la llamen si caía en la alcantarilla? “¡Carmen está en la alcantarilla!”, podrían corear y entonces todos reirían a carcajadas y la pobre Carmen sería el hazme reír. Quién sabe, incluso podrían terminar por bautizarla como “La Chica de la Alcantarilla”. La oportunidad de romper el aburrimiento y hacer historia era perfecta, así que les comunicó discretamente la idea a sus cuatro amigas y todas empezaron a agolparse en torno a Carmen, fingiendo torpeza para empujarla y hacerla caer sin que aquello pareciese premeditado…

La maniobra fue perfecta, Carmen apenas emitió sonidos de queja mientras la hacían caer y, cuando dijeron su nombre, las cinco chicas empezaron a gritar: “¡Ella está en la alcantarilla¡ ¡Ella está en la alcantarilla!”.

Un mar de carcajadas se desató, pero las risas empezaron a silenciarse cuando la maestra se acercó a ver y, antes de que emitiera palabra alguna, se giró y miró a todos con una mueca impregnada de angustia y terror. La situación no inspiraba risa alguna: Carmen había caído de cabeza en el hueco y al aterrizar su cabeza se había torcido hacia un lado en una posición totalmente imposible, su cara casi sin piel después de haberse raspado contra las paredes de la alcantarilla en la caída y una mueca espantosa como si hubiera tratado de gritar y no hubiese tenido el tiempo suficiente. La sangre se dispersaba en un charco que se mezclaba con el excremento húmedo y maloliente que impregnaba todo su cuerpo.

Las cinco chicas se acercaron a ver. Una lágrima asomó tímidamente en la mejilla de la autora de la broma mientras sus ojos atónitos contemplaban como una gorda cucaracha yacía sobre lo que alguna vez fue el rostro de Carmen, moviendo sus antenas como para ver si todo estaba bien. Pero nada estaba bien, y ella y cada una de sus amigas se sintieron como uno de esos repulsivos insectos cuando la Policía vino y determinó que Carmen tenía el cuello roto y estaba muerta. Según dijeron, al caer Carmen se golpeó con las escaleras metálicas, de tal forma que perdió la cara y después se rompió el cuello al estrellarse contra el cemento.

Minutos después se llevaron el cadáver de Carmen, acompañado por una procesión de moscas cuyos zumbidos eran casi el único ruido en medio del fúnebre silencio. Ese día hubo un interrogatorio después de clases. Todos debían ir.

En el interrogatorio las cinco chicas dijeron que fue un accidente y que ellas fueron testigos. La Policía les creyó y el caso de Carmen Winstead se cerró, pero algo aún más siniestro había comenzado…

Meses después, compañeros de clase de la fallecida Carmen empezaron a recibir correos electrónicos que se titulaban “La empujaron” y afirmaban que a Carmen la habían empujado, que su muerte no era un accidente. También, los correos decían que los culpables debían asumir la responsabilidad del crimen, pues de lo contrario habría terribles consecuencias. La mayoría pensó que los correos eran una farsa elaborada por alguien que quería divertirse causando temor, pero otros no estaban tan seguros.

Transcurridos unos pocos días tras la cadena de correos, la chica que ideó el plan para ridiculizar a Carmen estaba bañándose cuando de pronto oyó una extraña risa. Cerró el grifo para oír mejor: la risa parecía venir del interior de la ducha. ¿Acaso se estaba volviendo loca? Aterrada, se secó rápidamente, se vistió, se despidió de su madre nerviosamente y se fue a dormir más temprano que de costumbre. Cinco horas después su madre se despertó al oír un portazo en la puerta de entrada. Su hija no estaba en la habitación ni en lugar alguno de la casa. Llamó a la Policía, pero los agentes poco podían hacer al respecto, ya que no se podía interponer una denuncia en personas desaparecidas hasta que transcurrieran 48 horas, aún así prometieron a la desconsolada madre patrullar las calles cercanas para buscar a su hija. La búsqueda de familiares y amigos tampoco tuvo éxito y la chica no apareció aquella noche.

