Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

sábado, 23 de enero de 2010

La Indiecita Mapiripana de la Selva Colombiana


En su libro La Vorágine, Eustasio Rivera recoge una preciosa historia la mitología popular colombiana, que transcurre a la orilla del río Guaviaré.

La indiecita Mapiripana era una india joven, bella y fuerte perteneciente a la tribu de los maipureños colombianos. Es la sacerdotisa de los silencios y la protectora de manantiales y lagunas. Habita en el más oscuro corazón de las selvas, y se dedica a exprimir las nubes, encauzar las filtraciones acuíferas que bajan desordenadas y buscar perlas de agua en los barrancos para formar nuevas vertientes que se encaminen hacia los grandes ríos, como el Orinoco y el Amazonas.

Los indios del lugar le temen a la indiecita, pero ella tolera la cacería siempre que no hagan ruido; los que hacen caso omiso de esto no cazan nada, ya que pueden observarse en la arcilla fina de la ribera de los ríos la huella de la indiecita, que ha pasado asustando a todos los animales. Su pisada es fácil de reconocer; ya que posee un solo pie y camina con el talón hacia adelante, como si lo hiciera retrocediendo. En sus manos carga una planta parásita, y ella fue quien enseñó a los indios a usar los abanicos de palmera. En las noches puede oírsela gritar en la espesura de los bosques, y por las noches de plenilunio se la ve vadera las costas, navegando sobre una concha de tortuga tirada por bufeos que mueven las aletas mientras ella canta.

Se cuenta que hace muchos años llegó a la tierra de la indiecita un misionero que gustaba de emborracharse con jugo de palma y dormir en los arenales con indias impúberes. Como era un emisario de la religión, esperó un día que bajara la india de los remansos del Chupave, para capturarla y quemarla viva. La observó entonces esa noche, robando huevos de terca, vestida con telarañas y apariencia de viudita joven. Comenzó a seguirla con afanes lujuriosos, pero la indiecita le escapaba en la oscuridad y la espesura. La llamaba, gritándole entre los árboles; pero la india no respondía. Así el misionero llegó a una caverna en medio de la selva, donde fue capturado por la indiecita y preso durante muchos años.

Para castigar su lujuria, Mapiripana le chupaba los labios hasta rendirlo, y el clérigo cerraba los ojos, perdiendo la sangre, para no verle el rostro. Ella quedó encinta a los pocos meses y parió dos mellizos: un vampiro y una lechuza, Horrorizado el misionero por haber engendrado esos monstruos, se fugó de la caverna, pero fue perseguido por sus propios hijos, y todas las noches era sangrado por el primero y descubierto y reflejado por el segundo.

Ya desesperado, y tras una larga huida a pie o en balsa por los ríos, se postró para pedirle perdón a Mapiripana, pero esta le respondió “¿Quién puede librarse de sus propios remordimientos?”
Entonces el misionero se entregó a la oración y a la penitencia y murió´ demacrado y envejecido. En su última agonía lo halló la indiecita, revolviendo las manos en el aire, como para agarrar la propia alma que se le escapaba; al morir quedó en el aire revoloteando una mariposa enorme y de alas azules, que es la última visión de los que mueren de fiebres en las selvas colombianas.

El Vampiro de las Manos Azules


Según una leyenda castellano-manchega recogida por Pilar Alonso y Alberto Cid en su antología Historias y leyendas de Castilla-La Mancha, un vampiro errante pasó hace muchos años por las cercanías de Huélamo (Cuenca), villa de origen árabe asentada en un cerro próximo al embalse de La Toba. De dónde venía, a dónde iba o qué le había traído a estas tierras es un misterio, pues la leyenda sólo nos narra su casual encuentro con un joven de la villa

Trascurría la temida Noche de Todos los Santos, cuando los muertos y los vivos entrecruzan sus caminos. En lugar de estar en su casa, José Manuel se encontraba paseando por las cercanías del pueblo. No tenía ningún miedo a aquella fecha, y, de hecho, unos minutos antes había saltado la tapia del cementerio como respuesta al desafío de un rival en amores. A tanto llegaba su valentía o su temeridad.

Mientras entraba en la plaza del pueblo, le salió al paso un hombre con aspecto de extranjero que se cubría con una elegante capa negra. De forma muy educada, pidió a José Manuel que le indicase el camino hacia La Serna. Como la noche era tranquila y aquel pueblo no distaba mucho de Huélamo, se ofreció a acompañarle, a lo cual el otro accedió. Tranquilamente, emprendieron el camino.

Cruzaron las calles vacías del pueblo, a aquellas horas de la noche con un aire solitario y, hasta cierto punto, desolado, hasta salir al pedregoso camino que conducía a La Serna. El forastero no pronunciaba una sola palabra, y Juan Manuel no se atrevía a romper el silencio un tanto ominoso que se había cernido sobre ellos. Un sexto sentido le obligaba a mantenerse alerta.

Mientras pasaban por un sitio conocido como el Alto de la Horca, José Manuel miró a su acompañante. Le pareció ver que una especie de llamas azuladas le brotaban de las manos y los pies. “No puede ser”, pensó, “ha de tratarse de algún extraño efecto óptico causado por la luz de la luna”. Y, aunque algo más intranquilo, volvió a concentrar su atención en el oscuro camino.

Unos metros más adelante no pudo evitar volver la vista hacia el forastero. Entonces comprobó con horror que aquellas llamas azules seguían allí, recubriendo sus manos y sus pies. En lugar de desaparecer habían ido en aumento, y ninguna causa natural parecía explicarlas.

Intentando ocultar su miedo, se dirigió al extranjero y le pidió que esperará allí un momento mientras él se apartaba un poco del camino para cumplir con una necesidad natural ineludible. El tétrico personaje le respondió con tono inesperadamente autoritario:

―Está bien, pero será mejor que regreses antes de que oigas tres palmadas: clap, clap, clap, y ni una más. Me desagrada que me hagan esperar.

José Manuel se apartó del camino, y, cuando consideró que la oscuridad lo ocultaba de la visión del extranjero, echó a correr lo más rápido que pudo en dirección a Huélamo. Mientras huía, escuchó en la lejanía tres palmadas. A la tercera, estaba ya casi entrando en el pueblo. Entonces miró atrás, y vio al extranjero siguiéndole no demasiado lejos. Sus pies no se movían, simplemente flotaba sobre el suelo en dirección a él.

Antes de que lo alcanzase, logró entrar en su casa y cerrar la puerta. Unos fuertes golpes sacudieron la hoja de madera, mientras una voz se lamentaba desde el exterior: “Que de tus pies te has valido, que si no tu sangre me hubiera bebido”. Después todo quedó en calma.
A la mañana siguiente, cuando el sol hubo salido y las risas de los niños llegaban desde la calle, José Manuel se pregunto si lo que había vivido la noche anterior no habría sido una pesadilla. Al abrir la puerta vio sobre su parte exterior las marcas de una gran mano grabadas a fuego.

jueves, 21 de enero de 2010

El Vampiro de Highgate


Una figura alta vestida con ropajes oscuros más propios de otra época, y en cuyo rostro destacan dos ojos rojos de mirada hipnótica. Así era el extraño personaje con el cual se toparon varias personas en el histórico cementerio londinense de Highgate a finales de los años 60 y principios de los 70. Según estos testigos, su presencia exudaba malignidad y parecía robarle a uno la energía.

El caso se hizo muy popular en los medios londinenses de la época. Todo tipo de expertos de lo paranormal ofrecían su opinión en las páginas de los periódicos y las pantallas de los televisores, destacando el presidente de la Brittish Psychic and Occult Society (BPOS), David Farrant, y el autoproclamado arzobispo de Glastonbury Sean Manchester. Sus nombres quedarían asociados desde entonces a la leyenda del vampiro de Highgate; no en vano ambos contribuyeron a crearla con la narración, a veces muy fantasiosa, de sus investigaciones sobre el terreno.

Para Farrant la historia comienza en 1969, cuando a la sociedad que él preside llegan varios informes describiendo extraños encuentros, acaecidos en Highgate, con una misteriosa figura de mirada hipnótica. El propio Farrant afirma haber visto a este ser maligno entre los barrotes de la puerta de entrada cuando, intrigado por los testimonios recibidos, decide pasar una noche en el cementerio. Durante la misma encuentra también varios ataúdes abiertos y un zorro, según él, fallecido en extrañas circunstancias.

La BPOS envía entonces un artículo a un periódico local, el Hampstead and Highgate Press, invitando a los lectores a contar las experiencias extrañas que hubieran tenido en el lugar. Varias personas responden describiendo apariciones espectrales de las que habían sido testigos, aunque solo alguna corresponde con la de la figura entrevista por Farrant y sus informadores.

Otros miembros del BPOS alcanzan a ver al espectro mientras vigilan el cementerio, y descubren además varios zorros muertos con unas extrañas heridas en el cuello y completamente desangrados. Hallan también indicios de que en lugar se celebran ritos satánicos que podrían estar relacionados con el vampiro. La teoría de Farrant consiste, de hecho, en que más que un vampiro en el sentido tradicional se trataría de algún tipo de ser espectral cuyo comportamiento se habría visto alterado por estos rituales.

