Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

sábado, 9 de julio de 2016

Croatan: La Leyenda de la Colonia Perdida

Esta historia comienza en 1585, cuando el comandante Arthur Barlowe, junto con un grupo de pioneros, arribó en la isla de Roanoke, frente a las costas de la actual Carolina del Norte, en EE.UU financiados por Sir Walter Raleigh, que estaba convencido de la conveniencia para Inglaterra de establecer un imperio más allá de los mares desde el que explotar las riquezas del Nuevo Mundo y atacar las posesiones y flotas españolas.

A pesar de que en un primer momento la relación con los nativos no era mala, pronto se truncó y comenzaron las tiranteces; así que cuando el corsario Sir Francis Drake arribó en la isla en 1856, el pequeño grupo de expedicionarios partió rumbo a Inglaterra con el pirata.

Poco después, Sir Richard Grennville volvió a la isla con provisiones para el pequeño grupo de colonos, pero al no encontrar a nadie allí volvió a Inglaterra, no sin antes dejar en la isla a un pequeño grupo de soldados que se encargarían de guardar la colonia y las provisiones que allí quedaban hasta su vuelta.

Se cree que estos hombres sufrieron las constantes acometidas de los indios locales y partieron de vuelta a Inglaterra, aunque lo cierto es, que nunca más se volvió a saber nada de ellos, ni se encontró rastro alguno de su paradero cuando los ingleses volvieron a la colonia.

Un año después, el 22 de julio de 1587, un grupo de 118 colonos formado por 90 hombres, 17 mujeres y 11 niños llegaron de nuevo a la isla de Roanoke desde Inglaterra, con la intención de llevar a cabo un segundo intento de colonizar la isla y establecer un asentamiento permanente en las Américas que sirviera de enclave a Inglaterra para acometer contra los Españoles. El viaje estaba comandado por el Gobernador John White y financiado por el magnate Sir Walter Raleigh con el apoyo y patrocinio de la corona inglesa.

El 18 de agosto nacía la nieta del Gobernador John White, siendo el primer colono ingles nacido en América, la llamaron Virginia, igual que el nombre de la colonia.

Aunque las relaciones de los ingleses con los Croatan, una de las Tribus indígenas de la isla, eran de colaboración, pronto comenzaron los problemas a raiz de que el colono George Howe apareció muerto en la orilla de la playa tras haber salido a cazar cangrejos. Comenzó a especularse con la posibilidad de que alguna de las tribus de la isla le hubiese asesinado así que, ante el desagradable acontecimiento, y unido a que los recursos de la colonia comenzaban a escasear, el Gobernador John White dejo atrás a su hija y su nieta y se embarcó rumbo a Inglaterra para informar a la reina Isabel I de la situación de la colonia y recoger algunos suministros

Cuando White regresó a Londres, se vio atrapado en la capital británica por la guerra contra España y la falta de fondos por parte de la corona. Los meses pasaban y White, Raleigh y los demás socios de la expedición, se mostraban incapaces de organizar una flota. Primero, por el temor de los capitanes a cruzar el Atlántico en invierno y, después, por la llegada de la Armada Invencible. La amenaza española obligó a dedicar todos los barcos disponibles a la guerra con España. Los propios White y Raleigh tuvieron que participar en la defensa de Inglaterra por lo que volver a la colonia no sería posible hasta que la contienda terminase. Pasaron tres largos años hasta que John White pudo pisar de nuevo la isla de Roanoke, fue el 18 de agosto de 1590, justo cuando su nieta cumplía 3 años… y entonces comenzó el misterio:

Los colonos que allí se habían quedado hacia tres años, habían desaparecido sin dejar rastro. Las casas de dos plantas y techos de paja que se habían construido estaban totalmente desmanteladas y los establos, donde se alojaba el ganado, estaban vacíos. No había indicios de batalla, ni de muerte u hostilidades. Lo único que fue encontrado en el lugar fueron dos tumbas y una misteriosa palabra escrita en un poste de la fortaleza con la palabra “CROATOAN” y las letras “CRO” talladas en la corteza de un árbol cercano. Eso fue lo único que quedó de una población de más de 100 personas.