La mañana siguiente mientras el conserje del colegio limpiaba las hojas secas del patio, se encontró que la tapa de la alcantarilla (que habían vuelto a colocar después de producirse la trágica muerte de Carmen) había sido levantada y apartada a un lado. Al asomarse descubrió algo realmente escalofriante. Parece que la chica desaparecida la había retirado antes de lanzarse de cabeza por el conducto y se encontraba en el fondo con el cuello roto y la cara destruida, borrada por los golpes que se había dado al caer y golpearse con las escaleras metálicas de las cloacas. Una muerte idéntica a la que sufrió Carmen.

El mismo destino les esperaba a las otras cuatro culpables de la muerte de Carmen. Tras la muerte de las dos primeras un equipo del ayuntamiento soldó la alcantarilla para que nadie más pudiera abrirla. Sin embargo eso no pareció impedir a la tercera víctima arrancarla del suelo, algo que requería una fuerza sobrehumana. Por supuesto esa fue la gota que colmó el vaso y se decidió colocar vigilancia las 24 horas del día en ese peligroso punto de encuentro para “suicidas”.

Las dos víctimas restantes murieron de la misma forma, pero el espíritu de Carmen en esta ocasión las guió hasta alcantarillas cercanas a sus domicilios, la vigilancia podría frustrar sus planes. Una por una cayeron en las alcantarillas, perdiendo el rostro y rompiéndose el cuello. Todas se habían quedado dormidas antes de su trágica muerte, en ese momento cuando se encontraban más vulnerables, Carmen aprovechaba para poseer sus cuerpos y guiarlas como si se tratara de un caso de sonambulismo hacia un muerte tan cruel como la que ella había sufrido. Un destino cruel porque podían sentir todo lo que ocurría pero no tenían control sobre su cuerpo.

Pero la cadena de muertes no se detuvo ahí, ya que posteriormente otros compañeros de clase de Carmen también fueron encontrados muertos en distintas alcantarillas, con el cuello roto y el rostro anulado. Ellos y ellas también se habían dormido antes de aparecer muertos…


Resultaba muy inquietante pensar que todos esos otros compañeros muertos no habían creído en los correos electrónicos que afirmaban que Carmen fue empujada. ¿Acaso el espíritu de Carmen se estaba vengando? ¿Podría eso explicar muertes tan extrañas en las que no se entendía cómo diablos los cuerpos habían ido a parar a la alcantarilla sin que nadie advirtiese con claridad el rumbo que las víctimas tomaban antes de ser asesinadas? El espíritu de Carmen Winstead andaba suelto y, quien no creyese que ella fue empujada, corría el riesgo de ser castigado con una muerte semejante a la de Carmen, muerte que caería sobre él o ella durante las horas de sueño, con un sigilo que solo se rompería al caer por la alcantarilla…

La Santa Compaña.

Probablemente la leyenda urbana más conocida y escalofriante de cuantas hay en la tradición oral en España. La Santa Compaña es una procesión de muertos que vagan por la noche reclamando el alma de los vivos…

Álvaro llevaba años sin poner los pies en el pueblecito de Galicia donde creció; pero, la grave enfermedad que sufría su padre, le obligó a desplazarse a la zona rural donde se crió para darle un último adiós. Por desgracia su padre tenía las horas contadas.

Angustiado por el ambiente familiar que había en la que antes fue su casa, decidió salir a pasear para despejarse un poco. No le importó que ya hubieran pasado las 2 de la madrugada, tenía que separarse de sus hermanos, unos insensibles que como parásitos ,y con su padre aún con vida, se repartían la herencia como hienas despedazan la carroña.

Distraído y con la mente en otro lado, caminaba por los abandonados caminos que llevaban a la ermita del pueblo, una pequeña iglesia que se cerró varios años atrás por el grave deterioro que había sufrido su tejado en una lluvia de granizo. La ermita antes era la última escala en la procesión del pueblo, que finalizaba llevando la imagen de un Cristo desde la Iglesia que había cerca de la plaza hasta allí. Pero cada vez eran menos los habitantes de la comarca y el pueblo parecía una fantasmagórica visión de lo que Álvaro recordaba de su niñez, por lo que la ermita nunca fue restaurada.

Cuando se encontraba a escasos metros del tramo final, escuchó una especie de cánticos, su curiosidad le llevó a acercarse aún más, pero algo en su interior le decía que debía esconderse. Un frío indescriptible parecía metérsele en los huesos y comenzó a sentir un fuerte olor a cera quemada.