Tras una entrevista televisiva a Farrant, el cementerio se llena de curiosos de todo tipo que quieren ver al vampiro o a la BPOS en acción. Durante los siguientes meses no se produce ninguna manifestación extraña, hasta que de repente todo vuelve a empezar: una mujer cae al suelo tras ser empujada con fuerza sobrenatural por una figura alta y oscura de rostro pálido y un cadáver aparece fuera de su ataúd con una estaca clavada en el corazón.

Convencido de la peligrosidad del llamado vampiro de Highgate, Farrant organiza dentro del cementerio una sesión psíquica con una médium profesional para intentar exorcizarlo. Cuando la reunión esta a punto de comenzar, irrumpe la policía poniéndole fin. Farrant es detenido bajo la acusación de vandalismo. El tribunal le absuelve, pero, viendo que las autoridades no miran con buenos ojos sus actividades, abandona la investigación del caso, aunque no por ello dejará de hablar sobre el tema.

Al mismo tiempo que David Farrant analiza zorros muertos y organiza sesiones espiritistas, otro pintoresco investigador de lo paranormal, Sean Manchester, lleva a cabo sus propias pesquisas.

Según él, la primera noticia que tiene acerca del vampiro de Highgate fue a través de una joven llamada Elizabeth Wojdyla, quien, tras un paseo por las cercanías del cementerio junto a una amiga durante el cual ven varias tumbas abiertas con los cuerpos fuera de ellas, experimenta terroríficas pesadillas en las que un ser maligno de rostro pálido intenta entrar en su habitación.

Durante la primavera siguiente, la joven Elizabeth además de pesadillas sufre también dolores de cabeza, nauseas y episodios de sonambulismo. Presentaba además dos pequeñas heridas en el cuello. Manchester le recomienda al novio de la joven que disponga abundantes cabezas de ajo en la habitación que ella ocupa habitualmente para dormir y que le cuelgue una cruz de plata alrededor del cuello. Al poco tiempo, Elizabeth Wojdyla mejora de sus síntomas.

Manchester conoce entonces a otra muchacha, llamada Lusia, con los mismos síntomas, incluyendo las marcas en el cuello y los episodios de sonambulismo. Durante uno de estos accesos, la hermana de la joven y Sean Manchester la siguen, comprobando que se dirige al cementerio. Una vez allí, se detiene delante de una tumba y arroja su crucifijo al suelo.

Varios días después, acompañado de otras personas Manchester abre la tumba delante de la cual Lusia se había detenido. Dentro solo hay tres ataúdes vacíos, cada uno con un ajo y una cruz, pero ningún cadáver, esté muerto o no.

Unos meses más tarde, Manchester regresa al cementerio en compañía de Lusia y varios amigos. La muchacha entra en trance, conduciéndolos a otra tumba. Esta contiene un ataúd de más, el cual suponen que es el del vampiro, que hábilmente habría cambiado de posición. Al abrirlo comprueban que en su interior yace un cadáver en un estado de conservación tan perfecto que resulta sospechoso. Manchester, convencido de estar frente al vampiro de Highgate, empuña un martillo y una estaca dispuesto a poner fin a la existencia del monstruo.

Desgraciadamente, las leyes del momento condenaban cualquier acto de profanación cometido sobre un cadáver, algo que uno de los acompañantes de Manchester se apresuró a recordarle a este. El cazavampiros se tuvo que conformar con esparcir agua bendita sobre el cuerpo y llenar el ataúd de cabezas de ajo. Un tiempo después, Lusia le confirma que el vampiro se ha mudado a otro lugar.

En 1973, sin embargo, Manchester vuelve a encontrar su pista. Recibe noticias de una mansión del siglo XIX abandonada que supuestamente está encantada, siendo conocida como “la casa de Drácula”. En su interior encuentra un ataúd con el supuesto vampiro dentro. Manchester toma una estaca y la clava en su pecho, tras lo cual la criatura se desintegra.

Estos son los dos principales testimonios acerca del llamado vampiro de Highgate. Como se puede ver, resultan bastante novelescos, sobre todo el de Sean Manchester, que recuerda al Drácula de Bram Stoker hasta en el nombre de una de sus víctimas. Sin embargo, los dos personajes tienen cierto interés en sí mismos y la historia cuenta con un escenario gótico muy sugerente, probablemente el motivo principal de su popularidad.

Peter Kürten, El Vampiro de Düsseldorf


Peter Kürten nació en 1883 en Colina (Alemania) en una familia numerosa y muy, muy pobre. Era el tercero de trece hermanos, y su padre era alcohólico y maltratador. A la temprana edad de ocho años, asfixiado por el ambiente familiar y los malos tratos, intentó escaparse, demostrando un carácter fuerte y aventurero.

Cuando su familia se mudó a Düsseldorf, Peter inició la que sería una de las carreras criminales más sanguinaria de la historia. Se ausentaba días enteros de su casa, viviendo de la mendicidad y de pequeños hurtos, además de empezar una serie de actos de salvajismo tales como estrangular ardillas, maltratar a perros callejeros y actos de zoofilia con ovejas a las que luego degollaba para ver correr su sangre.

No contento con estas actividades, también intentó violar a una de sus hermanas menores, y con catorce años pisó por primera vez una cárcel. Pero sería en 1913 cuando cometería su gran primer crimen: violó y degolló a una inocente niña de 13 años. Su fascinación por la sangre iba en aumento.

Imprevisiblemente, y a la edad de cuarenta años, su vida sufre un giro radical: de vivir entre rejas pasa a formar parte de una acomodada familia al casarse con una mujer de buena posición social. Cambia su aspecto físico, vistiendo de forma elegante, usa gafas, un bigote corto, polvos faciales e incluso brillantina en el pelo. Además, se convirtió en un hombre educado y atento, y parecía ser al marido perfecto que trabajaba conduciendo autobuses.

En ningún momento su mujer podría sospechar de un esposo tan ideal como Kürten. Pero éste llevaba una doble vida: durante cinco años (entre 1925 y 1930) en la pequeña localidad alemana se sucedieron una serie de crímenes espantosos que sólo podían ser obra de un psicópata depravado sexual. Incluso compararon los asesinatos con los de Jack el destripador, y apodaron a su autor como “el vampiro de Düsseldorf o “El rey del crimen sexual”.

Entre sus actividades predilectas, se encontraba la de beber la sangre de sus víctimas o, si no tenía ninguna a mano, la de animales. Igualmente, se complacía viendo arder casas abandonadas con la esperanza de que un vagabundo se encontrara dentro. A una de sus víctimas, una niña de ocho años, la roció con gasolina y le prendió fuego.

Afortunadamente, cometió un error al escaparse una posible víctima quien hizo una descripción de su rostro. Rápidamente, la policía elaboró un retrato robot que publicó en todos los medios de comunicación. Éste, presa del pánico, le contó todo a su mujer quitándole hierro al asunto. Su esposa, asqueada y asustada, acabó por delatarle a la policía quien tenía detenido a otro sospechoso.

Durante el juicio, escribió cartas a los familiares de las víctimas, disculpándose y alegando que su deseo de beber sangre era equiparable al de un alcohólico por la bebida. Fue condenado a nueve penas de muerte y sólo solicitó escuchar, durante su ejecución, el caer de las gotas de su sangre (se dice que padecía la enfermedad “hematodipsia“, una patología que consiste en obsesión compulsiva por beber sangre, siempre con connotaciones sexuales).

A las seis de la mañana del 2 de julio de 1931, en Colonia, Peter Kürten fue decapitado.

La Porfiría, Explicando el Vampirismo


Como parece que nos ha invadido un halo de oscuridad y vampirismo, gracias a la película estrenada hace unas semanas, Crepúsculo, que mejor que comentar un poco sobre estos seres de la noche sedientos de sangre.

¿Realmente existían y existen los vampiros?

Curiosamente la ciencia también se ha adentrado en el papel de la investigación para estudiar y dar veracidad a todas esas habladurías de si eran reales esos seres creados hace tantos siglos y que son conocidos como vampiros.

Y quizás sorprenda a muchos que las características fundamentales que debe poseer un vampiro como el odio a los ajos, la necesidad de sangre, colmillos afilados, manos y dedos largos y puntiagudos, protegerse del sol, etc.… si que son ciertos.


Algunas mentes escépticas del campo de la ciencia, han encontrando una explicación lógica y razonable que se acercaría mucho a lo que se creía que sufría el ser mitológico. Hablamos de la Porfiria, una enfermedad autoinmune.

Esta enfermedad genética y hereditaria es conocida con este nombre ya que las personas que la padecen viven en un cuerpo que no es capaz de sintetizar las porfirias, sustancias que junto con ciertos metales ayudan al metabolismo del organismo y a la hemoglobina. Debido a este motivo, distintos compuestos químicos se van acumulando en dientes, huesos y piel, y por la acción de la luz sufren reacciones químicas dando el resultado de la destrucción del tejido o material que se encuentra alrededor.

En un próximo artículo veremos más detalladamente los síntomas de esta extraña enfermedad.

La Guaxa, El Vampiro de la Tradición Asturiana


Sus víctimas, por lo general mujeres jóvenes y niños, languidecen lentamente sin que parezca existir una causa natural para ello. Los vecinos las ven pasar, cada día más pálidas, delgadas y ojerosas, y murmuran en voz baja: “Se la está comiendo la Guaxa”; aunque en realidad casi ninguno recuerda ya quién es la Guaxa, ni, mucho menos, qué se ha de hacer para detenerla.

