Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

lunes, 11 de enero de 2016

Cómo Afecta la Magia Negra a Nuestro Cuerpo.

Como todos sabemos, cualquier tipo de alteración (no física) puede afectar de forma suave o drástica a nuestras capacidades mentales, para remediar estos males la sociedad trata a estas personas a través de profesionales tales como psiquiatras, psicoterapeutas o psicoanalistas.

También de todos es conocido las alteraciones que provocan los aparatos eléctricos (antenas, torres eléctricas, teléfonos, ordenadores, etc) en el sistema nervioso central del ser humano, y la lucha mediática que hay por protegerse de ellos y tenerlos lo más lejos posible de uno.

Intentemos ir más lejos y abstraernos, cuando existe un trabajo de magia negra, mal de ojo, maldición o como ustedes quieran llamarlo (inducción electromagnética asonante o desequilibrio energético inducido), se hace imposible su detección a través de especialistas en ciencias cognitivas, en estas situaciones hay que entrar a hablar de otro tipo de especialistas, los dedicados a las ciencias ocultas, tales como pudieran ser los parapsicólogos, videntes, etc, con los que la sociedad no están de acuerdo, pero al fin y al cabo este es otro tema.

La parte mas delicada del ser humano es donde tenmos el 7º chacra (en la coronilla), en la cabeza, donde se encuentra el cerebro, parte superior y anterior del encéfalo, este, el órgano más importante del sistema nervioso, es el centro de control y coordinación de todos los movimientos conscientes e inconscientes del organismo, el cual recibe las impresiones de los 5 sentidos.

El cerebro es el asiento de la composición, el entendimiento y la voluntad, y se compone de 2 lóbulos o hemisferios de masas encefálica, formadas por dos capas de materia gris, una en la parte central y otra en la periferia, estando separados por una capa de materia blanca.

El cerebelo está en la parte posterior e inferior del encéfalo que ocupa las fosas, consta de lóbulos laterales voluminosos y uno medio, que es estrecho, y es el centro reflejo de equilibrio, coordina los movimientos musculares y tienen parte importante en el tono postular.

El hombre ya está intentando a través de la cibernética, por medio de máquinas especiales de cálculo, que están basadas en el tubo electrónico, generar un papel semejante a la neurona del sistema nervioso humano, el primero de ellos fue construido en EE.UU. por Manchey Eckert, según las ideas del profesor Aiken, durante la 2ª guerra mundial.
Bien, después de esta pequeña introducción, entremos en el tema de la magia y manipulación de los órganos a través de ella.

Cuando un mago negro manipula energéticamente (trabajo de magia negra) una parte de nuestro cerebro para ocasionarnos un mal, esta manipulación afecta a otras partes de nuestro cuerpo pues este gobierna eléctricamente todo el conjunto.

Los trabajos de magia negra con ritos africanos, vudú, ritos cubanos y demás, generan con su manipulación hacia la persona trabajada, alteraciones que no saben definir, llegando a inducirles complicaciones físicas muy serias y con ella incluso llevarla hasta la muerte, muchas de estas personas llegan a hospitales a que se las atiendan a través de la medicina tradicional, y mueren sin saber realmente los médicos lo que les ocurre y porqué han muerto.

Aparte del cerebro, los magos negros que quieren generar un daño, lo hacen buscando siempre las partes más blandas de nuestro cuerpo, p.e., Corazón, riñón, hígado, próstata, etc
Los síntomas que se reciben cuando un mago negro trabaja el cerebro es similar a una hipertensión, pinchazos en pies, manos, hormigueos zumbidos en oídos y demás, esta hipertensión arterial puede llegar a provocare lesiones en las arterias coronarias.

En el corazón, un trabajo de magia negra puede llevar a producirnos daños tan fuertes como son los trastornos más típicos de la estenosis mitral, que lleva a una rápida distribución de la sangre de la periferia a los pulmones con un aumento de presión en la zona, cuando trabajan el corazón, siempre afectan a las válvulas cardiacas, el primer estadio comprende sujetos con alteraciones valvulosas.

Siempre que sientan síntomas de alteración deben de ir a un médico, pero no olviden que estos magos negros que trabajan por un puñado de dinero van a seguir intentándolo, esto no es un juego, es algo muy serio, por ello les decimos que si tienen alguna duda de que, lo que les está pasando no es normal, aparte del médico acudan a un parapsicólogo y les miren si les está haciendo algún daño a través de la magia negra y les digan como deben protegerse.

Cuando atacan el hígado, llegan a provocar una lesión hepática, generando un cólico, lo mas fácil es producir una infección de neumococos o estreptococos, estafilococos, gonococos, etc, también a través del vudú se puede generar una hepatitis contagiosa, esta manipulación se la provocan a nivel energético incidiendo en el plano astral y posteriormente en el físico, logrando la intencionalidad que se buscaba.

Cuando hablamos de trabajos de magia negra hacia los riñones, hay un peligro de insuficiencia renal, el riesgo está estrechamente relacionado con las causas que han hecho posible que aparezca el síndrome nefrótico y el tipo de lesión que estas han producido, lo cual en muchas ocasiones el tratamiento médico no llega a servir, pero como les digo en otros apartados no dejen de acudir al médico para su curación.

Queremos que entiendan que la magia maléfica se haya con la magia blanca en la misma relación que las tinieblas con la luz, la hechicería trata con las fuerzas del alma animal, la magia blanca trata con el poder supremo del espíritu.

En fin, volviendo sobre el tema, los trabajos de magia de vudú con alfileres en la cabeza, pueden destruir nuestro cerebro o nuestros ojos, p.e., de las queratinas, que pueden ser muy graves, es la queratitis, con este término se denomina a todos los procesos inflamatorios y no inflamatorios de la cornea del ojo, también pueden atacar al sistema dental entre otras cosas provocando fuertes dolores en la dentadura.

Cuando un mago negro es la raíz de la cual deriva el mal, como hechizos de vudú, gregre, etc, estamos hablando de algo muy serio, cuando se clavan alfileres en los ojos, cerebro, manos, pene, pies hígado, riñones, es como si recibiéramos a través de una gran antena, una emisión de energía asonante negativa, dañándonos la zona que están manipulando y con ello trayéndonos muchos problemas.

En las manipulaciones mágicas hechas por un mago negro como p.e., para dejar ciego o tocar la masa gris, empezaremos a notar falta de memoria, pinchazos en los ojos, pinchazos en la nuca, agotamiento, en los ojos nos empiezan a faltar el brillo, falta de flexibilidad y situaciones patológicas ocultas, en ocasiones los mismos médicos se preguntan porque no salen los enfermos hacia delante con el tratamiento que les están poniendo, nadie de estos doctores sabe que esa persona puede tener un trabajo de magia negra que generalmente suelen estar enterrados en un cementerio, o cerca de su vivienda, estos actos acarrean problemas físicos muy complicados.

Otros aspectos de consecución con la magia negra:

Cuando un mago negro entierra carne y sangre con unos rituales específicos hacia una persona, o semen con pelo, esto hace que las cosas se le compliquen a la persona y todo empiecen a irle mal, como p.e., que pierdan el trabajo, la salud, problemas con los hijos o la destrucción familiar.
En ocasiones, los magos negros manipulan a los muertos, no los dejan descansar en paz (zombis), y los tienen trabajado para hacer daño a la gente de esta Tierra, todo esto parece pura ciencia ficción, pero es realidad, infórmense de los muertos vivientes, por estos trabajos de magia negra se llegan a pagar unas cantidades de dinero astronómicas y se consigue matar a la persona que se le hace o que esta se vuelva loca.