Instintivamente decidió ocultarse tras unos arbustos para contemplar aterrado lo que parecía una romería fantasmal precedida por un hombre que con la cara demacrada portaba una cruz en la mano; los demás integrantes eran aún mucho más aterradores, pues claramente podía verse que ya estaban muertos y sus rostros eran poco más que unas calaveras que movían sus escalofriantes mandíbulas mientras entonaban un rosario. Todos los muertos portaban una vela en su mano y su lento paso parecía dirigirles directamente a la casa del padre de Álvaro.

Álvaro, tan asustado como intrigado, decidió seguir a distancia a la cadavérica procesión, que cada vez se acercaba más a la que fue su casa, el lugar donde sufría la agonía de una lenta enfermedad su padre. Hasta que sorprendentemente su padre apareció caminando y, sin mediar palabra, uno de los esqueletos envuelto en una túnica se le acercó y le ofreció una de las velas. Su padre, como hipnotizado, alargó la mano y la recogió, y tal y como había aparecido se esfumó en ese instante. El resto de integrantes de esa Santa Compaña también parecieron evaporarse en una extraña niebla. Todos menos el portador de la cruz, el primer integrante de la procesión de muertos que quedó tendido en el suelo durante unos segundos. Pasado ese tiempo se levantó, y con la cara totalmente descompuesta por el cansancio y como si su misma vida fuera gradualmente absorvida por la compañía de los muertos, como un sonámbulo comenzó a caminar en dirección al pueblo.

Álvaro estaba tan petrificado por el miedo que no podía moverse, sólo el grito desgarrador de una de sus hermanas le despertó del shock en el que se encontraba. Casi sin darse cuenta había caminado siguiendo a la Santa Compaña hasta escasos metros de la casa de su padre, y el grito confirmó sus más temidas sospechas: la procesión de muertos había venido a reclamar el alma de su padre.

Corrió tan rápido como pudo hasta la habitación donde yacía su padre ya sin vida, prácticamente toda la familia se encontraba con él en el momento que su alma abandonó su cuerpo, Álvaro entendió en ese momento que la imagen que vio de su padre no era más que su alma uniéndose a una Santa Compaña con la que vagaría eternamente reclamando el alma de otros moribundos.

NOTA: La Santa Compaña es una de las leyendas urbanas más conocidas y escalofriantes de la tradición oral española. Aunque normalmente todas las personas que dicen haber visto esta procesión de muertos se ubican en Galicia, también hay casos de avistamientos en Asturias y otras regiones del norte de España, donde también se la conoce como Güestia.


Básicamente se trataría de una procesión de muertos “liderada” por un vivo que porta una cruz, este portador camina como si estuviera sonámbulo y no recuerda nada al día siguiente, aunque su vida se va consumiendo poco a poco por la compañía de los muertos. Sólo si encuentra a otro vivo capaz de ver a la Santa Compaña, y le entrega su cruz, se liberará de la maldición que noche tras noche le obliga a liderar la comitiva de difuntos. Por otra parte los muertos llevan en su mano una vela o cirio cada uno, cuando encuentran a una persona que fallecerá dentro de poco le entregan su vela, si la persona la acepta morirá en un corto plazo de tiempo.

lunes, 1 de febrero de 2016

Robert El Muñeco Maldito.

Desde hace algún tiempo se rumorea que las películas de Chucky, el muñeco asesino, se basaron en parte en el caso del Muñeco Robert, que actualmente tiene más de 100 años. A primera vista Robert es solo un muñeco de trapo, que representa en tamaño real a un pequeño niño marinero, que viste de blanco y lleva un osito bajo el brazo. Sus ojos son negros, pequeños e inexpresivos, carentes del realismo que usualmente se ve en las muñecas embrujadas; sin embargo, algo habita en Robert, y eso ha hecho que su presencia siembre el terror en cada inocente familia que ha tenido el infortunio de poseerlo, pues nunca faltó quien afirmara que Robert se movía, que estaba vivo...

El Muñeco Robert (conocido también como "Robert el Muñeco Embrujado", "Robert el Muñeco Maligno", "Robert el Muñeco Poseído" o "Robert el Muñeco Encantado" ) tuvo como primer propietario a un talentoso artista y escritor de Key West: Robert (Gene) Eugene Otto, quien lo recibió de manos de un sirviente nativo de las Bahamas y versado en el vudú y la magia negra (esto ocurrió en 1906, cuando tenía apenas seis años). Según los rumores, la familia de Otto (Robert Eugene Otto) maltrataba a una pequeña niña sirvienta emparentada con el sirviente que sabía de vudú, de modo que El Muñeco Robert fue una venganza disfrazada de regalo, pues supuestamente estaba embrujado y hasta contenía cabello real (conseguido cuando el chico se cortaba el pelo en casa) del propio Otto.