Y, mientras, ella sonríe agazapada en su refugio diurno, tal vez una cueva o el tronco hueco de un árbol, con el estómago tibio de sangre ajena, sintiéndose agradecida por haber llegado a ser tan vieja que casi todos la han olvidado.

Sus hábitos son nocturnos, y se puede mover con mucho sigilo. Entra en las casas cuando nadie está despierto, a través de las rendijas de la puerta, el hueco de la chimenea o el ojo de la cerradura. Se acerca a la cama, y, sin que llegues a despertar, te clava su largo, afilado y único colmillo, y comienza a succionar tu sangre. Bebe solo un poco, pero volverá a la noche siguiente, y a la siguiente, hasta que ya no te quede ni una sola gota que merezca ser libada.

La Guaxa es vieja, muy vieja (“de los tiempos de Adán”, dice uno de los informadores del folclorista Ramón Sordo Sotres). Su aspecto es el de una anciana delgada, arrugada y encorvada, con la boca muy grande y ese largo colmillo sobresaliendo de su mandíbula superior. Algunos dicen que tiene ojos de búho, mientras que otros, más efectistas, afirman que en el fondo de ellos brillan chispas que parecen salidas del Infierno.

Su visión provoca terror a los que por casualidad la encuentran de noche en mitad del bosque, aunque en esas ocasiones no suele resultar peligrosa. Prefiere salir huyendo y se oculta o, como mucho, lanza una burla al caminante.

En algunas partes de Asturias se la asocia con la curuxa (la lechuza), ave nocturna cuyo canto es de mal agüero. Por ello y por su carácter vampírico Alberto Álvarez Peña piensa que podría estar relacionada con la Strix de la tradición latina.
La existencia de la Guaxa como tal (o, para ser más exactos de su mito) lleva siendo debatida por los folcloristas asturianos desde que Jove y Bravo la describiese por primera vez en 1897. Algo más de cien años después, en 1998, Sordo Sotres recoge el testimonio oral de un vecino del concejo de Nava que recuerda haber oído hablar a sus mayores acerca de la Guaxa, describiéndola de la misma manera que Jove y Bravo, como la maléfica anciana vampiro de un solo diente. Esto parece demostrar definitivamente que no se trata de un mito inventado o exagerado.

San Sebastián


San Sebastián fue soldado del ejército romano y del emperador Diocleciano, quien desconociendo que era cristiano llegó a nombrarlo jefe de la primera corte de la guardia pretoriana imperial.

Vida y leyenda

Nació en Narbona (Francia) en el año 256, pero se educó en Milán. Cumplía con la disciplina militar, pero no participaba en los sacrificios de idolatría. Como buen cristiano, ejercitaba el apostolado entre sus compañeros, visitaba y alentaba a los cristianos encarcelados por causa de su religión. Fue denunciado al emperador Maximiano, quien lo obligó a escoger entre ser su soldado o seguir a Jesucristo.

El santo escogió la milicia de Cristo; desairado el emperador, le amenazó de muerte, pero Sebastián, convertido en soldado de Cristo por la confirmación, se mantuvo firme en su fe. Enfurecido Maximiano, le condenó a morir asaeteado: los soldados del emperador lo llevaron al estadio, lo desnudaron, lo ataron a un poste y lanzaron sobre él una lluvia de saetas, dándolo por muerto. Sin embargo, sus amigos, se acercaron y al verlo todavía con vida, lo llevaron a casa de una noble cristiana romana llamada Irene, que lo mantuvo escondido y le curó las heridas hasta que quedó restablecido.

Sus amigos le aconsejaron que se ausentara de Roma, pero Sebastián se negó rotundamente. Se presentó con valentía ante el emperador, desconcertado porque lo daba por muerto, y Sebastián le reprochó con energía su conducta por perseguir a los cristianos. Maximiano mandó que lo azotaran hasta morir, y los soldados cumplieron esta vez sin errores la misión y tiraron su cuerpo en un lodazal. Los cristianos lo recogieron y lo enterraron en la Vía Apia, en la célebre catacumba que lleva el nombre de San Sebastián. Murió en el año 288.

Culto

El culto a San Sebastián es muy antiguo; es invocado contra la peste y contra los enemigos de la religión, y además es llamado "el Apolo cristiano" ya que es uno de los santos más reproducidos por el arte en general. Su fiesta se celebra el 20 de enero.

Representaciones

En las representaciones del primer milenario viste la clámide militar como correspondía a su cargo, y siempre imberbe. Durante el gótico, le vemos con armadura de mallas a la moda de la época, pero pronto aparece con el rico traje de los nobles palatinos de entonces y generalmente con barba. Desde ese momento es mucho más frecuente representarlo desnudo en el momento de ser asaeteado. El atributo antiguo es la corona de flores en la mano. El atributo personal, desde la Edad Media, es una saeta y el arco entre sus manos. Desde el Siglo XV los artistas han preferido presentarlo desnudo, joven e imberbe, con las manos atadas al tronco de un árbol que tiene detrás y ofreciendo su noble torso a las saetas del verdugo. Muchos artistas lo han pintado o esculpido, entre ellos cabe destacar la escultura de Alonso Berruguete situada en el Museo Nacional de Escultura de Valladolid y la pintura de El Greco llamada "El Martirio de San Sebastián" que es una de las obras más realistas de este pintor y actualmente se encuentra en el Museo Catedralicio de Palencia

Patronazgo

Desde antiguo, este Santo ha sido escogido en multidad de ciudades y pueblos como Patrón a causa de su condición de protector contra las Pestes y enfermedades. Así ha sucedido en ciudades como Huelva, Palma de Mallorca y San Sebastián o en la mayor parte la provincia de Málaga, donde es Patrón entre otras, de las localidades de Algarrobo, Alhaurín de la Torre, Alhaurín el Grande o Coín. Desde Europa, su devoción se extendió a Hispanoámérica, Asia y África.En la Republica Argentina se lo venera en la localidad de Las Ovejas en la Provincia del Neuquén, también en la localidad de Villa Pomán en la Provincia de Catamarca

domingo, 17 de enero de 2010

El Nacimiento de la Flor del Aire en Mendoza


Esta leyenda pertenece a la provincia de Mendoza, en la República Argentina, y cuenta el origen de una bellísima flor autóctona de la región.

Cuenta la historia que una indiecita huarpe subía uno de los cerros buscando abnegadamente a su madre, llamándola a gritos. ¿Dónde estaba la madre?, la que era una esbelta india huarpe, buena como la tierra. Hacía muchas lunas que esperaba a su esposo, un hábil cazador de guanacos, pero no había vuelto.

Ahora la madre yacía tumbada entre las piedras de un despeñadero. Nadie podía socorrerla, y ya en las cercanías de su muerte, rogó a Ten-ten que protegiese a su hijita de todo peligro. Y le pareció que la Divinidad había asentido. Entonces se quedó quieta para siempre, entregando su alma a Dios.

La pequeña se acurrucó debajo de un chañar, sobre una mata florecida de azaleas. La noche se llenaba de formas extrañas, de remotas quejumbres, de altísimas estrellas, de pisadas sigilosas. La indiecita se había adormilado. Por un momento, se acallaron las quejas, pero… Muy cerca de la niña rondaba sigilosamente una pareja de pumas. ¿Acaso el Gran Dios no había escuchado la súplica de la madre?

Pero los ojos de los búhos se agrandaron de asombro, allí, entre los matorrales, algo se movía. Era una procesión de puercoespines que rodearon el cuerpecito de la niña, cavaron un poco la tierra a su alrededor y se afirmaron en ella como champas.

Cuando los felinos intentaban acercarse, una tosca trinchera de púas se erizaba junto a sus patas, junto a sus hocicos. Por su parte, las chumberas arrojaban al momento sus higos belicosos y los cardones rígidos, la espinosa carnaza. En su refugio inesperado, la indiecita dormía soñando con su madre.

De pronto, una blancura lunar descendió sobre ella. Su tez se tornó blanca como la nieve de la sierra cercana. Su cuerpecito se fue haciendo cada vez más de nieve, cada vez más de luna. Y a su contorno y a sus pies se entrecruzaba un cerco de garfios tenaces.

Mientras, la Madre Tierra decía: ¡He aquí una nueva flor! El Padre Viento, exclamaba: ¡Yo la alimentaré, yo la sostendré! Los chañares la abanicaron con sus guirnaldas amarillas. La descubrió primero la calandria, y se lo comentó al colibrí, y ambos el cantaron al unísono.
Desde entonces, en las quebradas del monte, en los jarillales rústicos, la “Flor del Aire” surge como un lirio de nieve, como un copo de luna, en su abnegado trono de puercoespines. La Divinidad, porque es eterna, cumplirá eternamente su promesa.

La Leyenda Argentina del Cerro Punta Negra


Los huarpes desarrollaron sus vivencias en la mitad norte del actual territorio de la provincia de Mendoza en Argentina. Algunos de ellos habitaron la orilla del río Tumy, y es allí donde se genera esta leyenda; la leyenda del Punta Negra.

Los huarpes, aborígenes cazadores, recolectores y, según las circunstancias, agricultores; vivían en el Valle de Uco, a las orillas del río Tunuyán y de los innumerables arroyos que cruzan de oeste a este esas hermosas tierras. Desandaban los días mansamente, sin tener mayores preocupaciones, hasta que, en días aciagos, fueron alcanzados por hordas indígenas provenientes del poniente, del otro lado de la cordillera. Los pueblos fueron entonces arrasados una y otra vez, quemadas las cosechas, sus viviendas, raptadas sus mujeres y niños, muertos sus hombres de trabajo.

Cauén, hijo altivo de un cacique huarpe, cansado de tanto pillaje, de tanta injusticia, un día formó una tropa y partió rumbo al poniente, a la sierra andina, para buscar la solución al problema que vivía su gente. No encontraron a los bandidos, pero sí sus rastros, encontraron el paso por donde raudamente los malvivientes ingresaban al Cuyún y escapaban luego de cometer sus fechorías.

Prontamente decidieron levantar un muro en un punto en que la quebrada se angostaba lo suficiente. Piedra sobre piedra, arcilla y agua, piedras…. Levantaban más piedras, sin descanso, sin resuello, solamente pensando en la seguridad de la tribu que esperaba en el valle que Cauén encontrar la solución a tantos males. El trabajo era harto duro, los guerreros se sentían fatigados e hicieron un alto al llegar las sombras de la noche.

Cauén, haciendo un extraordinario derroche de esfuerzo, continuó con la labor. No le importaba la oscuridad ni el frío de la nieve cercana. Seguía y seguía, le bastaba para ello el sólo pensar en su gente y en todo lo que aquellos maleantes que llegaban a destrozar sus cosechas lpor aquél paso le habían hecho. El sol del amanecer mostró con sus rayos un nuevo muro: un cerro, que se apareció a la vista de los guerreros. ¡Es Cauén!. Sí. Su negra cabellera semejaba rematar el cerro. Así lo atestiguaron los huarpes de la caravana.
Cauén no apreció. Se fue con la luna. Cauén se transformó en el nuevo Cerro que, desde entonces protegió a los huarpes de los maleantes transcordilleranos. Desde entonces, el Cerro Punta Negra – tal como era la cabellera de Cauén – dominó los altos e impidió pasar las hordas asesinas.

La Casa del Pino, Leyenda Argentina


En Argentina, en la vieja Mendoza achaparrada, provincia ubicada en el centro oeste de Argentina, nació la leyenda de “La casa del Pino”. La Cañada era un lugar al que, mansa y habitualmente, iban a descansar los laguneros venidos de las lagunas de Huanacache, luego del largo transitar trayendo hacia la ciudad los productos de la tierra y el agua que ellos vendían a las familias asentadas en el incipiente caserío.

Los cantos, dichos y contares eran el marco propicio para el descanso luego de la larga jornada y como preludio para que, al día siguiente, comenzara el sempiterno regateo por las frutas, verduras, cestos de totora y los preciados peces que eran traídos desde las lagunas. Un pino enhiesto servía de natural refugio a los indios huarpes que llegaban desde la tierra de Lavalle, uh distrito colindante.

Hasta a estas tierras llegó la cacería de brujas que se había iniciado con tantas aguas de distancia. Un buen día, una mujer venida hasta esas tierras desde Castilla fue sentenciada a morir colgada de aquel pino por cuanto fue acusada de diabla y bruja. Aún cuentan lo pobladores, que han mantenido la memoria colectiva por medio de sus narraciones orales dictadas por los viejos de las tribus y transmitidas de generación en generación, que al momento de ser ahorcada, Brunegilda – ese era su nombre – profirió extraños, horrendos y guturales gritos que no sonaban humanos, y juró vengarse aún después de muerta. Así murió, ahogada por el cáñamo mortal de la justicia, pero volvió con más fuerza en sus brujerías.

En las noches oscuras, vestida de intenso blanco se aparecía a quienes transitaban el lugar y los hechizaba con sus conjuros misteriosos y secretos. Enamoraba a los hombres y hacía que se ahogaran en el remanso de las aguas sin que nadie pudiera explicárselo. Sin embargo, rehuía de aparecerse a las mujeres de las tribus que pasaban por aquellas tierras de noche, quizá, por aquella que dicen que toda mujer posee una poderosa hechicera en su interior.

Mientras, con el correr de los años, el verde ramaje del pino fue mostrando poco a poco, entre sus ensombrecidas ramas, la silueta de una hermosa mujer, vestida de blanco. Es la “bruja diosa”, como la llaman los lugareños, y a ella se le ofrendaban las más diversas promesas en agradecimiento por favores recibidos.
Mientras tanto, la casa del pino – así se llamaba a la vivienda que estaba en las cercanías – sigue siendo motivo de misterios, de duendes, de fantasmales figuras que recuerdan a aquella bruja castellana que se atrevió a desafiar la autoridad de entonces.

Amelia Earhart, Una Mujer de Leyenda


Cuentan que Amelia Earhart, nacida en Kansas el 24 de julio de 1897, vio un avión por primera vez cuando tenía 10 años. Pero cuentan también que el estado de dicho avión era tan lamentable que en absoluto se sintió impresionada. Fue años más tarde, en el año 1920, cuando visitó una exhibición aérea y se quedó fascinada con lo que allí pudo ver y sentir. Desde ese día ya no pudo pensar más que en volar…

Amelia era una mujer de fuerte carácter, de decisión, nada convencional teniendo en cuenta cómo se comportaban las mujeres en su época, lo limitadas que estaban por la sociedad. Además, admiraba a otras mujeres que habían realizado grandes proezas. De hecho, incluso tenía un álbum personal en el que pegaba recortes de noticias sobre heroínas que alcanzaban grandes logros en campos aún monopolizados por hombres.

Y quizás en un ansia por seguir su ejemplo, en 1921 comenzó a dar clases de vuelo y antes de que finalizara el año ya se había comprado un avión para ella sola, un pequeño avión de dos plazas de color amarillo brillante al que bautizó como “Canarias“. Con este aparato estableció su primer récord: fue la primera mujer que subió hasta los 14.000 pies de altitud.

Pero lo más emocionante llegó en Abril de 1928, cuando le propusieron cruzar el Atlántico como parte de un gran proyecto.

No se lo pensó dos veces y aceptó. Formó entonces parte de un equipo de vuelo junto a otro piloto, Wilmer Stultz y al mecánico Louis E, y conoció en estos días a quien después sería su marido, George Putnam. Una vez todo estuvo listo, comenzaron partiendo del puerto Trepassey, en Terranova, y volaron hasta Burry Port, en Gales, tardando unas 21 horas. Cuando regresaron a EEUU ya eran considerados héroes nacionales.

Desde entonces Amelia ya no se dedicó sino a volar…

En 1931 se casa con George y ambos forman un equipo de calidad. Pronto surge en ellos la idea de que Amelia cruce de nuevo el Atlántico, pero esta vez en solitario. De hecho, en 1932 realizaron un intento, pero multitud de problemas fueron surgiendo y tuvieron que abortar el vuelo mientras sobrevolaba Irlanda, así que no pudo llegar a su destino, París. Aún así, recibió una condecoración de parte del Congreso de los EEUU por su valentía.

Fué en 1935, concretamente el día 11 de enero, cuando logró cruzar en solitario otro océano, el Pacífico, volando desde Honolulu hasta Oakland, en California. Poco después volaría desde la México capital hasta Newark, en Nueva Jersey. Su popularidad y la admiración que despertaba era ya inmensa.

En 1937 se propuso llegar más allá; se propuso ser la primera mujer que diera la vuelta al mundo en su avión. Y así comenzó su última aventura conocida… El 1 junio, y junto a su asistente en vuelo Fred Noonan, partió desde Miami. El 29 de junio ya estaban en Lae, Nueva Guinea, y el próximo destino era la casi diminuta isla Howland, situada al sureste de Honolulú. La dificultad estribaba ahora en no perderse, en seguir el camino correcto hacia esta isla para poder repostar. Amelia estaba en contacto continuo con los guardacostas, diversos buques de los EEUU se habían situado en alta mar para indicar la ruta a seguir, pero las condiciones meteorológicas no parecían acompañar.

Aún así partieron. El día 2 de julio despegaron hacia la isla Howland. En principio la comunicación con el guardacostas americano Itasca sí que se produce pero luego algo falla y se interrumpe. El último mensaje que se escucha de ella es que el combustible se está agotando, que no localizan las referencias a seguir y que van volando a sólo 1000 pies de altitud. Después ya no hubo sino silencio.

Una macrooperación de rescate se puso en marcha inmediatamente, pero todo fue en vano. Amelia Earhart, su compañero y su avión se perdieron sin dejar rastro alguno. El 19 de julio se canceló definitivamente la búsqueda, muy al pesar de todos aquellos que participaron en ella y de los miles de admiradores de la gran heroína.

Al año siguiente se construyó en la isla Howland un faro dedicado a Amelia Earhart y, aún hoy en día, son muchos los apasionados aventureros que recorren tierra y mar buscando algún indicio que les ayude a encontrar los restos del aparato caído y a entender qué fue lo que pasó.

Entre las teorías que han surgido durante estos años se encuentra la de que el Itasca no hizo bien su trabajo y Amelia perdió el rumbo, o la de que aterrizó en alguna isla deshabitada de la que ya no supo como salir por falta de combustible, o incluso la de que los japoneses la “secuestraron” en el aire y la condujeron hasta Saipan, donde después la encarcelaron. También hay quien asegura que volvió a los EEUU de incógnito para poder vivir así en el más absoluto de los anonimatos.
¿Sabremos algún día qué ocurrió en realidad con Amelia Earhart?