Queremos indicarle que nunca es bueno que cuando se vayan de una casa dejen objetos personales, pues esos objetos pueden ser manipulados con el nombre de la persona, son cosas que parece imposible se puedan hacer, y parecerá mentira, pero no lo es.
Cuando nosotros les contamos esto es para avisarle de que estén atentos, pero aun así no se lo llegan a creer.

Forma de trabajos

Actualmente los magos negros trabajan con huesos, sangre, hierbas, etc y conjurando al demonio para tener más fuerza de emisión, incluyendo sacrificios de animales o de personas, siempre el mago negro se tiene que proteger y para ello pone una cabeza de turco por si el trabajo no sale no le rebote a el.

Todo esto le puede parecer falso o imposible, sobre todo a las personas o a los hombres que se creen instruidos o sabios.

Los alquimistas fueron tratados como locos y charlatanes por los sabios de los siglos pasados, hasta hace poco la gente no los entendía, aunque ahora la ciencia les está dando la razón de sus experimentos.

Cuando hacen un embrujamiento mágico negro la mayoría de los brujos esperan conseguir el fin buscado, que puede ser: Perjudicar la salud de una persona, alcanzar algún favor, hacer que una persona ame forzosamente a otra, desunir matrimonios, hacer que la desgracia se cierna sobre una casa, etc,.

¿Cómo curar estas heridas?

No siempre consiguen estos magos negros lo que quieren, pues hay personas que en su desesperación acuden a magos blancos para hacerse una limpieza y cortar la magia negra que le han hecho.

Los magos blancos les hacen unas protecciones y le cortan la fuente de energía que les está generando el mal, y se pone en manos de DIOS, este mal por la compensación del principio de acción y reacción vuelve a su lugar de origen.

Por desgracia los magos negros siguen repitiendo una y otra vez los trabajos, pues sino se les revoca a ellos o a sus cabezas de turco (que tienen que ser personas allegadas) y pueden morir.
Pero bueno, siempre acuda a algún mago blanco de confianza para que le quite el trabajo de magia negra y corte la fuente de energía que le está dañado, y si ya ha repercutido en su cuerpo físico, después de la limpieza acuda al médico para que le sane de su mal.

Colegio Providencia, Testimonio Sobre Colegio Embrujado.

Fue en el mes de abril y mayo del pasado año 2006, durante las tomas que protagonizaron las escuelas de todo el país, que se hizo pública la presencia de una “aparición” que habitaba en el Colegio Providencia, en Chile.

Y es que, aunque hay algunos que temen a esta pequeña monja -que en la mayoría de los casos, ha sido vista en el ala norte del edificio donde están las salas de la Enseñanza Media- su presencia, según Eliana Olivares, protege a quienes trabajan diariamente en el Colegio.

Estas apariciones, han sido registradas tanto desde dentro del edificio, como por fuera. Ventanas que se abren a media noche y el inconfundible hábito blanco, son sólo algunos de los elementos que han podido ser vistos y que ya forman parte de la historia “misteriosa” de este colegio.


Por ahora, entre los añosos corredores de madera, sigue habitando Frebonia, que con los años se ha convertido, verdaderamente en la “guardiana de la Providencia”.

Cómo Tener Un Sueño Lúcido Inducido.

Un sueño lúcido inducido (WILD por sus siglas en inglés) es cuando te metes en un sueño estando completamente consciente de que estás ahí. ¡Esto te permite explorar posibilidades sin límites y vivir fantasías que sólo te has imaginado!

Cómo tener un sueño lúcido inducido

1 Los sueños lúcidos se llevan a cabo al despertarte a ti mismo por la noche y luego caer en un sueño controlado de nuevo, que se produce estando plenamente consciente. También es posible usar esta técnica para cuando te vas a ir a dormir y no tienes mucho sueño (el paso 3, relajarte, es más difícil), y estás simplemente despierto en la noche o muy temprano en la mañana.
Anuncio

2 Programa un reloj despertador para que te despierte después de haber dormido aproximadamente 5 horas. Esto se hace para que te despiertes en el último ciclo del movimiento ocular rápido (REM por sus siglas en inglés) ya que ha sido comprobado que el sueño lúcido inducido funciona con más frecuencia que cuando lo haces a principios de la noche.

3 Relájate. Inmediatamente después de despertarte debes estar completamente relajado si no te mueves, pero liberando toda la tensión muscular. Enfócate en cada parte de tu cuerpo empezando por tu frente y terminando en los dedos de tus pies. Cualquier tensión o incomodidad en tu cuerpo te distraerá de tu sueño lúcido inducido.

4 A continuación, debes comenzar a ver patrones y colores extraños o imágenes distorsionadas que destellan en tus ojos. De nuevo, esto es normal pero no lo vemos cuando dormimos normalmente porque no estamos en una etapa del movimiento ocular rápido. No te enfoques en estas imágenes y no trates de controlarlas.

5 Pronto empezarás a ver imágenes más visuales como lugares o eventos. No trates de controlar dichas imágenes. Sólo observa pasivamente y continúa con la conciencia de que estás soñando. Lo que vas a ver se le llaman imágenes "hipnagógicas", que son las imágenes vistas directamente antes de entrar a un sueño y a partir de ellas se forman los sueños.


6 Con el transcurso del tiempo las imágenes parecerán extremadamente reales. Probablemente también percibirás que no puedes moverte, o escucharás un zumbido. Al experimentar esto te dice que estás cerca de la lucidez. Esta es la parte más difícil de permanecer lúcido pero continuar diciéndote que estás soñando y estar consciente de que sólo es un sueño. Tus sentidos se volverán parte del sueño y serás capaz de sentir, oler, degustar, escuchar, etc. En este punto ya estarás soñando, y con suerte, completamente lúcido.  

sábado, 9 de enero de 2016

El Enigmático Caso De La Bilocación Fantasmal Del Hospital de Granada.

Se cumplen veinte años desde que en el Hospital Materno Infantil de Granada se produjo un extraño suceso del que fueron testigos dos enfermeras: la aparición de un supuesto fantasma. Pero lo más lo más insólito del caso es que este habitante venido del Más Allá protagonizó el primer caso de bilocación en un espectro.

Aunque en el exterior el calor era asfixiante, dentro del Hospital Materno Infantil de Granada la elevada temperatura de aquella tarde de julio de 1985 se sobrellevaba gracias al potente aire acondicionado. La enfermera Elena de Teresa, cuyo puesto de trabajo habitual se encontraba en el departamento de Rayos X, estaba por aquellos días en información. La recepción era un recinto de pequeño tamaño, con una ventana de atención al público y una puerta lateral para entrada y salida del personal autorizado, que en ocasiones algunos enfermos y sus familiares usaban para realizar consultas. Así sucedió aquella tarde. A pesar de que el recibidor se encontraba casi desierto, un señor vestido de negro y con gesto serio se asomó bajo el dintel requiriendo la atención de Elena.

Dio el nombre de una enferma recién operada de un tumor y solicitó permiso para visitarla, alegando ser su marido. La enfermera introdujo el nombre de la mujer en el ordenador y comprobó que se encontraba en Reanimación. Antes de que pudiera explicar al hombre cómo subir a la habitación, una muchacha se acercó a la ventanilla. Su rostro blanco como la cal, su mirada esquiva y sus brazos caídos a ambos lados del cuerpo la convertían en una persona un tanto atípica. Con voz trémula preguntó por la salud de su madre. Al tomar el nombre, Elena se sorprendió al ver que era el mismo que el que le había dado el señor de negro.

“Familia peleada”, pensó. –La enferma está en Reanimación –dijo Elena en voz alta para que la oyeran ambos–. Pueden subir. –¿Cómo que pueden? –respondió el hombre con el ceño fruncido. “Familia peleada y, además, que no se habla”, volvió a pensar la enfermera. –Puede usted subir, caballero. Elena le dio a cada uno un pase y se olvidó de la intrigante anécdota. Por el momento. A los pocos minutos, la pálida muchacha regresó a la ventanita y solicitó hablar con el médico que atendía a su madre. Elena llamó a Reanimación, donde le informaron de que Alicia, la anestesista, estaba en la cafetería. Le mandó, por lo tanto, un mensaje al busca, y Alicia llamó enseguida. Cuando Elena le contó que había una joven que quería consultar algo con respecto a su madre, la anestesista se dirigió hacia la recepción. Una vez allí, Alicia y la joven subieron juntas a la tercera planta.

Dos figuras idénticas

No habían transcurrido ni quince minutos cuando una vez más la joven apareció por la ventana de Información, repitiendo que quería hablar con el médico que atendía a su madre. Algo extrañada, Elena llamó de nuevo a Reanimación. –Alicia, está aquí la joven que antes ha preguntando por ti –le informó la enfermera. –Disculpa, no he podido atenderla porque cuando hemos llegado he tenido que ir a socorrer a una mujer que estaba de parto por cesárea –respondió la doctora–. Pero no te preocupes, ahora mismo la informo. La tengo aquí delante. Elena no podía creer lo que estaba oyendo. –No puedes tenerla delante –alegó– porque está aquí, en Información. Aunque la conversación se estaba desarrollando a través de un megáfono abierto, la muchacha no intervino en ningún momento, cosa extraña dado el trasfondo del diálogo. –¿Cómo es la “tuya”? –dijo Alicia en tono casi cómico.

Cerca de ella, y divertidas con la charla, se encontraban una auxiliar y una enfermera, que fueron testigos de la insólita situación. –Tiene el pelo rubio y rizado. Viste unos pantalones vaqueros y una camisa azul a cuadros. En el cuello tiene una especie de gargantilla muy llamativa. Alicia confirmó a Elena que la persona que había delante de ella era idéntica. Sin saber qué pensar, se le ocurrió una idea para desvelar el enigma. –Voy a dejar a la chica de arriba en la sala de espera de Reanimación, que está vacía en este momento.

Echaré la llave. Mándame a la joven de abajo y yo la espero a pie de escalera. Elena le dio el vale a la misteriosa chica, esta se lo entregó al celador y subió por las escaleras. Pocos minutos después, Elena recibió una llamada de Alicia. Aunque había estado esperando un buen rato junto a la escalera de la tercera planta, allí no había aparecido nadie. –¿Y la joven de arriba? –preguntó Elena. –Ha desaparecido de la sala. Y la llave estaba echada –dijo Alicia.
Aquello fue la gota que colmó el vaso del desconcierto. Asustadas, llamaron al celador, quien recordaba perfectamente los rasgos de la muchacha. Los tres recorrieron el hospital desde la séptima planta hasta el sótano en busca del enigmático personaje. Por más vueltas que dieron, la chica no apareció.

Terrible experiencia

Pasaron los días y aquella señora enferma recientemente operada fue dada de alta en Reanimación y enviada a planta. Aunque no era frecuente que la anestesista acompañase a los enfermos a la habitación, Alicia lo hizo en aquel caso, picada por la curiosidad de lo sucedido con su supuesta hija.

Nada más llegar, la mujer fue recibida por su marido y su hijo, que ya estaban en la habitación. En la mesita de noche, una fotografía de aquella muchacha adornaba la espartana sala. –¿Quién es la chica? –preguntó Alicia como quien no quiere la cosa. –Es mi hija –respondió la enferma con un suspiro. –Pues menuda broma nos gastó el otro día… –comentó Alicia. De pronto, el marido y el hijo se abalanzaron sobre Alicia y la echaron casi a empujones de la habitación. En ambos se apreciaba una repentina violencia. –No vuelva a bromear con eso delante de mi madre –dijo el joven, casi sin aliento–. Mi hermana murió hace dos años en un accidente. Fue tal la dureza de la experiencia que Alicia estuvo de baja durante algún tiempo, presa de una profunda depresión.

20 años después

En un reciente encuentro con una de las protagonistas de la historia, Elena de Teresa, esta me ofreció algunos datos interesantes, de esos que afloran con el prisma del paso del tiempo. Habían transcurrido dos décadas desde el insólito encuentro y aún lo recordaba como si fuera ayer. Aunque Elena es una mujer que suele mirar a los ojos cuando habla, le fue imposible hacerlo con aquella joven, que parecía rehuirle la mirada en todo momento. Le llamó la atención también que no hiciera gestos ni movimientos.

Estaba totalmente estática, en ningún momento movió los brazos, caídos a ambos lados del cuerpo. También le resultó muy extraño que siempre que la joven pasaba por el hall este estuviera casi desierto, con la única presencia del celador. ¿Fruto de la casualidad? Pero se produjeron más anomalías relacionadas con este caso. Por un lado, cuando tiempo más tarde el investigador navarro Juan José Benítez intentó acceder al expediente de la enferma, este había desaparecido como por arte de magia.


Por más que los empleados y la propia dirección del hospital intentaron localizarlo, nunca apareció. Tampoco la enferma regresó a la unidad para continuar su tratamiento o para realizarse nuevas pruebas, como habría sido lo normal. No se supo más de ella. Por lo tanto, todos los esfuerzos por localizarla y dar respuesta al misterio fueron en vano. Además, Elena de Teresa, tras enterarse de la terrible experiencia por la que pasó Alicia en la habitación de aquella mujer recién salida de Reanimación, experimentó un suceso inexplicable: su casa estuvo oliendo a gasolina durante un mes. No logró encontrar el origen de aquel pestilente olor. Después, todo volvió a la normalidad.

Genene Jones, La Enfermera De La Muerte.

Genene Jones se sentía como una heroína cuando salvaba a los pobres bebés moribundos… con la salvedad de que ella misma les provocaba esa situación de muerte inminente y en pocas ocasiones lograba revertirla.

Mataba con inyecciones de productos letales, sobre todo digoxina, un medicamento para el corazón que alteraba el ritmo cardíaco de los niños o paraba el corazón.

En 1977 se convirtió en enfermera voluntaria y empezó a trabajar en el Bexar County Medical Center Hospital. El mismo año en el que Genene empezó a trabajar en este hospital, los responsables del centro notaron un alarmante aumento del número de muertes entre los niños. Los asesinatos parecían vinculados a Jones. A finales de 1981, como las muertes de niños no disminuína, los responsables del centro empezaron una serie de investigaciones. En ese momento descubrieron que la mayoría de las víctimas habían recibido inyecciones letales de digoxina.