White había acordado con los colonos que si algo les ocurría, grabaran una cruz de malta en algún árbol cercano junto con el nombre del lugar al que habían marchado para indicar que su desaparición podía haber sido forzada y tener una manera de poder localizarlos. Aunque no había ni rastro de la cruz, el gobernador White asumió que se habían mudado a la isla de los Croatan, aunque no pudo llegar hasta ella pues se avecinaba una fuerte tormenta y los hombres de la expedición rechazaron continuar el camino. Tras su regreso a Inglaterra, White fue incapaz de dar una explicación del paradero de los colonos o de lo que allí podría haber pasado en durante los tres años que duró su ausencia. No pudo reunir de nuevo los fondos necesarios para volver a América, donde se habían quedado su hija y su nieta y nunca más se volvió a saber nada de ellos.

¿Qué ocurrió allí?

Las hipótesis se sucedieron desde entonces tratando de encontrar una explicación sobre el destino y el paradero de la “colonia perdida”.

La primera idea fue que los colonos, ante la posible falta de alimentos y otras provisiones, se mudaran a la capital de los Croatoans que eran los indígenas de la isla. Aunque entonces, no se entiende por qué alguien escribió solo “Cro” en uno de los árboles, lo que podría indicar que la colonia se había ido de manera tan apresurada que, quien fuera, no fue capaz de terminar de escribir el mensaje.

También se especuló con la posibilidad de que tuvieran que huir ante un ataque externo, bien por parte de los nativos o de los españoles, pero no se halló ninguna cruz de malta en el asentamiento tal y como habían pactado con el Gobernador para indicar que habían sido víctimas de algún tipo de ataque así que esta teoría tampoco es muy convincente.

Se pensó en la posibilidad de que los colonos hubiesen decidido emprender el viaje de vuelta a Inglaterra aunque tampoco es concluyente, pues hubiesen dejado constancia de sus planes y de la fecha de su partida.

LA HIPÓTESIS MAS LÓGICA:

A principios del siglo XVIII, unos exploradores que recorrían el río Lumber, descubrieron, para su sorpresa, unos indios de ojos grises que hablaban una lengua que se parecía al inglés. Eran conocidos como la tribu de los Lumbees. Los indios de esa tribu aseguraban que sus antepasados podían «hablar en un libro», expresión con que los exploradores entendieron que sabían leer.

Tenían rasgos típicos caucásicos como una piel que variaba desde morena a muy blanca e indios con el pelo rubio y los ojos azules, rasgos que no son muy normales entre las tribus de la zona. Además, de los 95 apellidos de los colonos perdidos de Roanoke, nombres como Sampson, Costmore y Locklear, no menos de 41 pueden hallarse entre los Lumbees.

Nadie conoce la verdadera historia de esta tribu, pero con el transcurso del tiempo, se ha ido formando una teoría que parece ser, hasta el momento, la más coherente de todas las que han intentado explicar la misteriosa desaparición de la colonia perdida y de esa curiosa palabra que apareció en el lugar de la desaparición.

Se cree que los indios de la Tribu Lumbee pueden ser descendientes de los expedicionarios ingleses que desaparecieron sin dejar rastro en 1591. El río Lumber está a unos 320 kilómetros de la isla Roanoke y parece lógico pensar que quizás los colonos, por motivos que nunca conoceremos, se mudaron de localización en los años que tardó en volver el Gobernador White y se integraron con los indígenas del lugar.

CROATOAN, UNA PALABRA QUE ACOMPAÑA AL MISTERIO

Realidad y leyenda se entrecruzan de tal manera que no es posible saber donde termina la historia real y donde empieza el mito, pero la palabra CROATOAN no solo se encontró en la isla de Roanoke sino que a lo largo de la historia a acompañado al misterio y la desaparición:

Poco antes de su muerte en 1849, Edgar Allan Poe fue encontrado deambulando por las calles de Baltimore susurrando la palabra “Croatoan” después de unos días en que había estado desaparecido, sin que, a día de hoy, se conozca el paradero de donde estuvo durante aquellos días.
También estaba rayada en la pared de la celda donde el famoso asaltador de diligencias Negro Bart estaba justo antes de ser puesto en libertad y desaparecer tras ello y no saber nunca más de él en 1888;
Fue encontrada tallada en el poste de la cama, donde el célebre autor de historias de terror Ambrose Bierce, durmió antes de su desaparición en México en 1913;
Estaba escrita en la última página del diario de a bordo del buque Carroll A. Deering cuando encalló en 1921, sin nadie a bordo, en el cabo Hatteras, no muy lejos de lo que había sido Roanoke Island.

Por último, esta palabra también se encontró garabateada en la revista de Amelia Earhart después de su desaparición en 1937.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada