Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

miércoles, 11 de junio de 2014

La Historia de La Calle El Tapao en La Zona Colonial



Dar un paseo por la ciudad colonial es viajar a través del tiempo igual que el espacio. Uno pisa el pavimento que pisaron los conquistadores, el pavimento que cubre las pistas hechas por los pies de los taínos. Cada paso adelante es un paso atrás. Ando admirando la casa donde Diego Colón soñaba con crecer su dominio, o la casa donde Nicolas Ovando soñaba con aniquilar a los taínos, la casa donde Cortez soñaba con conquistar Mexico y Pizarro con conquistar Peru. Estas casas sólidas y sus fachadas lúgubres se hacen la ilusión de permanencia, mientras ellos que erigieron sus muros y se paseaban ahí de un lado para otro ya han desaparecido hace muchos años; y también yo me pierdo en la niebla de los años que pasan: cada paso me envejece, hago rumbo a mi fallecer.

Se dice de un burgués que vivía durante los años 1500 que le aconteció una desgracia y por la asquerosa mutilación de su cara fue obligado andar con máscara. Las leyendas abundan: se quemó la cara por casualidad, fue acuchillado peleando sobre una mujer, padecía una enfermedad que le desfiguró, era veterano de batallas contra los piratas, o un condenado procedente de Mexico. Este “tapao” enmascarado de hierro nunca se veía de dia, y de noche solía salir a las calles deshabitadas en busca de algo que habia perdido, algo que le perturbía la mente y no le dejaba acostarse de noche en su casa (esta misma que ves ahí en la foto). Repetía su ritual de vagar las tenebrosas calles noche tras noche. Desde entonces, la calle se llamó la calle del tapao. ¡Qué ha debido de padecer! este hombre forastero que vivía en la tierra ajena de una sociedad bien gregaria y chismosa, el lugar mas importante del nuevo mundo, la sede del imperio español. He aquí un hombre que intentaba escapar de si mismo, pero estaba encarcelado de su máscara, de los pesados muros de esa casa, y de las palabras lastimeras de los vecinos. No se sabe qué fue de él, pero los relatos multiplican.

Emigramos por la vida y por los sitios ajenos que otros hacen. Por numerosas que sean, las raices que echamos no detienen nuestro paisaje. Al nacer se nos lleva el turbellino. Estamos envueltos en una inquietud perpetua. Cada paso adelante se nos aleja de lo que buscamos, y el recuerdo de esa pérdida se fija en las cicatrices que atrofian el corazón. Pero adelantar es también descubrir y consolarse de la filosofía. Cuando Cortéz quemó sus naves en la orilla de un nuevo continente, ha debido de morirse un poco en volverse de espaldas al mar caribe donde se distinguió en conquistar Cuba. Con el incendio de esos mástiles de caoba, se agotaron los restos de su vida anterior junto con las materiales que la encerraron.

Condenó a su banda de conquistadores, o sea merodeadores, a luchar desesperadamente en la selva desconocida: seis cientos hombres en contra del imperio de Moctezuma. Era un gesto atrevido y típico de ese hombre que sabía que uno no puede estar quieto – hay que seguir adelante, seguir probando, arriesgándose. Nacido en la tierra seca de Extremadura, este hidalgo se puso a atravesar su extensión vacia y no paró, ni siquiera cuando llegó al lluvioso paraiso tropical. La Española no lo detuvo, y el no dejó de viajar. Cortéz reclamó un imperio para España, ¿pero para sí mismo qué reclamó? El privilegio de comprometerse a hacer mas viajes. Aún después de morirse, seguía estar de viaje. Su cadáver fue desenterrado casi diez veces, y viajaba por los siglos entre el Antiguo y el Nuevo Mundo hasta que llegó a su descanso en el año 1947.

La Historia de La Calle El Conde



La calle El Conde viene por el nombre del Don Bernardo de Meneses y Bracamonte, Conde de Peñalva y Capitán General de la colonia, la historia viene por cuidar la ciudad al enfrentarse a la invasión del poderoso ejército del inglés Oliverio Cromwell, comandada por el Almirante William Penn y el general Robert Venables.

El inicio del recorrido  empieza haciendo esquina con Las Damas la primera calle construida en el nuevo mundo, Al final de esta calle puede verse La Puerta del Conde que formó parte de la muralla que rodeaba la ciudad para su protección, hoy conocida como la Puerta de La Misericordia, donde se encuentran los restos de los héroes patrios.

La Misteriosa Historia de La Casa del Kilómetro 5 en La Vega

En 1924 el entonces presidente de la República Dominicana Horacio Vásquez cede, por mediación de su esposa, una parcela de tierra ubicada entre Santo Domingo y La Vega (hoy Km. 5 de la Vega) a Antonio Parrilla, colaborador en la reciente campaña electoral del 16 de mayo de ese año. 

Parrilla construye una casa en la parcela para él y su familia. Enero de 1930 Antonio Parrilla, por orden directa de Horacio Vásquez, es condenado a prisión perpetua y trabajo forzoso tras descubrirse que sostenía una relación amorosa con la esposa del presidente Vásquez. La casa fue quemada con las tres hijas de Parrilla dentro. No hay registros de que esto haya sido parte de la orden dada por Vásquez.

Para febrero de 1930 El entonces comandante del Ejército Nacional Rafael L. Trujillo, como forma de desafiar la autoridad del presidente Vásquez firma personalmente la orden de liberación de Antonio Parrilla. En hechos no relacionados opositores de Vásquez se levantan en rebelión obligando a este último a renunciar a la presidencia e irse en exilio. Parrilla fue finalmente puesto en libertad el 3 de marzo de ese mismo año y retorna al lugar donde vio con vida por última vez a su familia.