En marzo de 1982, Genene se pasó a la medicina privada, a la Kerr Conty Clinic, abierta ese mismo año por una doctora que había trabajado con Jones, Kathleen Holland. Numerosas personas advirtieron a Halland contra Jones, pero la doctora creyó que la enfermera, a la que consideraba muy competente, había sido víctima de la estructura machista del hospital.

Como había ocurrido en el otro hospital, aumentó espectacularmente la mortalidad infantil, y Genene Jones volvió a convertirse en sospechosa.

El 26 de mayo de 1983 fue acusada de dos cargos de asesinato en primer grado, producidos al inyectar un potente relajante muscular. El 21 de noviembre fue acusada de asesinar a un niño de cuatro semanas inyectándole un anticoagulante que le produjo una severa hemorragia. Genene hacía enfermar a sus víctimas con el propósito no de matarlas, sino de convertirse en una heroína al salvarlas, lo que no siempre conseguía.

El 15 de mayo de 1984 fue condenada por asesinato a 99 años en prisión, el equivalente a cadena perpetua en Texas, por el asesinato de Chelsea Ann McClellan. Pese a ello, por buena conducta y una serie de viejas leyes del condado, es posible que salga de prisión en el 2017.

No pudo ser involucrada en los crímenes cometidos en el Bexar Conty Hospital porque en marzo de 1984 este centro se deshizo de toneladas de documentación que podrían haber probado su culpabilidad.


Se le atribuyen once víctimas, pero se sospecha que durante el periodo que ejerció de enfermera en el Bexar Conty Hospital pudo estar involucrada en las muertes de 46 bebés y niños.

La Marquesa Que Mutiló El Cadáver De Su Hija.

El 30 de enero de 1954, el hijo de la marquesa de Villasante, Luis Shelly, denunció ante el juzgado de Madrid a su madre, por su proceder un tanto inquietante ante la muerte de su hermana Margot. La marquesa tenía la extraña afición de diseccionar animales de todo tipo, y el muchacho encontró parte del material quirúrgico que utilizaba para ese fin junto al lecho de muerte de su hermana, en concreto, unas tijeras y unas pinzas.

Cuando Margot murió, el 19 de enero, su madre prohibió la entrada a la habitación al resto de los hermanos, que querían velarla, y se encerró en ella junto al cadáver de su hija con la sola compañía de su compañero sentimental, José María Bassols.

Cuando por fin los hermanos tuvieron acceso, el cadáver de Margot se encontraba ya en un ataúd sellado para conducirla al cementerio. Una vez enterrada su hermana, Luis revisó la habitación y encontró un cuchillo largo y afilado y una tabla para cortar carne, por lo que sospechaba que el cadáver de su hermana había sido mutilado. En el juzgado número 14 de Madrid, el juez Aguado González, ordenó la investigación del caso.

Margarita Ruiz de Lihory, Marquesa de Villasante, siempre fue una mujer muy peculiar. Se consideraba una gran amante de los animales, en su casa tenía 17 perros, 3 gatos, 12 canarios y 2 tórtolas, pero su según palabras de su hijo ante el juzgado ” los diseccionaba una vez muertos, cortándoles la lengua, extirpándoles el corazón y arrancándoles el pellejo, que después conservaba. En alguna ocasión, decapitaba también a sus animales, conservando las cabezas“.

La policía registró la casa que la marquesa tenía en Madrid, en la calle Princesa en el barrio de Argüelles, aunque la familia vivía normalmente en el palacete de la Calle Mayor número 58 de la provincia de Albacete, donde murió Margot. Allí encontraron: ”UN HACHA pequeña de las llamadas de carnicero, con el mango de madera barnizada, con tres remaches dorados; UNA VASIJA, en forma de cubeta, toda ella de material plástico, la mitad inferior estriada, color blanco, la mitad superior transparente, con tapa color rojo y botón blanco y asa de alambre con manguito color rojo; esta vasija contiene, como puede comprobarse por la transparencia de su parte superior, UNA MANO DERECHA, al parecer de mujer, seccionada por la muñeca, estando el recipiente lleno de un líquido transparente…”

Tras estos descubrimientos, el juez ordenó la exhumación del cadáver. Al examinar el cuerpo de Margot descubrieron que, además de la mano derecha, le habían amputado parte de la lengua, extraído los ojos de las cuencas y recortado el vello púbico. Volvieron a registrar la casa, encontrando los ojos y la lengua de la joven junto con restos de vísceras de animales.

La casa de Albacete de la marquesa era muy famosa, los niños la conocían como “la casa de los fantasmas” y se comentaba que en los sótanos se realizaban extraños experimentos. Cuando la policía registró esta casa no encontró ningún sótano, pero la leyenda de que allí había un laboratorio secreto siguió circulando. Incluso hablaban de dos hombres vestidos de negro, que ocultaban sus caras, que fueron vistos entrando y saliendo de la casa.

La gente hablaba de unos “médicos nórdicos”, que estuvieron viviendo en aquella casa con el consentimiento de la marquesa. Decían que tenían que ver con un caso extraño de avistamientos de ovnis que se hizo famoso en aquella década, el posible contacto con seres venidos del planeta Ummo. Posteriormente se llegó a especular con que estos dos hombres de negro procedían de ese planeta imaginario y este fue su primer contacto con la tierra. Pero de este tema ya hablaremos en otro momento.

Otra hipótesis era que los supuestos médicos nórdicos, invitados por la marquesa cuando Margot enfermó, serían alemanes, miembros del Reich que utilizaban la casa para realizar experimentos. El pasado como espía de Margarita Ruíz no era ningún misterio. Estos dos científicos nazis huirían de Alemania durante los juicios de Nuremberg, y seguirían con sus experimentos en casa de la marquesa, tal vez de un arma química.

La historia de esta extraña mujer es muy poco común. Margarita Ruíz de Lihory y de la Bastida, marquesa de Villasante, baronesa de Alcahail, duquesa de Valdeáguilas y vizcondesa de la Mosquera, nació en Valencia a finales del siglo XIX, probablemente el 1889. Con 17 años se casó con Ricardo Shelly, con el que tuvo cuatro hijos. Se licenció en derecho en sólo dos años y estudió además enfermería e idiomas. Sirvió como espía para Miguel Primo de Rivera cuando había problemas con Marruecos, por lo que fue nombrada capitán honorario de las tropas en África por sus méritos. Posteriormente se dedicaría a ser pintora, bailarina, periodista, actriz y pianista.

Nunca quiso confesar por qué motivo mutiló el cadáver de su hija, pero tanto ella como su compañero fueron condenados por delito de profanación de cadáver y atentado contra la salud pública. En ese momento se supo que los títulos de marquesa de Villasante y baronesa de Alcahail no le correspondían a ella, sino a su hermana mayor, Soledad.

Para su macabra costumbre de descuartizar animales, existía una hipótesis, y ésta era que la marquesa los utilizaba para introducir en España joyas, diamantes y documentos secretos, tráfico al que se dedicaba, elementos que introduciría en el estómago de los animales vivos, para luego recuperarlos en su casa. Pór qué motivo conservaba partes de estos animales, nunca se supo, como tampoco se supo el motivo por el que mutiló a su hija. Debemos suponer que la marquesa tenía unas aficiones poco comunes de bastante mal gusto. No hubo juicio pero pasó 10 años en el psiquiátrico de Carabanchel.