Pese al hechizo, el muñeco tenía aspecto amable y pronto consiguió el cariño de su joven dueño, que lo bautizó con su primer nombre y, según cuentan, lo llevaba casi siempre con él. De hecho, esta amistad llegó a tanto que los padres de Otto (a quien llamaban por "Robert", pues era su primer nombre) le pusieron al juguete "El Muñeco Robert", a fin de evitar confusiones con su hijo.

El principio del horror
Los padres de Otto señalaron que a menudo le oyeron hablar con su muñeco. Pronto comenzaron a escuchar que El Muñeco Robert respondía en las conversaciones, e inicialmente creyeron que Otto estaba simplemente cambiando su voz; pero, cuando los vecinos dijeron haber visto al muñeco moviéndose solo desde una ventana a otra cuando no había nadie en la casa, llegaron a sospechar que El Muñeco Robert estaba vivo.

El Muñeco Robert no se apartaba del lado de Gene. Incluso tenía su propio lugar en la mesa familiar. Sin embargo, a pesar del cariño que Otto seguía teniendo por su muñeco, los poderes de éste se volvieron más intensos y... diabólicos. Así, la familia de Otto reportó que a veces el muñeco emitía una risita aterradora, que se movía cuando no había nadie cerca; y que a algunas ocasiones, en medio de la noche, escuchaban gritar a Otto y, cuando entraban al cuarto, encontraban los muebles volteados y a Otto (asustado) en la cama junto con Robert, diciendo que éste había causado todo el desorden.

La familia de Otto y sus vecinos no eran las únicas personas que presenciaban las extrañezas del muñeco, pues varios invitados juraron que, al mirar a Robert El Muñeco, éste había cambiado de expresión e incluso parpadeado. De hecho, algunos huéspedes terminaron por finalizar sus visitas únicamente porque el muñeco los había asustado, aunque esto también se dio con trabajadores, como un fontanero que salió corriendo después de que vio al Muñeco Robert, volvió a trabajar, volvió a mirarlo y se encontró con que éste le hacía una mueca burlona y malvada.

Otto crece pero Robert se niega a salir

uando Otto perdió a sus padres, él y su esposa heredaron la casa familiar y, cuando estaban instalándose (Otto se había ido a vivir a un sitio alquilado), encontraron al Muñeco Robert en el ático de la casa. Apenas descubierto el muñeco, la esposa de Otto se quejó de haberle visto cambiar de expresión, y le pidió a su marido que lo encerrase bajo llave, pero Otto se negó y dijo que el muñeco debía tener su propia habitación, desde la cual pudiese ver la calle...

Quizá, la decisión anterior se basaba en el miedo, pues hay que recordar que solo Otto había conversado con El Muñeco Robert; sin embargo, el muñeco siguió produciendo fenómenos paranormales, y finalmente Otto se hartó y lo encerró en el ático, pero incluso así el muñeco continúo causando hechos atemorizantes, al punto de que algunos huéspedes afirmaron escuchar pasos y movimientos en el ático, e incluso risas demoníacas, cosas estas que tomaban más fuerza con el testimonio de personas desconocidas que timbraban solo para informar que habían visto moverse un muñeco en la torreta del ático.

Posteriormente, el rumor del muñeco maldito corrió y, los niños que pasaban por ahí cuando iban o regresaban de la escuela, terminaron adoptando el hábito de pasar por la calle que no daba a la casa de Otto, ya que contaban que El Muñeco Robert les hacía gestos burlones... Por su parte, Otto decía que a veces el muñeco aparecía en una mecedora dela planta baja, que su esposa no lo había puesto ahí, que lo subía de nuevo al ático y después lo volvía a encontrar en la mecedora, habiendo estado atento a que nadie lo sacase del ático...

La muerte de Otto

En el año 1974 Otto falleció y su esposa Anne, guiada por una mezcla de respeto y temor, no quemó al Muñeco Robert, sino que lo metió en un baúl con llave, dentro del ático de la casa, que para aquel entonces ya se conocía como la Casa del Artista, gracias a la fama del difundo Otto.