El Misterio del Ultimo Vuelo de Amelia Earhart


A principios del siglo XX, la aviación era una asombrosa y a veces temeraria aventura. En 1908, cuando Amelia Earhart vio por primera vez un avión que se elevaba entre las nubes, quedó fascinada. Amelia Earhart fue pionera en el nuevo mundo de la aviación y e 1932 pasó a la historia como la primera mujer que cruzó el Océano Atlántico en un vuelo solitario.

Amelia Earhart nació en Atchison (Kansas) el 24 de julio de 1897. En 1908 vio volar un avión por primera vez; los hermanos Wright habían conseguido volar un avión por primera vez en 1903. Earhart fue enfermera voluntaria durante la primera Guerra Mundial, y más tarde asistió a la Universidad de Columbia; pero su verdadera pasión era volar. Abandonó sus estudios para poder trabajar y costear las lecciones de vuelo.
Aprendió a volar en Los Ángeles, y en 1928 se convirtió en la primera mujer que voló a través del Océano Atlántico. Voló con Wilbur Stuntz y Louis Gordon, el avión se llamaba “Amistad”.

Escribió un libro sobre su vuelo y más tarde se casó con su editor, George Putnam.

En 1932 cruzó sola el Océano Atlántico en un solo vuelo. Comenzó a conocérsela como la “Primera Dama del Aire”. Fue la primera mujer que recibió la Gran Cruz de Vuelo, y la primera que voló desde Honolulú, Hawaii, hasta EEUU. Fue la primera, también, en volar de una punta a la otra de los Estados Unidos. En 1937 intentó dar la vuelta al mundo. Era su mayor ambición. Fred Norman fue su copiloto. Volaron en un bimotor Electra Lockheed 10 – E.

El primer intento de Amelia Earhart por dar la vuelta al mundo casi terminó en tragedia. Reventó un neumático cuando el avión carreteaba y quedó seriamente dañado. Una vez reparado su Electra, partieron de Miami rumbo al Este la mañana gris del 12 de junio de 1937. Su avión estaba bien provisto con balsas de goma y otros dispositivos de seguridad: el equipo suficiente de supervivencia para enfrentar cuasi cualquier eventualidad.

Earhart voló rumbo Sudeste desde Miami hasta Sudamérica, luego siguió hasta África, de allí fácilmente llegó a la India y cruzó hasta Batavia. Antes de arribar a Honolulú, la Isla Howland sería la última escala; un punto minúsculo e el océano, difícil para cualquier piloto. El 2 de junio de 1937, el guardacostas norteamericano de la isla recibió este radiomensaje: “Debemos estar sobre ustedes, no podemos verlos, estamos agotando el combustible, no podemos comunicarnos por radio…”

El avión desapareció cuando completaba la penúltima etapa antes de concretar en California. En los días siguientes tuvo lugar una de las más grandes búsquedas dela historia. Participaron hombres, barcos y aviones de tres naciones, así también aviones japoneses. El operativo costó U$D 1000000.

Algunos pensaron que los japoneses les dispararon creyendo que se trataba de una misión secreta espía, otros creen que se hallaban en un vuelo experimental en una misión extraordinaria al retornar a los Estados Unidos cambiaron de identidad. Otros opinan que se quedí sin combustible sobre el Océano Pacífico.

Algunas personas todavía están investigando el caso. ¿Qué le sucedió a Amelia Earhart? Desde hace más de 72 años y aún no hay ningún indicio que determine la suerte corrida por Earhart, el piloto Noonan y el avión…

Onis, Demonios Japoneses


Toda cultura posee su colección privada de monstruos y la mitologia japonesa no es la excepción. En Japón, los Onis son las criaturas que representan a los demonios u ogros occidentales y son personajes populares en el arte japonés.

Generalmente, los onis son representados con formas antropomorfas, si bien gigantes, con garras y colmillos afiladas, muy velludos y con dos cuernos en la cabeza; algunas veces se los han mostrado con muchos ojos y dedos. Su piel puede ser roja, azul, negra, rosa y verde, pero su bestial apariencia resalta más aún por las pieles de tigre que suelen vestir y los garrotes llamados kanabō que alzan en sus manos, simbolizando a la vez la fuerza.

La mayoría de los onis representan las fuerzas malignas que causan las desgracias, roban las almas y a personas inocentes. Pero existen muchos tipos de onis. Se dice que los cuernos les producen un gran dolor, y por ello, los de un solo cuerno son más traviesos, mientras que los de dos son más violentos. Además los onis poseen habilidades extraordinarias, como una fuerza sobrehumana que les permite mover cosas grandes y pesadas, hasta provocan rayos, tormentas y otros desastres naturales. Algunos hasta cuentan con la capacidad de asumir forma humana y/o animal.

Si bien la mayoría de los onis se dedican a roban, destrozan y aterrar a las personas, estos seres no son malvados por naturaleza. Incluso se dice que pueden ayudar a los humanos en apuros. También pueden lucir grandes, feos y tontos, pero llegar a ser más astutos de lo esperado.

De todas formas, la mayoría son invisibles al ojo humano y sólo los adivinos, las sacerdotisas y las personas con poderes extrasensoriales pueden detectarlos. Algunas fuentes los hacen aparecer montados en una carreta en llamas para apoderarse del alma de un malvado antes de morir. Y pese a su aterrador aspecto, suelen participar en historias cómicas en las que se les ridiculiza.

El Significado De Los Siete Arcángeles


Después de la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, ellos Son los reyes del Universo. No existe otro poder tan grande como el de los Arcángeles, son los representantes directos de Dios. Son llamados en otras culturas, los constructores del Orden Universal, los Arquitectos del Universo, Los Siete Iluminados, etc., Tienen diferentes misiones, y definidos son sus reinos.

La palabra Arcángel se compone de un elemento prefijal que entra en la formación de palabras de origen griego con el significado de jefe, ser superior; archimandria en su adaptación romance tambien toma la forma arce, arci, archi, arc, arz, arcediano, arcipreste, arcángel, arzobispo, o bien la forma arqui: arquitectura, arquidiócesis. La palabra ángel, deriva tambien del griego "aggelo" por lo que la conjunción del elemento prefijo y la palabra ángel resulta Arcángel, el cual significa "príncipe", "principal", "ser superior", o Príncipe de los Ángeles

Los augustos Siete Iluminados por la luz de la Trinidad. Fueron ellos quienes elaboraron los mundos a las ordenes de Dios Padre. Son los Siete Misteriosos que todas las culturas mencionan con diferentes nombres. Se los denomina en India Los Siete Hijos de Aditi, tambien en otros sitios de oriente son los llamados Siete Espíritus en el Sol. En el Cristianismo y el Islam son los Siete Grandes Arcángeles.

Si bien son entidades de gran poder en espíritu, tienen a su cuidado el orden de los planetas y estos constituyen su reino, pues los 7 grandes planetas están regidos por ellos. Los planetas serian la forma exterior de su poder y algunos componen nuestro sistema solar. Pero la naturaleza real es que son los Poderosos Hijos de Dios.

Antiguamente, se reconocía que alrededor de los 7 Poderosos Hijos de Dios giraban las 12 Jerarquías Creadoras o los 12 grandes genios, que son las 12 Constelaciones del Zodiaco, de allí el basamento de la astrología mística.

El mundo fue evolucionando y cambiando sus concepciones duales de cuerpo y espíritu para quedarse solamente con lo que la ciencia moderna puede ofrecer y que es una concepción materialista carente de espíritu, por eso hoy en día no puede compararse la ciencia con la religión, ni enfrentarlas, buscarle el sentido si no se toma en cuenta que la ciencia en su afán de progresar desposeyó de todo sentido espiritual a toda cosa que estudiara. La ciencia no tiene espíritu, ese es el gran error de nuestros días. Tratar de encontrarle una explicación puramente racional a ciertos hechos espirituales es desnudar verdades para quedarse con un elemento vacío, siendo que es el espíritu que inunda e infunde poder al objeto estudiado o visto.

Por muchos años no se tomo en cuenta la verdad de los Ángeles, la historia reciente en películas e historias de ciencia ficción los evoco nuevamente y revivió su fe, pero tambien agiganto ciertas fantasías y alimento la imaginación de las personas con datos incorrectos y se trato de transferir ciertas dudas humanas a la dimensión angelical, como por ejemplo decir que los ángeles no tienen sexo, o que son todos femeninos o todos masculinos. En verdad, hay cuestiones que por simple deducción podrían asimilarse muy simplemente cuando no se conoce directamente y por experiencia propia una realidad.

Mirar el mundo desde el punto de vista tan solo material o ver solamente el aspecto físico del fenómeno que es el universo sin tomar en cuenta el espíritu que los anima a ver, es un fracaso para el conocimiento del ser humano que egoístamente cree ser la única entidad animada de alma para reconocer su alrededor, Si se tomara en cuenta que el espíritu esta presente en todo, entonces el saber adquiriría un matiz mas claro y el camino seria mas recto para llegar a los misterios mas profundos a los que el humano siempre deseo llegar, pero si cuando llegue a ciertos umbrales los despoja de su sentido espiritual y cree que por haber descubierto algo antes inexplicable, ahora se convierte en algo mas de su dominio exclusivo, entonces, sus pasos ya no le conducen adelante, sino que vuelve hacia atras una vez mas, pues esta dicho que el ego no triunfara sobre el espíritu. Mientras el ego humano quiera montarse sobre el mundo como su regidor, no habrá evolución posible ni tampoco la rueda girara a su favor.

Los santos no tienen ego, pero no carecen de fuerza o personalidad. Su presencia se hace sentir en todo momento, tanto en la tierra, como aun después de haber partido.

Los Arcángeles están cerca y siempre lo han estado. Es hora de mirar el cielo, sea de día o de noche, ellos están allí, entre las nubes o en las estrellas, sus espíritus brillan reflejando la luz divina. Orar a Dios es una perfecta manera de conocer a los ángeles.

Arcángeles

Arcángel Chamuel: (Camel , Samael) Significa el que ve a Dios.
Protección Contra envidias y celos, protege a los enamorados.
Problemas de amor, amistad, tristeza, justicia. Brinda apoyo a personas que se sienten solas y con falta de amor, propicia el reencuentro de parejas.

Arcángel Uriel: Significa fuego de Dios o luz de Dios. Sus virtudes son paz, armonía, provisión material, canaliza la energía de la abundancia y es proveedor de gracias espirituales y terrenales. Su cualidad es generar estabilidad y abundancia.

Arcángel Gabriel: Significa Dios es mi fuerza. Protección de embarazos, reúne y pacifica a las personas distanciadas, ayuda a alcanzar logros personales, protege y ayuda en los exámenes. Es un mediador privilegiado.

Arcángel Miguel: Significa el es como Dios. Protección de caminos, negocios, casas; incansable luchador para alcanzar la paz. Cuando nos acercamos a el los llenara de optimismo y recibirán su energía. Su cualidad es la protección.

Arcángel Rafael: Significa Dios que cura o medico divino. Ángel de la vida, cura enfermos de males espirituales y dolencias. Es considerado el medico celestial. Sus cualidades son la humildad, el apoyo, la seguridad y el sostén que Rafael concede a todos aquellos que lo requieren.

Arcángel Jofiel: Significa luz de Dios, sus cualidades son brindar claridad, iluminar, estabilizar, proteger y liberar de vicios y situaciones, para poder alcanzar la paz y el entendimiento entre las personas cuando nos acercamos a el, obtenemos su energía y fuerza para resolver.

Arcángel Zadkiel: Significa justicia de Dios, es el arcángel protector de los niños, los ilumina para que tengan bienestar y alegría, promueve nuestra capacidad de perdonar, de arrepentirnos, su misión es acercar a la humanidad a Dios.

miércoles, 13 de enero de 2010

Galatea en la Mitología


En la mitología griega encontramos dos mitos que tienen como protagonistas a Galatea, aunque no se trata de la misma. La más reconocida es la que robó el corazón del cíclope Polifemo y acabó en tragedia.

En el año 275 a. C., el poeta griego de Sicilia Teócrito, dedicó dos poemas al amor de Polifemo hacia Galatea. Cuenta que ella era una nereida, hija de Nereo y de la ninfa Toosa; una joven de gran belleza que habitaba cerca de Sicilia. El cíclope Polifemo se enamoró de ella, pero su amor no era correspondido, pues el corazón de Galatea latía por el bello Acis, un pastor siciliano, hijo del dios Pan y una ninfa.

Ambos eran amantes y una noche, mientras se encontraban descansando a la orilla del mar, Polifemo los descubrió. Invadido por los celos, el furioso gigante de un solo ojo le lanzó una enorme roca a Acis y lo aplastó. Completamente devastada, la pobre Galatea acudió a los dioses, quienes convirtieron la sangre de Acis en un río de límpidas aguas que hasta hoy lleva su nombre. Algunas versiones del mito comentan que luego de la tragedia, Galatea correspondió a Polifemo y de su unión nacieron Gálata, Celto e Ilirio.

También se cuenta que Galatea pertenecía en cuerpo, alma y corazón al imponente Polifemo, pero Acis fue quien se enamoró de ella, y cuando el cíclope lo supo, intentó matarlo lanzándole unas rocas. Para poder huir, y antes de que lo pudieran alcanzar, el joven se transformó en río y así evitó la tragedia.

Otra leyenda cuenta que Galatea se llamaba la estatua erigida por Pigmalión, rey de Chipre. Éste vivía en soledad, lejos de cualquier mujer, hasta que un día comenzó a esculpir una estatua de mujer de hermosos rasgos, tan hermosas que se enamoró de ella.

Durante una celebración en honor a la diosa Afrodita, Pigmalión suplicó a la diosa que le concediera vida a su amada de marfil, pero ésta le respondió con una señal que el rey no compendió y regresó a su casa. Decepcionado, contempló la estatua durante horas y luego la besó. Allí Pigmalión ya no sintió los fríos labios de marfil. Volvió a besarla y la estatua cobró vida, enamorándose perdidamente de su creador. La diosa Afrodita terminó de complacer al rey concediéndole a su amada el don de la fertilidad.
De esa unión nació Pafo, que dio su nombre a la isla de Pafos.

El Mito de Apolo, El Dios de las Profecías


Según la mitología griega, Apolo (al que los romanos llamaron Febo), era fruto de la unión entre Zeus y Leto, hija de un titán. Hermano mellizo de Artemisa, diosa virgen y cazadora, era joven y apuesto y está representado por la imagen de un muchacho imberbe cuya frente está adornada con una corona de laurel y en cuyas manos se encuentra una lira (que le fue regalada por Hermes) o una cítara.

Subido en el carro dorado del Sol, que era tirado por cuatro espléndidos caballos blancos, recorría el cielo. Por ello, también se le asocia, incluso se le considera, como dios del Sol. Sin embargo, pesar de su juventud, belleza y majestuosidad, Apolo no fue afortunado en el amor.

El dios Apolo era un gran defensor de la música y de la poesía, y solía aparecer acompañado de las Musas, y también del deporte y de la ganadería (luego descubrirás que fue pastor en su época de destierro entre los mortales). Además, Apolo poseía el don de transmitir el don de la clarividencia a otros, y así hizo con Casandra. También se le atribuía el poder de curar, aunque fue su hijo, Asclepio, el que fue considerado como dios de la medicina.

Aparte de por ser uno de los descendientes directos del gran Zeus, Apolo, dios de la profecía, es conocido por los famosos y transitados oráculos que en su nombre funcionaban en la Antigua Grecia. Oráculos como el del Delfos, que es el que más relevancia ha conseguido a lo largo de la Historia. Por cierto, se convirtió en dios de este santuario situado en las montañas del Parnaso tras matar a Pitón, serpiente temida y legendaria.

Apolo fue considerado un dios equilibrado y templado en ocasiones, pero en otras se manifestó como tiránico y despiado, como cuando convirtió a Dafne, una ninfa, en árbol, tras enamorarse de ella cuando lo alcanzó una flecha de Eros, el dios del amor. Ella lo rechazó y él la castigó de esta manera. También se cuenta que violó a Creusa, hija de Erecteo, rey de Atenas, dejándola embarazada. Tiempo después ésta abandonaría al hijo nacido, Ion, en el templo de Delfos sin que Apolo supiera que era el padre (dato curioso teniendo en cuenta su elogiado poder de clarividencia).

Un suceso importante terrible en la historia de Apolo vino marcado por su progenitor, Zeus. Este ordenó a unos cíclopes que acabaran con la vida del hijo del bello dios, Asclepio, y así lo hicieron. Enterado Apolo, e inmenso en una ira descontrolada, mató a su vez a los cíclopes. Entonces Zeus intervino de nuevo y desterró a Apolo al mundo de los mortales, en donde tuvo que vivir como uno de ellos, sufriendo de todo cuanto sufrían ellos. Fue en este periodo cuando trabajó como pastor para Admeto, el por entonces rey de Tesalia, y se convirtió en defensor del ganado.

miércoles, 6 de enero de 2010

Que son Los Dhampir - Mitad Vampiros


Los Dhampir

La existencia del vampirismo tiene muchos mitos y leyendas en diferentes culturas, pero su más extenso representante se encuentra en el folclor rumano. Donde las historias hablan de los deseos carnales de los vampiros y los hijos que nacen de sus relaciones con mortales, los dámper una especie hibrido producido entre un vampiro y un humana. Son engendrados por una madre humana tras un contacto sexual con un padre vampiro, según la mitología no puede darse el caso contrario porqué para traer vida se necesita estar vivo, en otras palabras las vampiresas son estériles. Por ello los dhampir heredan varios aspectos de sus padres.

Naturaleza y Descripción

La etimología de la palabra dhampyr proviene del idioma albano o proto albano cuyo significado se traduce como: “beber con dientes”. El sexo del híbrido vampírico determinaba su nombre, dhampir o dhampyr si es masculino y dhampiresa si es femenino. De acuerdo con las tradiciones de los Balcanes, los vampiros sienten gran deseo por las mujeres humanas, por ese motivo suelen regresar para hacer el amor con sus antiguas esposas o con las mujeres que amaban o cortejaban mientras estaban vivos.

Esta práctica tuvo serias repercusiones, debido a las tradiciones del folclor de los Balcanes, las cuales dice que el vampiro gustaba de mujeres jóvenes y vírgenes. Hubo un caso que una viuda Serbia estaba embarazada y acusaba a su difunto marido.