Otra hipótesis sería que Margot enfermó al tocar, con su mano derecha, algo con lo que estaban experimentando los científicos alemanes, que entró en contacto con las mucosas provocando su enfermedad. Por ese motivo se amputó la mano y se extrajeron los ojos y la lengua. Margot se sabe que murió de una variante de leucemia. ¿Tal vez una leucemia química?. ¿O un virus extraterrestre traído por los hombres de negro? Margarita Ruíz se llevó el secreto con ella a la tumba. Murió en la miseria en su casa de Albacete, el 15 de mayo de 1968, está enterrada en el cementerio de Nuestra Señora de los Llanos, de esa misma ciudad. El mismo cementerio donde enterraron a su hija Margot.


En su momento, los hechos fueron publicados en un diario experto en crímenes y cosas macabras de la España profunda, “El Caso” (mi abuela era fan de esta publicación), en las páginas centrales, dedicadas a los crímenes más famosos del momento, pero recibieron amenazas y dejó de escribirse sobre el tema. La marquesa era tenida en mucha estima por su colaboración en África, y hay temas sobre los que es mejor callar.

jueves, 7 de enero de 2016

El Fisiólogo Electrizante.

Este es el ejemplo de un médico que no hizo carrera académica y tampoco hospitalaria. Su vida fue todo lo contrario a lo que estamos acostumbrados a ver en las grandes celebridades médicas de su tiempo. Sin embargo, fue un genial cultivador del empirismo clínico que llegó a convertirse en una figura clave en la constitución de la neurología moderna.

Guillaume B. A. Duchenne procedía de una familia de navegantes y de marinos que tenían su residencia en Boulogne-sur-Mer desde comienzos del siglo XVIII. Su padre recibió de manos de Napoleón la Cruz de la Legión de Honor por su valor en la guerra contra los ingleses. Duchenne nació el 17 de septiembre de 1806. Recibió su educación inicial en Douai, antes de trasladarse a París, cuando tenía 21 años, para estudiar medicina.

Durante este periodo sintió devoción por Laennec, Dupuytren y Magendie. Se doctoró el 30 de abril de 1831 con la tesis Essai sur la brûlure. Cuando finalizó sus estudios regresó a Boulogne para ejercer su profesión. Durante esos años se casó, pero su mujer falleció al poco de dar a luz a su hijo, que quedó al cuidado de la familia materna. Ésta le acusó del fallecimiento de su esposa. Con tendencia a la depresión, a la melancolía y a la soledad, cada vez estaba menos interesado en sus pacientes. Sin embargo, poco a poco mostró interés por un nuevo fenómeno: la electricidad. Cuando tenía 36 años decidió marchar de nuevo a París.

En la capital francesa estuvo ejerciendo en hospitales y clínicas de caridad. Su objetivo era buscar enfermedades neurológicas nuevas y raras. Para ganarse la vida tuvo que dedicar parte de su tiempo al ejercicio privado, pero sólo lo imprescindible para mantener una vida austera, bohemia y solitaria. Descubrió que era posible excitar un nervio y un músculo a través de la piel.

Construyó un instrumento que llevaba siempre consigo. Cada mañana llegaba al hospicio cargando su caja de caoba con manivela, con la pila y la bobina de inducción; “avec sa pile et sa bobine”, como decían sus conocidos. A veces se reían de él: “Ya llegó el viejo con su caja de malicia”. En París muchos colegas le ridiculizaron y le trataron como un excéntrico venido de provincias.

Mañana tras mañana, durante muchos años, buscaba casos interesantes que estudiaba con todo detenimiento. No faltaban las discusiones con los internos y con los jefes de los servicios. Poco a poco fue convirtiéndose en el creador del electrodiagnóstico y de la electroterapia y se reconoció su pericia clínica y su gran capacidad para analizar los problemas.

Esta fama llegó a oídos de Trousseau y de Charcot. Éste último se refirió a él en alguna ocasión como “un maestro”. Le enseñó a caracterizar los diferentes tipos de temblor de varias enfermedades neurológicas y endocrinas por medio de un procedimiento ingenioso: hacía que el paciente sostuviera entre las manos un sombrero adornado con plumas de avestruz, como se estilaba en ese tiempo; por leve que fuera el temblor, éste se transmitía amplificado al plumaje. Charcot también acostumbraba a preguntarse:

¿cómo es posible que, una mañana, Duchenne descubriera una enfermedad que probablemente existiera en la época de Hipócrates?

Por su lado Trousseau también le admiraba; en ocasiones le exponía sus trabajos en las sesiones oficiales, ya que a Duchenne no se le daba bien hablar en público.

Más tarde Duchenne también se interesó en la anatomía patológica. Adquirió pericia en el microscopio junto a Charcot. Igual que ocurría con la clínica, sus investigaciones en este campo fueron muy minuciosas. Mejoró algunas técnicas y buscó nuevos procedimientos para el corte de los tejidos. Ideó una especie de pequeño arpón (“histological harpoon”, lo llamó Gowers) con el que realizar biopsias. Sus observaciones de la actividad de los músculos tanto en estado de salud como de enfermedad, las recogió en su obra De l’électrisation localisée… (1855), que llegó a alcanzar tres ediciones, y La physiologie des mouvements (1867).

Duchenne descubrió nuevas entidades nosológicas y proporcionó la explicación de otras que no estaban del todo aclaradas. Describió, por ejemplo, la ataxia locomotora tabética, que la distinguió de la ataxia locomotora de Friedreich. Demostró que se trataba de una complicación tardía de la sífilis.

También demostró que la poliomielitis, llamada entonces “parálisis esencial de la infancia”, de la que se desconocía su localización, era un problema de las neuronas motoras de la médula espinal. Otra de sus contribuciones fue la de clarificar con François Amilcar Aran la atrofia muscular progresiva (atrofia de Aran-Duchenne). También describió la llamada parálisis bulbar que lleva su nombre y cuyo estudio completaron Hutchinson y Gowers (1879).

Duchenne describió asimismo varias formas de parálisis saturnina y de parálisis facial. En 1858 documentó el caso de un muchacho de 9 años que estaba perdiendo la capacidad de caminar. Buscó casos similares y, diez años más tarde, en 1868, publicó un trabajo extenso sobre la enfermedad que lleva su nombre. Entre las miopatías distróficas se distingue entre las llamadas primitivas o distrofias musculares verdaderas, y las congénitas. Entre las primeras está la forma infantil seudodistrófica maligna de Duchenne o de Duchenne-Erb. Existen unos 6 casos por cada 100.000 habitantes. Afecta sólo a varones y empieza antes de los 4 años y rara vez más tarde.

Se hereda con carácter recesivo ligado al cromosoma X. Se afectan especialmente los músculos pelvifemorales y, más tarde, los de la cintura escapular, con pseudodistrofia de las pantorrillas. Progresa deprisa y los afectados mueren antes de los 20 años por insuficiencia respiratoria. Hasta la década de 1980, se sabía poco acerca de la causa de cualquier tipo de distrofia muscular. En 1986, un grupo de investigadores lograron la identificación de un gen que, al estar defectuoso ocasiona la DMD. En 1987 se identificó la proteína asociada a este gen y se la denominó “distrofina” cuya misión es mantener las propiedades físicas de la membrana de la célula muscular. La falta de dicha proteína facilita los fenómenos de destrucción muscular que caracterizan a éste tipo de distrofias.