Ahora bien, tiempo después una familia de tres (padres e hija) se mudó a la Casa del Artista (la casa del difunto Otto) y, cuando descubrieron al Muñeco Robert, la niña pequeña, que en aquel entonces tenía solo 10 años, quedó fascinada con el muñeco y le tomó cariño, queriendo conservarlo.

Otra vez la historia del lobo disfrazado de cordero se repitió, pues primero la niñita simplemente informó que, sin explicación alguna, las muñecas que estaban cerca de El Muñeco Robert habían aparecido decapitadas... ¿Sería Robert? Sí, y eso lo supo poco después, porque sus padres la empezaron a escuchar gritar de noche, ya que Robert se movía por la habitación y a veces intentaba atacarla... Los padres de la niña sabían que algo pasaba, aunque la versión del muñeco viviente no acababa de convencerlos; sin embargo, encerraron a Robert en el ático después de que encontraran al perro de la familia fuertemente atado con cable en la sala de estar, ya que era un poco inverosímil pensar que su pequeña hija había perdido la cabeza y que el animal se había dejado atar de esa manera... Como se ve, esto ya hizo que sospecharan, aunque aún no estaban plenamente convencidos de que Robert tenía vida, pero los años pasaron y su hija, ya convertida en una mujer adulta, continuaba afirmando que Robert estaba vivo y era malvado...

Una fama imperecedera

Actualmente, la Casa del Artista es una panadería bastante popular donde se venden desayunos y tours de fantasmas por la ciudad. De hecho, la fama de Robert fue tal que Discovery Channel filmó un episodio de "¿Lo pueden creer?" en la casa en que alguna vez vivió el primer dueño del muñeco maldito. En dicho episodio, se reportó que, dentro del ático donde solía estar Robert, el fantasma de Anne había sido visto, aunque con la bella apariencia que tenía cuando usó por vez primera el traje de novia con que se manifestaba ahora espectralmente... Aparte de Discovery Channel, también filmaron allí William Shatner y Travel Channel.

En cuanto al Muñeco Robert, hoy en día se encuentra en el Museo Martello, aunque ocasionalmente sale para ser grabado u otras cosas, pero casi siempre permanece en su calla sellada de plástico, y aún sigue asustando gente, porque muchos miembros del personal del museo han reportado cosas inusuales, y un ejemplo fantástico es el caso de un hombre que se encargaba de abrir y cerrar el museo, y una vez dejó cerrando todo y apagando las luces, pero al día siguiente abrió el museo (nadie había entrado antes que él) y encontró que todas las luces estaban encendidas, que Robert estaba en una posición diferente dentro de su caja, y que sus pies tenían polvo fresco, como si hubiese caminado por el museo... Adicionalmente, los visitantes del museo también han reportado cosas raras, como golpecitos en el cristal o parpadeos del muñeco.

De hecho, tal es su reputación de maldito, que se rumorea que nadie debe fotografiar a Robert sin su permiso: hay que pedirlo y, si Robert mueve ligeramente la cabeza hacia abajo, entonces se prosigue, pues en caso contrario lanzará una maldición sobre el hozado y sus familiares.


Bien se ve que la gente continúa temiéndole a Robert, y la mayor muestra de eso son las numerosísimas cartas que cubren las paredes del museo, solicitando que Robert sea exorcizado para que deje de estar maldito...

Hombre de Tres Piernas "El Gran Letini"

Francesco Lentini nació con tres piernas, dos sistemas genitales completos y un rudimentario pie colgando de la rodilla de la tercera pierna.

Así pues, en total, él tenía tres piernas, cuatro pies, dieciséis dedos de los pies (ortejos) y dos sistemas genitales funcionales, que fue todo lo que quedó de un gemelo que se fusionó con la parte derecha de su cuerpo.

A la edad de ocho años, Lentini viajó de Italia hacia los Estados Unidos y entró en el negocio del espectáculo como “El Gran Lentini”, uniéndose al circo Ringling Brothers. 

Posteriormente, hizo algunas giras con el circo Barnum & Bailey y el Show del Oeste de Buffalo Bill. En su juventud, Lentini usó su tercera pierna para patear una pelota de futbol por lo que su show se llamó “El futbolista de tres piernas”. 