En Marzo de 1930 Parrilla construye nuevamente la casa del Km. 5 de la Vega. Los cimientos que levantó entonces son los mismos que pueden observarse hoy en día en la casa abandonada de la carretera Duarte. Parrilla desentierra los restos de sus hijas y se cree que los enterró en algún lugar de la casa. Los lugareños dicen que “lo malo de esa casa se encuentra enterrado en la fosa que está en la parte de atrás” Mayo de 1930 3 testigos afirman haber visto como “una mano blanca” arrastró el cuerpo de la niña de nueve años Fiordaliza Martínez hacia el fondo del río Jimenoa. Su cuerpo nunca fue encontrado.

En los días subsiguientes los vecinos reportaron oír a una niña llorando toda la noche en la casa del Km. 5. Septiembre de 1930 – Enero de 1931 Comenzando con Yorquelina Santos, un total de 12 niñas son raptadas (siempre en grupos de 3) del área alrededor del Km. 5 de La Vega. Enero 26 de 1931 Antonio Parrilla entra en el destacamento policial de La Vega y le dice al sargento de turno que ha terminado la tarea que le impuso “el diablo” y acto seguido se hace una herida horizontal en el estómago con un machete.

Muere en tan solo unos minutos. Se forma un grupo de policías y hombres del pueblo de La Vega para ir hasta la casa de Parrilla del Km. 5 donde encuentran un total de 12 cuerpos infantiles desmembrados y en distintos estados de descomposición. 

Cuando el reporte llegó a manos de Trujillo todos los policías del destacamento de La Vega fueron “trasladados” a la frontera y se clasificaron como secretos los archivos de la subsecuente investigación. Se cree que por supersticiones del Jefe la casa no fue derrumbada, sin embargo, el acceso a ella fue terminantemente prohibido hasta el final de su régimen en 1961. Hasta el día de hoy la casa permanece abandonada. se dice que en la casa puedes escuchar el sonido de una mujer caminando con tacones altos y quien quiera que intente pasar una noche en la casa amanece fuera de esta.

lunes, 9 de junio de 2014

La Reina De Las Américas



Todo comienza en la República Dominicana, donde hace ya unos años se reporta la muerte de Natalia Coss, una bella joven, ex-reina de belleza local, a la cual se le conocía popularmente como “la reina del pueblo”. 

Natalia tenía todo lo que cualquier chica podía desear: era bella, vivía bien, y está comprometida con un joven y apuesto músico.

Luego de una relación de varios años con este músico, decidieron contraer nupcias, luego del festejo, Natalia y su ahora esposo, viajaban por la autopista de Las Américas, en República Dominicana, en dirección al aeropuerto internacional, donde tomarían un avión que los llevaría a su luna de miel. 

Era una noche un poco lluviosa, y la autopista se encontraba mojada, de repente un auto se atravesó y el joven músico perdió el control del automóvil, estrellándose contra uno de los muros de contención, siendo el fin de la joven pareja, de la cual solo se recuperó el cuerpo de la joven, por pedazos.

Un mes después del accidente, empezaron a reportarse testimonios de personas diciendo que cuando llovía, se veía a una joven vestida de novia vagar por la autopista. Varios hombres aseguraron haberla visto, pero no había pruebas, por lo que el caso se cerró.

Los Biembienes



Ligado al mito de la ciguapa y al de los indios, aparece la leyenda de los biembienes o vienvienes. Desde el siglo XVIII, la existencia de estos seres se sitúa en unas montañas llamadas Bahoruco, donde se refugiaban los negros cimarrones que huían de la esclavitud colonial y algunos indios levantados contra la ocupación española.

Junto con algunas similitudes lingüísticas con el indiene francés y el vienvien haitiano, (vocablos que designaban al indio y al mestizo de negro e india respectivamente) todo lleva a pensar que a estos hombres alzados los transformó la fantasía popular en seres de leyenda. Los biembienes son seres salvajes, conformados en clanes escondidos en las montañas. Viven desnudos y de forma irracional, y emiten gruñidos como único lenguaje. Su aspecto es feo y desagradable, tienen el cuerpo enjuto, deforme y de muy baja estatura.

Dicen que son ágiles trepadores de árboles y barrancos y que atacan en grupos desordenados. Aseguran las leyendas que estos hombrecitos de las cordilleras, salen de noche de sus escondrijos a proveerse de alimentos en los conucos, y que como la ciguapa, dejan huellas al revés para que no se les descubra el paradero.

Se asegura que entre los biembienes hay algunos que comen carne humana obtenida por sacrificio. Se llaman “mondongos” y tienen el pelo rojo amarillento. Añade la leyenda que cuando alguna persona se acerca al territorio de los biembienes estos lo espantan con gritos y alaridos amenazadores…

Lago Enriquillo



El lago Enriquillo de hoy, a más de 40 metros abajo del nivel del mar, se ha replegado como un niño ofendido hacia su cuna; Lo ha hecho otras veces, y como estos al olvidar lo que los ofende ha vuelto a crecerse, como hizo hace unos decenios acabando con sembradíos y arrastrando todo lo que encontró a su paso. 

En su longitud se recogen historias de luces que se alcanzaban a ver y cuando usted se acerca no encuentra nada, así como de almas que desandan por sus orillas.

Dice un pescador que cuando el viejo Clemente murió, fueron muchos los que escucharon el chapoteo de las aguas y vieron un becerro misterioso entrar y salir del agua; dice también de lo bondadoso de ese hombre que daba lo que tenía para comer al que lo necesitaba. 

Se habla de la gente que se observa a lo lejos en sus orillas con ropajes blancos a las que nadie puede ver de cerca sin que se desaparezcan y que nadie duerme en sus riveras sin tener pesadillas.