Hay que señalar que otros colaboraron también a la descripción de la enfermedad: Erb (1884) ofreció la descripción de la forma juvenil escapulohumeral; Leyden y Mobius, la del tipo inferior pelvifemoral. En 1884 Landouzy y Dejerine describieron otra forma de distrofia muscular progresiva, la facioescapulohumeral que lleva sus nombres.

En Francia la labor de Duchenne no mereció demasiado el reconocimiento de la Académie de Médecine. Sí lo fue, en cambio, por parte de las academias de Roma, Madrid, Estocolmo, San Petersburgo, Ginebra y Leipzig.

Peter, El Delfín Que Se Suicidó Por Una Mujer.

El delfín Peter y Margaret Lovatt, la mujer que convivió con él durante 24 horas al día como parte de un experimento que terminó trágicamente.

The Girl Who Talked to Dolphins’ es un documental a estrenarse el 17 de junio próximo en la BBC 4 que narra la historia del delfín Peter y la mujer que convivió con él durante 24 horas al día como parte de un experimento que terminó trágicamente.

Según cuenta The Guardian, es el año 1964 y Margaret Lovatt se integra a un proyecto que busca hacer que los delfines aprendan el lenguaje humano. El recinto en el que están tres de estos cetáceos en cautiverio se encuentra ubicado en St Thomas, la isla principal de las Islas Vírgenes, territorio estadounidense.

El cerebro del proyecto es el neurocientífico John Lilly y cuenta con el apoyo económico de la NASA. Margaret Lovatt se hace cargo de Peter, el especimen macho del trío. Los otros dos delfines se llaman Pamela y Sissy.

Margaret, entusiasmada con hacer que Peter pueda comunicarse con otros humanos, propone adecuar las instalaciones del recinto para que ella pueda vivir con el animal las 24 horas del día. La idea es aceptada.

“Tal vez fue porque yo estaba viviendo tan cerca del laboratorio. Me parecía tan simple. ¿Por qué dejar que el agua se interponga en el camino?”, cuenta Lovatt en el documental. “Así que le dije a John Lilly: ‘Quiero enyesar todo y llenar este lugar con agua. Yo quiero vivir aquí.’”.

Para 1965, Margaret Lovatt comienza su convivencia con Peter. “Estaba muy, muy interesado en mi anatomía. Si yo estaba sentada aquí y mis piernas estaban en el agua, él venía y miraba en la parte posterior de la rodilla por mucho tiempo. Él quería saber cómo funciona esa cosa y yo estaba tan encantado por ello”, dice al documentalista.

Las clases se dan dos veces al día, durante seis días de la semana. Margaret se da cuenta que le agrada mucho a Peter, ya que “se frotaba en mi rodilla o el pie o la mano”. Pero los delfines son animales que tienen urgencias sexuales. Al principio Lovatt, lo lleva con las hembras del proyecto, pero el traslado de su ‘departamento’ a la parte en la que están Pamela y Sissy comienza a ser un obstáculo para las clases. Lovatt decide masturbar al animal para no arruinar el experimento.

Para Lovatt es algo precioso, que siempre se lleva a cabo con gran respeto. “Peter estaba allí y sabía que yo estaba allí”, dice en el documental. “No era sexual de mi parte. Sensual tal vez. Me pareció que hizo el vínculo más estrecho. No a causa de la actividad sexual, pero debido a la ausencia de tener que hacer una pausa. Y eso es realmente todo lo que era. Yo estaba allí para conocer a Peter. Eso era parte de Peter”.

Esta parte del proyecto incluso llega a oídos de publicaciones. La revista pornográfica Hustler le dedica un artículo ‘Sexo entre especies: Humanos y delfines’. Pese al ‘escándalo’, el proyecto continúa pero no por mucho tiempo.

John Lilly comienza a experimentar con LSD e incluso llega a inyectárselo a las dos delfines hembras. Para 1966, el interés de John en el experimento de los delfines “que hablan” disminuye. Lamentablemente, la actitud arrogante del neurociéntifico para con el bienestar de los delfines se convierte en su perdición: no solo ahuyenta a su personal sino que, finalmente, termina por cortar el financiamiento.

Sin dinero, el proyecto se desactiva. Los delfines van a parar a unos pequeños tanques en un laboratorio de Lilly en Miami. Incluso Peter, ya que Margaret Lovatt no puede quedárselo como si se tratase de un perro o un gato.

En el laboratorio de Miami, la salud Peter se deterioró rápidamente, y después de unas semanas Margaret recibió la noticia de que “el animal se había suicidado”.


El veterinario Ric O’Barry confirma el uso de esta palabra. “Los delfines no son respiradores de aire automáticos como nosotros”, explica en el documental. “Cada respiración es un esfuerzo consciente. Si la vida se hace demasiado insoportable, los delfines simplemente toman un respiro y se hunden hasta el fondo. No toman la siguiente respiración”. Otro veterinario, Andy Williamson, atribuye la muerte de Peter a “un corazón roto”, provocada por una separación de Lovatt que él no entendía. “Margaret podía racionalizarlo, pero cuando se fue, pudo Peter? He aquí que el amor de su vida se ha ido”, explica el profesional.

La Leyenda del Teke Teke o Mounstro Sin Piernas.

Teke... teke... teke... teke...La leyenda de Teke Teke es, junto a la Kuchisake-Onna (de quien ya se habló anteriormente); quizás una de las más aterradoras de Japón, y uno de los motivos por los cuales las personas evitan las estaciones de tren con pocos usuarios durante la noche.

Se rumora que la Teke Teke es el nombre dado al fantasma de una colegiala japonesa que merodea las estaciones de trenes en el país oriental. En vida, la joven fue muy asustadiza, y sus conocidos eran fanáticos de hacerle bromas.
Un día, mientras esperaba el tren que la llevaría de vuelta a casa luego de la escuela, una de sus amigas le puso una cicada (un insecto ruidoso y de gran tamaño que aparece durante los veranos en Japón) en el hombro. Tristemente, esta broma resultó fatal; pues la chica se aterró tanto por el insecto, que cayó de la plataforma y fue arrollada por un shinkansen (el tren más veloz de Japón), y su cuerpo fue partido justo por la cintura.

Un tiempo después, comenzaron a aparecer reportes de usuarios del tren que durante las noches veían a la distancia a una figura arrastrándose entre las sombras, o solo un sonido que se escuchaba como un "teke teke" o "bata bata", ya que se supone es el ruido que hace al arrastrarse por el suelo.La leyenda más conocida de la Teke Teke es la siguiente:



Un niño caminaba de regreso a casa durante la noche. Al cruzar las vías del tren, vio a lo lejos a una jovencita muy hermosa que asomaba por un balcón; recargada en sus codos. Ambos intercambiaron miradas y se sonrieron el uno al otro por un segundo.

"¿Donde están mis piernas?" preguntó ella.

El niño no entendió y le respondió "No sé".

Entonces la chica saltó del balcón y reveló que la mitad inferior de su cuerpo era inexistente. Aterrado por la deformidad de la chica, el niño intentó correr; solo para ser partido a la mitad por la Teke Teke, que se abalanzó sobre él con la velocidad de un tren.

martes, 5 de enero de 2016

Oliver, El Chimpancé Que Quería Ser Humano

Oliver fue un chimpancé capturado en el Congo que se hizo famoso en los años setenta por sus apariciones circenses. Su fama se multiplicó cuando empezaron a correr rumores sobre su extraño aspecto físico. Oliver tenía las orejas puntiagudas y una cabeza con una forma más parecida a las humanas que la del resto de chimpancés.