Mientras que su tercera pierna era varias pulgadas más pequeña que las demás, sus dos piernas primarias diferían por algunos centímetros, así que aún teniendo tres piernas, no tenía dos iguales. Se casó con Theresa Murray y tuvieron cuatro hijos.


Frank Lentini murió en Jacksonville, Florida el 22 de septiembre de 1966.  

El Puente De Los Lamentos.

Una de las leyendas urbanas más aterradoras y difundidas en Estados Unidos cuenta la historia de un puente, en el que si detienes tu vehículo por la noche, podrás escucharse los lamentos y llantos de un bebé. ¿Te atreverías a comprobarlo?…

Tom viajaba de noche por una carretera comarcal de Ohio, era un viaje tranquilo y porque no decirlo tal vez un poco aburrido. Para entretenerse había sintonizado una frecuencia de radio en la que un loco predicador hablaba de la salvación eterna, por supuesto después de hacer una generosa donación a su iglesia. Tom solamente de escucharle se estaba poniendo enfermo, ¿cómo podia existir gente que le creyera? ¿no estaría prohibido vender productos falsos como las astillas de la cruz de Cristo o las lágrimas de la virgen María? Estaba tan indignado que casi no se dio cuenta de una jovencita que caminaba por el árcen de la carretera y le hacía gestos para que se detuviera.

Casi frenando en seco Tom detuvo su vehículo pocos metros por delante de la chica.

- Cielo, como se te ocurre caminar sola a estas horas con el frío que hace, he estado a punto de llevarte por delante con mi coche – dijo Tom mientras reducía el volumen de la radio.
– Gracias por detenerse señor, tengo mucha prisa porque mi bebé me está esperando, se me ha hecho de noche y nadie se ha detenido para ayudarme, usted debe ser la tercera persona que veo en media hora y el primero que me ayuda.
  • No te precoupes, si no me desvía mucho del camino te acercaré a tu casa.
Tom no acostumbraba a recoger autoestopistas y probablemente si no hubiera estaba tan absorto con el programa de radio que escuchaba no se hubiera arriesgado a detener su vehículo para ayudar a una desconocida. En todo caso al ver la cara de preocupación de la que parecía casi una niña y escuchar la historia de que debía reunirse con su bebé se conmovió.

- Hola, me llamo Tom, no se como no te has congelado en una noche como esta – le dijo mientras le ofrecía una sonrisa.
-Muchas gracias Tom, soy Sarah, no tenía previsto caminar hasta tan tarde, realmente no estoy lejos de casa, sólo hay que llegar al próximo puente que está a un par de kilómetros, allí está mi bebé esperándome.

Tom no se atrevía a preguntarle la edad a la chica, le había dejado impresionado que nombrara dos veces a su bebé pues no aparentaba tener mas de catorce o quince años. Fijándose un poco en las ropas de Sarah se dio cuenta que probablemente perteneciera a algún tipo de congregación amish porque sus holgadas vestimentas parecían casi sacadas del siglo pasado. Estaba confuso y no sabía que tema de conversación sacar pues aunque se moría de ganas de comentar con alguien las estupideces que pregonaba en su discurso el predicador, sabía que los amish eran bastante religiosos y lo que menos pretendía era incomodar a la chiquilla. Casi sin darse cuenta se creo un incómodo silencio que duró un par de minutos hasta que…

-¡Es aquí! – dijo la chica al acercarse al puente que le había mencionado antes.

Tom redujo la velocidad del vehículo hasta que como por arte de magia, al situarse sobre el puente, el coche se detuvo solo. Las luces, la radio y la calefacción se apagaron y por más que trataba de arrancar nuevamente le resultaba imposible. Y entonces sintió algo a su izquierda…

Era como si todos los animales que habitan la noche se hubieran puesto de acuerdo para hacer un silencio absoluto, no se escuchaba nada, ni tan siquiera el viento mover las hojas de los árboles cercanos. Cuando de repente un suave llanto se empezó a oir, era como un susurro que cada vez se hacía más fuerte. Bajó la ventanilla para escuchar mejor y cuando se dio la vuelta vio que la chica ya no estaba en el asiento del copiloto.

Era verdaderamente extraño, porque no había escuchado abrirse o cerrarse la puerta de su acompañante, también le resultó raro que se fuera sin despedirse pues se había mostrado muy educada durante los escasos minutos que la había conocido. Pero lo que verdaderamente le atormentaba era ese llanto que cada vez era más intenso, como el de un bebé que lleva desatendido horas. Bajó del vehículo y se acercó al borde del puente donde parecía que se escuchaba con mayor intensidad. No había duda provenía de debajo del puente.

Tom no era un hombre valiente pero se encontraba como hipnotizado por los quejidos de lo que parecía un bebé, pensó que tal vez Sarah había bajado a atender a su hijo y por eso, con las prisas, no se había despedido, así que regresó a la entrada del puente y bajó al río por uno de los laterales.

Descendió hasta encontrarse cerca del río, el lugar del que parecía provenir el llanto. Misteriosamente, y aunque no podía ver nada, cada vez podía escuchar con más claridad el lamento del bebé, era extraño porque parecía provenir de las aguas y por más que miraba junto a su lecho no podía ver nada, pero entonces lo sintió…

Como si una fría aguja de hielo se clavara en su espalda, le sacudió un escalofrío que le dejó prácticamente petrificado. Podía notar como alguien le miraba desde el puente, una mirada fija que le helaba la sangre. Lentamente levantó la cabeza para ver quien le vigilaba y cayó al suelo de la impresión…

Colgando del puente se encontraba el cadáver se Sarah que parecía haberse ahorcado con una cuerda atada a la barandilla del puente. Sus fríos ojos de muerta le miraban fijamente, su rostro tenía una extraña mueca de dolor y su boca parecía desencajada, pero lo más aterrador estaba por llegar. Porque aunque Sarah parecía llevar varios días muerta en el lugar, empezó a moverse. Un brazo se extendió y con un dedo señaló el lecho del río.

Tom aún desde el suelo estaba tan petrificado por el miedo que no se atrevía a moverse, pero como la luz atrae a los insectos nocturnos casí sin poder evitarlo giró su cabeza hasta mirar al lugar donde apuntaba el dedo en descomposición de Sarah.

En el agua podía verse el cuerpo de un recién nacido flotando boca abajo y una vez más escuchó el llanto desconsolado.

El miedo dio camino al pánico y el terror que antes le paralizaba ahora le obligaba a correr, a correr tan rápido como podía. Subió tropezando por la cuesta por la que había descendido al cauce del río y se metió nuevamente en su coche. Pero no arrancaba y cada vez se escuchaba más cerca el llanto del niño y el lamento del espíritu de Sarah. Totalmente desesperado empezó a empujar el vehículo que, tan misteriosamente como se había apagado, se encendió solo al cruzar el puente. Subió al coche y condujo tan rápido como pudo para escapar del Puente de los Lamentos.

NOTA: La leyenda de los “Puentes del llanto del bebé” (Crybaby Bridge) es una de las más conocidas en Estados Unidos y tiene especial difusión en el estado de Ohio donde prácticamente todos los puentes de construcción antigua tiene su propia leyenda. La mayoría de estas historias tiene un punto en común, una madre demasiado joven que tras ocultar su embarazo decide arrojar a su bebé recién nacido al río desde un puente para que sus padres no la descubran. El bebé muere ahogado (o golpeado por las rocas según la versión) y la madre sufre tal sentimiento de culpa que acaba suicidándose ahorcándose desde una viga del puente (o lanzándose al río ella también). Desde ese momento el alma en pena del bebé no cesa de llorar cada noche y el espíritu de la madre trata de encontrarlo a la orilla del río o busca ayuda de los conductores que circulan sobre el puente.

En casi todas las versiones si detienes el vehículo sobre el puente y te paras a escuchar podrás oir el llanto, y lo que es más escalofriante, tu vehículo se detendrá y no podrás arrancarlo de nuevo. La única forma de ponerlo en marcha nuevamente será empujarlo hasta cruzar completamente el puente.


Existen muchas variantes de esta leyenda, en algunas el espíritu de la madre y el niño te pueden llegar a incitar a suicidarte, ahorcándote como lo hizo la madre o simplemente saltando al río donde las frías aguas o un golpe contra las rocas acabará con tu vida. En otras versiones se habla de un orfanato que se incendió y los niños asustados al escapar acabaron ahogándose en el río. Por eso es posible escuchar más de un lamento.