Se dieron casos de muchos hombres en Serbia que se hacían pasar por vampiros para acostarse con las mujeres que deseaban. Situaciones similares se presentaron en diferentes partes de Croacia, donde hombres desconocidos llegaban a pequeñas aldeas.

Según la leyenda los dhampir son reconocidos por tener grandes cabezas y cabello negro oscuro, se dice que no poseen sombra. En el folclor de Bulgaria son descritos como seres sucios con narices pequeñas y cuerpos blandos, hay rumores de que no tienen huesos y uñas. En su espalda presentan una marca profunda, la que de acuerdo con las leyendas es una cola.

Otras creencias describen a los dhampir con aspecto humano, sólo su fuerza, velocidad y su capacidad para detectar vampiros les delatan, aún en estas creencias se les describen como seres solitarios que no se adaptan ni a la sociedad humana ni a la vampira.

Las supersticiones de los Balcanes dicen que los dhampir tienen la habilidad de destruir a otros vampiros, puesto que heredan los poderes de su progenitor sobrenatural sin sus debilidades. Por esta razón los dhampir son respetados cazadores de vampiros y otros seres místicos que habitualmente trabajan como mercenarios de pueblo en pueblo.

Mitad humano, mitad vampiro

El nacimiento de un dhampir es un evento de dos caras, los humanos que lo crían saben que se arriesgan al hacerlo pues podrían sufrir la furia de los vampiros, pero lo hacen para producir un guardián y cazador de vampiros. Mientras los vampiros temen sus nacimientos y son vistos como un mal presagio, las relaciones con humanas están castigadas por los suyos.

Las tradiciones en los Balcanes hablan sobre las habilidades y poderes que los dhampir poseen. Pueden ver y detectar a los vampiros incluso cuando estos parecen invisibles, este poder es único de los dhampir y no puede ser enseñado. Los dhampir también poseen fuerza, agilidad y velocidad superior, destrezas que le permiten moverse rápidamente incluso durante el día gracias a su lado humano, sin embargo poseen la insaciable sed de sangre de su herencia vampírica, dependiendo de la cultura esta sed puede ser controlada o saciada con sangre de animal, sin embargo siempre tienen que luchar contra su naturaleza.

Las habilidades innatas de los dhampir los convierten en líderes de cualquier cacería contra vampiros. Entre los métodos más usados esta la estaca por el corazón, lo que paraliza al vampiro y le permite al cazador cortar la cabeza. Las balas de plata le hacen más daño al no muerto que las balas regulares, se cree que la pureza del metal quema la piel del nosferatu. En las tumbas de los vampiros se hacia un ritual en el que se tocaba coronas de plomo, para evitar que el vampiro se levante. En el caso de que un dhampir no pudiese vencer a un vampiro, el dhampir tiene la habilidad para ordenarle que se retire sin ser atacado.

Los dhampir suelen actuar como mercenarios cazando vampiros a cambio de un precio, la cantidad de dinero puede variar, también se le paga con alimentos, ropa, ganado e incluso mujeres.

Según algunos indicios personas afirmando ser dhampir trabajaron hasta 1959 en la región del Kosovo, años después volvieron a aparecer como charlatanes que se ganan la vida engañando pequeños pueblos.

Falsos Dhampir y estafadores

En montes de Cárpatos se encontraban muchos estafadores que viajaban de aldea en aldea diciendo que eran dhampir y que eran criaturas espirituales y sólo ellos podían ver el mundo de los espíritus. En ocasiones elaboraban “espectáculos” donde peleaban con una criatura invisible hasta que era “atrapado” en un envase de bronce. Debido a que los habitantes de los pueblos son personas supersticiosas y estos eventos sobrenaturales no eran comprendidos, los falsos dhampir esperaban a que hubiese una muerte en el pueblo para acercarse. Y hacían creer que el muerto merodeaba por la villa como un muerto, los dhampir decían que estas criaturas se alimentaban de la fuerza vital de los individuos y no de la sangre. Una vez que el miedo y angustia se esparcía por la villa el dhampir acudía al rescate.

La ficción y los dhampir

Tal vez los dhampir más conocidos hoy en día proviene de la popular serie de novelas japonesas del autor Hideyuki Kikuchi. La historia habla sobre un dhampir llamado “D”, quien viaja por una tierra destruida por la guerra peleando contra la nobleza, quienes son los vampiros. Historia que ha sido adaptada al anime, donde se revela que “D” es referido como el hijo del rey vampiro Dracula.

Sin embargo también esta Alucard Farenheit Tepes, el hijo del Conde Dracula en la conocida serie de video juegos Castlevania. Alucard, cuyo nombre es Dracula al revés, pelea de lado de la familia Belmont, expertos cazadores de vampiros, cuyos descendientes han combatido por siglos.
Otro de los ilustres dhampir y probablemente el más internacional es Blade, el personaje mitad humano mitad vampiro interpretado por Wesley Snipes en las tres películas del mismo nombre. Este personaje nació mitad vampiro justo antes de morir su madre en el parto (posteriormente se descubre que se convirtió en vampiresa), por lo que corría por sus venas la sangre maldita, en la película el vampirismo es provocado por un virus.

Extraña Criatura en Metepec


La siguiente criatura apareció capturada en una trampa para ratas en una finca ubicada en Metepec, México. Según el testimonio de las personas que trabajan en dicha finca, suelen tener ratas merodeando por el lugar, por lo que es habitual que coloquen trampas para controlar la plaga. Sin embargo, en ésta ocasión la trampa capturó un ser de características humanoides, el cual sorprendió enormemente a las personas que lo han encontrado por su singular anatomía, la cual es totalmente desconocida.

Desafortunadamente, cuando fue encontrado el ser en cuestión atrapado en la trampa, fue, según el testimonio de los trabajadores de la finca, sumergido en un curtidor de cueros sin prestarle demasiada atención, práctica que realizaban habitualmente con las ratas que son atrapadas. La sorpresa fue al día siguiente cuando al sacar la trampa del curtidor se encontraron con éste extraño ser momificado.
Una de las personas que encontraron el ser momificado es veterinario, y él no ha podido realizar ningún juicio acerca de la naturaleza de éste extraña criatura, sin embargo una teoría muy difundida es que podría tratarse de un pequeño mono momificado.

Carla Moran un Caso Paranormal que Asombró al Mundo.


Carla Morán vivió por muchos años una aterradora historia paranormal que fue objeto de estudio de científicos e inspiró una película que recorrió el mundo.

Nadie tenía más miedo a la noche como Carla Morán, cuando se encontraba en medio de sus sueños, alguien, un ser extraño, invisible dotado de una fuerza enorme, entraba en su habitación, la tocaba y la violaba de una forma brutal que le dejaba marcas en todo el cuerpo.

Las huellas de ese ataque eran físicas y psicológicas, cada día que pasaba era un tormento para ella, entonces decidió buscar ayuda, pero los médicos nada podían hacer por ayudarla.

Buscó a un científico de la Universidad de California, departamento de parapsicología.

Corría el año 1974 cuando el Dr. Barry E Taff se hizo cargo del caso de Carla Morán viéndolo al principio como una manifestación de esquizofrenia, pero cuando vio las marcas que dejaban en su cuerpo esa entidad invisible, se asombró y tomó mayor interés en investigar el caso, siendo siempre su posición de escepticismo. Buscó la ayuda del un especialista en hipnosis llamado Kerry Gaynor para que se encargue de buscar en la parte inconsciente de Carla con la finalidad de buscar algo que les sirva para la investigación sobre lo que sucedía.

Decidió ir al lugar de los hechos para ver directamente los fenómenos que manifestaba Carla, se entrevistó con sus hijos y varios testigos de los hechos.

¿Quien era Carla Morán?

Era una mujer viuda con hijos jóvenes que vivía en Culver, luego de los exámenes practicados se diagnosticó que era una mujer normal sin algún tipo de problemas mentales.

El Dr. Taff se instaló en la casa de la víctima del extraño ser, pero no iría solo, sino que todo un equipo de fotógrafos, sicólogos y psiquiatras lo acompañaron, velaron el sueño de Carla y fueron testigos de los gritos con los cuales se despertó Carla.

En medio de una crisis nerviosa les decía a los presentes donde se encontraba el ser que le hacía daño, en ese momento le tomaron fotos a la zona donde ella indicaba, se guarda una foto donde se aprecia luces alrededor de Carla.

Ante el hecho de ser testigos y comprobar los ataques de ese ser extraño e invisible, los científicos le pusieron del nombre de “El Ente” y decidieron abrir un nuevo campo de investigación en los hechos paranormales.

Sobre Carla Morán se supo que ella se trasladó a otra ciudad para buscar tranquilidad, pero el Ente la siguió hasta su nueva morada y la atacó pero dejando espacios de tiempo largos para luego desaparecer completamente de su vida. Lo último que se supo es que falleció a causa de un cáncer.
La historia de Carla Moran fue llevada al cine y tuvo mucha acogida sobre todo al saber que se trababa de un caso de la vida real.

Reyes Magos


Los Reyes Magos (también conocidos como los Reyes Magos de Oriente) es el nombre por el que la tradición católica denomina a los visitantes (tres según la consideración más extendida) que, tras el nacimiento de Jesús, habrían acudido desde países extranjeros para rendirle homenaje y entregarle regalos de gran riqueza simbólica: oro, incienso y mirra.