Convivió durante dieciséis años con dos entrenadores de animales: Frank y Janet Burger. Compraron a Oliver junto a otros tres chimpancés que le rechazaban del grupo. Sus cuidadores dijeron que Oliver, a veces, se comportaba como un auténtico humano y que era más inteligente que otros monos. Pero lo que más destacaba era su preferencia por caminar erguido.

Los rumores continuaron creando una leyenda acerca de su fisonomía. Se decía que tenía un olor diferente al de los chimpancés, que se veía más atraído por las hembras humanas que por las de su especie y que el resto de chimpancés lo rechazaban como un espécimen extraño.

Incluso se llegó a decir que le encantaba ver la tele y tomarse una copita después de comer.

En 1976 fue comprado por Michael Miller, un abogado de Nueva York. Las razones de su venta, al parecer, fue el acoso sexual que recibía la señora Burger por parte de Oliver.

En 1993 se le hicieron las primeras pruebas genéticas que desvelaron asombrosos resultados, ya que cabía la posibilidad de que Oliver tuviera 47 cromosomas y no los 48 propios de un chimpancé.

Tras muchos dueños, su historia cayó en el olvido hasta que en 1997 fue localizado en unos laboratorios de experimentación animal y conducido a una institución de protección de animales situada al norte de San Antonio, Tejas.

Las pruebas de ADN realizadas en la Universidad de Chicago demostraron que Oliver siempre fue un chimpancé. Pero hasta entonces, hubo muchas teorías acerca del extraño comportamiento de Oliver:

Oliver era un híbrido entre humano y chimpancé fruto de de una relación zoofílica o de un experimento científico.

-Oliver era un chimpancé con una mutación genética.

-Oliver era una nueva especie no clasificada del grupo pan.

-Oliver era el eslabón perdido entre los hombres y los monos.

-Oliver era un chimpancé y todo lo que se dijo de él estaba exagerado o fue adiestrado para que tuviese esos comportamientos.

Después de las pruebas genéticas se evaluaron pruebas de otra índole. Los estudios descartaron la hipótesis del híbrido pero no que se tratase de un chimpancé con alguna combinación casual de rasgos poco usuales. Pruebas radiográficas mostraron unas rodillas soldadas de tal forma que sólo podía caminar en posición erguida.
En cuanto a su inteligencia, su C.I. era apenas superior al de un mono común y hubo gorilas hembras que superaron a Oliver en intelecto. Muchos científicos creyeron que lo más probable es que sea un chimpancé con alguna mutación genética.

Lo que parece decir la ciencia es que es inviable un híbrido de humanos y chimpancés ya que no pertenecemos al mismo género.


Momia Confirmaría La Existencia De Una Raza Perdida De Gente Pequeña En Norteamérica

En junio de 1934, dos prospectores de oro habían estado cavando y realizando voladuras haciéndose camino a través de la gruesa roca en busca de oro en las montañas de San Pedro en Wyoming. Cuando el polvo comenzó a asentarse, los prospectores hicieron un descubrimiento sorprendente — vieron que habían abierto una pequeña habitación, de aproximadamente 1.2 metros de altura, 1.2 metros de ancho, y unos 4 metros de profundidad en donde se encontraba los restos de un pequeño humano.

Los orígenes de este pequeño humano eran un misterio. Las tribus nativas locales norteamericanas eran conocidos por contar historias de legendarias "gente pequeña", "diminutos espíritus", o el Nimeriga. En algunas de estas historias, la gente pequeña tenían poderes mágicos o poderes curativos. En otras historias, ellos eran una tribu feroz que atacaban a los nativos norteamericanos con flechas envenenadas. "Cuidado con la gente pequeña!" era una expresión muy común.

Las tribus, sobre todo la tribu Shoshone, hablan de la "gente pequeña" como una raza agresiva que median aproximadamente 50 cm.. Según la tradición nativa ellos vivían en las montañas de San Pedro en el centro sur de Wyoming. A menudo se decía que si uno de los Nimerigar se enfermaba o era viejo, morían a manos de su propio pueblo con un golpe en la cabeza. También decían que las pequeñas momias traían mala suerte a cualquier persona que los encontraba, y hasta la fecha los nativos norteamericanos advierten a la gente de su tribu de las "personas pequeñas devorandoras" que vagan por la Cordillera de San Pedro de Wyoming. La mayoría de estas afirmaciones se consideraron folclore hasta el descubrimiento de lo que hoy se conoce como la momia "Pedro".

El descubrimiento de los restos momificados llamó mucho la atención en la zona, provocando muchas preguntas, y creando controversia. Hubo muchos que dudaron de la veracidad de la historia de los prospectores, creyendo que los restos fueron fabricados, y la historia un engaño. Los científicos acudieron a la zona, todos con un deseo profundo para determinar la verdad detrás del pequeña individuo. Con una altura en posición sentada de 17 cm., y una altura de pie estimado de 35 cm., estaba claro que no se trataba de restos ordinarios.

Los científicos llevaron a cabo pruebas exhaustivas sobre Pedro. En primer lugar, revisaron la evidencia física exterior. Pedro se encontró en una posición sentada, con las piernas cruzadas, sobre una pequeña repisa dentro de lo que parecía ser una cueva hecha por el hombre. Con los ojos abultados y el cráneo aplastado, Pedro estaba muy bien preservado - tanto es así que incluso sus uñas eran visibles. Una sustancia gelatinosa cubría la cabeza de Pedro, quedando claro que algún tipo de líquido se había utilizado para preservar el cuerpo. Tenía la nariz aplastada, tenía un conjunto completo de dientes, y su piel era morena y arrugada, creando la apariencia de un anciano.

En los años posteriores al descubrimiento de Pedro, los científicos llevaron a cabo un examen más invasivo, utilizando rayos X para tratar de descifrar el misterio. Varios antropólogos inicialmente concluyeron que los restos eran los de un bebé, probablemente nacido prematuramente, o que murió poco después de nacer. Esto, sin embargo, es un área de desacuerdo, ya que un segundo cuerpo de científicos creen que los restos son los de un adulto, posiblemente de 16-65 años de edad. Se dijo que los rayos X revelaron dientes afilados, y la presencia de alimentos en el estómago que parecía ser carne cruda. Los rayos X también sugirieron que Pedro había sufrido una muerte violenta, mostrando los huesos rotos, una columna vertebral y el cráneo dañado.

El descubrimiento de los restos momificados llevó a una significativa especulación de que los restos eran un engaño. La presencia de la sustancia gelatinosa sobre la cabeza de Pedro llevó a algunos a creer que los restos eran realmente los de un bebé fallecido, recuperado de un centro médico, o que los prospectores habían creado los restos mediante una forma cruda de la taxidermia. Sin embargo, otros sostenian que los restos era la evidencia de una raza como los Leprechaun, como los mencionados en las leyendas de los pueblos indígenas locales, o evidencia de un ser extraterrestre. Fue difícil para muchos imaginar que un ser humano de tan pequeña estatura podría ser un adulto.

Mientras que la prueba moderna podría proporcionar muchas más respuestas acerca de los orígenes de Pedro, tal prueba no es posible debido a la ubicación de los restos ya que ha sido desconocido durante varios años. Se dice que los restos fueron puestos en exhibición durante las ferias en la década de 1940, y luego fueron compradas por un hombre llamado Ivan Goodman. Después de la muerte de Goodman en 1950, los restos pasaron ha un hombre llamado Leonard Waller (a veces reportado como Walder), un hombre de negocios de Nueva York que murió en el 1980. Los restos no se han visto desde entonces.

Con los restos por ningún lado, los misterios de Pedro perduran hasta nuestros días. La mayoría de los científicos están de acuerdo en que los restos de Pedro eran los de un humano adulto de sexo masculino. Si es así, ¿Podría Pedro ser la prueba de que existe una raza oculta de gente pequeña ampliamente comentada por los nativos de norteamérica?.

El Experimento Ruso Del Sueño.

Investigadores rusos en la década de los 40, hicieron un experimento utilizando a 5 prisioneros políticos que eran considerados enemigos del estado. Se les prometió falsamente que serían liberados si accedían voluntariamente a ser usados como conejillos de indias durante una prueba, en la que se probaría sobre ellos un nuevo gas excitante que los iba a mantener despiertos durante un mes entero. 

Fueron confinados en un habitáculo sellado en el que se controlaba el consumo de oxígeno y se les administraba el gas en su dosis exacta, ya que en dosis más elevadas era mortal. No tenían camas, ya que no iban a dormir, pero tenían agua, alimentos secos para un mes, un inodoro y cosas para leer. Para observar el experimento, se disponía de una ventana de cristal grueso, con un diámetro de 5 pulgadas, y varios micrófonos.

Los primeros 5 días transcurrieron bien, pero a partir de entonces, los sujetos empezaron a mostrar paranoia. Dejaron de hablarse entre ellos y empezaron a susurrarle a los micrófonos. Los investigadores sospecharon que este era un efecto secundario del gas.
A partir del 9º día uno de ellos empezó a correr por la sala gritando sin parar durante 3 horas. Después de ese tiempo, seguía gritando pero ya no salía sonido de su garganta. Los científicos pensaron que físicamente se había destrozado las cuerdas vocales. Pero lo más sorprendente fue la reacción de los otros 4 individuos. 

Ellos siguieron susurrándole a los micrófonos como si nada pasase. Pasado un tiempo, ocurrió lo mismo con un segundo sujeto. Los otros tres presos, tomaron un libro, le arrancaron las hojas y las pegaron una a una con sus propias heces sobre la ventanilla de observación. Los gritos se detuvieron de inmediato, y también los susurros. Y así estuvieron por otros 3 días.

Los científicos sabían que las 5 personas estaban vivas porque el consumo de oxígeno en el interior se correspondía con el de 5 personas realizando ejercicio físico intenso, pero no podía oírse nada en el interior. En la mañana del día 14 los investigadores hicieron algo que nunca planearon. Le hablaron a los presos por un intercomunicador, buscando su reacción. “Vamos a abrir el habitáculo para comprobar los micrófonos. Aléjense de la puerta y túmbense en el suelo. Si no lo hacen les dispararemos. Pero si hacen lo que les decimos, uno de ustedes será liberado de forma inmediata.”.

Pero la sorpresa fue mayúscula cuando oyeron una voz que les respondía desde el interior: “Ya no queremos que nos liberen”.

Finalmente decidieron abrir la cámara en la medianoche del día 15. Primero se extrajo el gas del interior y se remplazó por aire fresco. De inmediato, 3 voces empezaron a suplicar desde el interior de la cámara que les volviesen a aplicar el gas. Cuando los militares entraron, y vieron el panorama, empezaron a gritar más fuerte aun que lo que lo hicieron los presos en su día. 4 de ellos estaban todavía vivos aunque su estado era difícil de describir. Las raciones de comida a partir del sexto día estaban intactas. Había trozos de carne de los sujetos obstruyendo el sumidero de la habitación impidiendo que se evacuase la sangre que se acumulaba alrededor. Los 4 supervivientes tenían grandes porciones de carne arrancada. Los huesos de sus dedos estaban expuestos, y la manera en la que tenían las heridas indicaba que ellos mismos se habían arrancado la piel con sus propias manos. Se habían abierto el abdomen, quedando a la vista los intestinos, que salían de la cavidad estaban sobre el suelo a su lado. Podía verse que estaban digiriendo algo: su propia carne.

Los militares eran soldados de operaciones especiales, pero rehusaron volver a entrar a recoger a los presos. Ellos, mientras, seguían rogando que les volviesen a suministrarles el gas.
Finalmente les convencieron, y entraron a sacar a los 4 supervivientes. Todos ellos ofrecieron resistencia. Uno de ellos, que luchaba contra los médicos y militares, recibió una dosis de morfina 10 veces superior a la dosis normal de un adulto y aun así no consiguieron sedarle. Murió desangrado.

El que se encontraba en peores condiciones de los tres que quedaban fue ingresado en una sala de operaciones. Mientras que le devolvían sus intestinos a la cavidad abdominal comprobaron que era insensible a la anestesia. Fue operado despierto mientras que forcejeaba con tal fuerza que arrancó las correas de cuero que le sujetaban las muñecas.
El siguiente en ser puesto en la mesa de operaciones fue el segundo que se destrozó las cuerdas vocales. Como no podía gritar solo movía violentamente la cabeza para protestar por la retirada del gas. Le restituyeron los intestinos y le cubrieron la cavidad abdominal con lo que le quedaba de piel. A este preso ni siquiera intentaron aplicarle anestesia.
Los investigadores se preguntaban por que deseaban que les volviesen a proporcionar el gas. Uno de los presos les respondió “Tengo que permanecer despierto”.
Así que tomaron a los tres supervivientes y los devolvieron a la sala de experimentación, atados a las camillas mientras que se les realizaba un electroencefalograma. Todos ellos dejaron de luchar cuando volvieron a notar el gas. Las líneas del electroencefalograma eran normales, pero en ocasiones se volvían planas, como si ocurriese una muerte cerebral.

Uno de los investigadores le preguntó al que todavía podía hablar: “¿Qué eres?”


“¿Ya lo has olvidado? Somos la locura que se esconde dentro de todos nosotros, rogando en todo momento ser liberada, desde lo más profundo de la mente animal. Somos de lo que te escondes cada noche en el interior de tu cama. Somos lo que ocultas en silencio cuando vas al refugio nocturno donde no podemos pisar “.

El investigador hizo una pausa, y finalmente le disparó.

¿Podría el experimento del sueño ruso ser real?

Es de común conocimiento que los rusos llevaron a cabo experimentos inhumanos en los prisioneros de guerra. Especialmente cuando se trata de desarrollar un soldado más fuerte o un arma mejor. Así, un experimento con respecto al sueño es posible. Y al cautivar a unos presos sin ellos poder tener aire fresco, solo respirando un gas experimental, es probable que pronto se convertirían en histéricos perdiendo con el tiempo la razón.

Aunque no se a podido probar la autenticidad de esta historia, las historias no éticas de los experimentos rusos de 1940 no son sin precedencia. Es posible que el Experimento del Sueño ruso pudo haber sido influenciada por acontecimientos históricos.

Un film de un experimento llamado Resucitación de Organismos describe experimentos médicos de 1940 por investigadores soviéticos que son impactantes para el espectador moderno, tales como una cabeza de perro decapitado mantenido vivo por una máquina.