Estos "magos", según la creencia Católica, eran representantes de religiones paganas de pueblos vecinos y por eso ve en el Evangelio, las primicias de las naciones que acogen, por la Encarnación, la Buena Nueva de la salvación.

En algunos países (normalmente hispanohablantes) existe la tradición de representar a los reyes trayendo los regalos que los niños les han pedido en sus cartas durante la noche anterior a la Epifanía. Pero en otros países se le llama "Pesebre" a toda esta representación.

La palabra “Mago”, proviene del elamita (Ma-ku-ish-ti) que pasando por el persa (Ma-gu-u-sha) y por el acadio(Ma-gu-shu)[2] llegó al griego como Μαγός (Magós, plural: μαγοι, magï) y de ahí al latín Magi (Cf. Magíster) de donde llegó al español. Eran los miembros de la casta sacerdotal medo-persa de la época aqueménide y durante todo el reinado de Darío el Medo (521-486 APVM)(Para otras connotaciones, véase: otras interpretación abajo en este mismo artículo).

La figura católica de los Reyes Magos tiene su origen en los relatos del nacimiento de Jesús, algunos, fueron integrados de los evangelios canónicos que hoy conforman el Nuevo Testamento de la Biblia. Concretamente el Evangelio de Mateo es la única fuente bíblica que menciona a unos magos (aunque no especifica el número ni el título de "Reyes") quienes, tras seguir una supuesta estrella, buscan al «Rey de los Judíos que ha nacido» en Jerusalén, guiándoles dicha estrella hasta Jesús nacido en Belén, y a quien ofrecen ofrendas de oro, incienso y mirra. Las tradiciones antiguas que no fueron recogidas en la Biblia, como por ejemplo el llamado Evangelio del Pseudo Tomás (o Evangelios de la infancia de Tomás) del siglo II, sin embargo, dan su número y les asignan nombre: Melchor, Gaspar y Baltasar, posiblemente sacerdotes zoroastristas provenientes de Persia. Los nombres son además diferentes según la tradición siriaca. Según posteriores interpretaciones los Magos fueron considerados originarios de Europa, Asia, y de África respectivamente.

Mención en la Biblia


Es poco lo que el Evangelio de Mateo menciona sobre los sabios de Oriente. En particular, no menciona un número específico de ellos aunque menciona que entregaron tres regalos.

* Nacido, pues, Jesús en Belén de Judá en los días del Rey Herodes, llegaron del Oriente a Jerusalén unos magos diciendo: ¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer?

Mateo 2,1-2, versión Reina-Valera 1960

* Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra.

Mateo 2,11, versión Reina-Valera 1960

Si bien parece contradictorio que practicantes de la magia (severamente amonestada tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento) sean admitidos como adoradores del Mesías, hay que tener en cuenta que el término griego μάγος (mago), no era utilizado únicamente para referirse a los hechiceros. Se utiliza, en este caso, para referirse a hombres sabios (así se los llama en diversas versiones de la Biblia en inglés) o, más específicamente, hombres de ciencia. De hecho, también poseían conocimiento de las Escrituras (Mateo 2:5-6). Es posible que estos magos pertenecieran a la religión zoroastra.

Mateo no deja ver que fueran astrólogos que conocieran con precisión el movimiento de alguna estrella (2:7) a pesar de ser esta la creencia general. Aunque bien intencionados, su visita es causa de turbación general y despierta la desconfianza de Herodes (2:3), pues veía al nuevo Mesías como un rival. A pesar de ser anciano y de haber reinado ya por más de treinta años, Herodes les ruega que averigüen el sitio preciso del nacimiento del Mesías (2:8) con el fin de poder, así, acabar con su potencial competidor. Los sabios, que no sospechan eso, encuentran al Niño, lo adoran y obsequian oro, incienso y mirra (2:11). Un ángel previene a los magos de las intenciones que Herodes guardaba (2:12), así que no regresan donde él. Iracundo, el rey manda a matar a todos los niños menores de dos años. Para entonces, José ha sido avisado en sueños (2:13) de que debe huir a Egipto con los suyos.

A partir de ese relato, se han ido elaborando numerosas leyendas sobre los hechos y la personalidad de estas tres figuras, incluyendo el presunto estatus real.

Los reyes magos son los encargados de amenizar con sus regalos a todos los niños del mundo.

Otras interpretaciones

Según la interpretación de José Luis Sicre[cita requerida], en el tiempo en que fue escrito el evangelio de San Mateo se estaba produciendo un incremento de conversiones paganas al cristianismo frente a las de los propios judíos. La incursión de estos fragmentos sobre los magos de Oriente en el evangelio de Mateo subraya este hecho y lo utiliza como argumento de conversión: si los de fuera vienen y lo adoran (se convierten) ¿Cómo no os dais cuenta los que lo tenéis entre vosotros?

También existen otras[cita requerida] interpretaciones astrológicas y cabalísticas sobre la figura de los Reyes Magos.

Según la interpretación ofrecida por Eric Rodríguez , se tiene lo siguiente: Ya el término griego "mágos" había caído en un uso peyorativo o deteriorado desde al menos el siglo tercero antes de Cristo (cf versión Septuaginta) por la extracción de su origen y contexto cultural, y que es como se usa aún en la época del nuevo testamento (cf. Hch. 8:9; 13:6; 19:13). No obstante, en Mt. 2:1 en su texto griego dice:

“… ιδου μάγοι απο ανατολων παρεγενοντο εις Ιεροσόλυμα”. “…he aquí, (unos) Magos desde Oriente, se encontraban por Jerusalén”.

A diferencia de los magos que ya se encontraban dispersos en tierra de Israel y todo el mundo helénico, el énfasis que se emplea al decir “de oriente”, marca un cambio de connotación: El autor busca traer a la mente un personaje asociado con el Oriente, diferente a los sabios convencionales de Israel (rabinos), que conociera además las profecías mesiánicas y que fuera autoridad bíblica para el lector judío (ya que se acepta a nivel general que el Evangelio de Mateo fue escrito para hebreos y aun en lengua hebrea según el testimonio de casi todos los así mal llamados "padres de la iglesia").

Hay que tener en cuenta además qué significaba el Oriente para los judíos: Pues bien, no era otra cosa que Babilonia, pues hasta Damasco, se consideraba parte de la tierra de Israel . Pues bien, la figura que tratamos de presentar, podría corresponder a un título muy particular en arameo: מדנחאי Medinja’ey , o “Doctores Babilónicos de la tradición oral” que perduraría en escuela hasta entrado el siglo octavo D.C. en Babilonia y quienes conociendo la interpretación de lo dicho en Num 24:17(cf. Targum de Onqlós/Onkelos sobre este pasaje), habrían sido guiados por Dios hasta el Mesías, no según la famosa estrella como hasta ahora se ha entendido, sino que esa estrella era el mismo Mesías según el lenguaje judío y midráshico contemporáneo.

Leyenda

La tradición más difundida cuenta que vinieron de Oriente, en número de tres, y que iban guiándose por una estrella (celebérrimamente conocida como La estrella de Belén) que les condujo hasta Belén. Allí buscaron al Niño Jesús recién nacido y le adoraron, ofreciéndole oro (representando su naturaleza real, como presente conferido a los reyes), incienso (que representa su naturaleza divina, empleado en el culto en los altares de Dios) y mirra (un compuesto embalsamador para los muertos, representando el sufrimiento y muerte futura de Jesús). Antes de llegar, encontraron al rey Herodes el Grande en la ciudad de Jerusalén, quien astutamente les conminó a que, de regreso, hablaran con él para darle noticia del sitio exacto donde se encontraba dicho niño; y, así, poder ir él también a adorarle. (En realidad, lo que quería era darle muerte, por eso ordenó la matanza de los inocentes).

La historia sigue contando cómo un ángel se apareció a los tres reyes magos y les advirtió del peligro que corría Jesús si ellos obedecían el deseo de Herodes. Así pues, no volvieron por el mismo sitio. Parece ser que, sólo por el hecho de que el relato evangélico indicara que trajeron tres dones (oro, incienso y mirra), se dio por sentado que eran tres los personajes que los traían. Aunque también en algún momento las distintas tradiciones han señalado que eran cuatro, siete y hasta doce.

La primera vez que surge el nombre con que hoy conocemos a los Reyes Magos es en la iglesia de San Apolinar Nuovo, en Rávena (Italia). El friso de la imagen está decorado con mosaicos de mediados del siglo VI que representan la procesión de las Vírgenes. Esta procesión está conducida por tres personajes vestidos a la moda persa, tocados con un gorro frigio y su actitud es la de ir a ofrecer lo que llevan en las manos a la Virgen que está sentada en un trono y tiene al Niño en su rodilla izquierda. Encima de sus cabezas se pueden leer tres nombres, de derecha a izquierda: Gaspar, Melchior, Balthassar...

Poco a poco la tradición ha ido añadiendo otros detalles a modo de simbología: se les ha hecho representantes de las tres razas conocidas en la antigüedad, representantes de las tres edades del hombre y representantes de los tres continentes (Asia, África y Europa).

La llegada de los Reyes Magos es un tema tratado también en los Evangelios apócrifos. Según la tradición esotérica aplicada al cristianismo, estos personajes procedían del lugar donde se encontraba el Preste Juan.

Otra leyenda cuenta que, después de la resurrección de Jesús, el apóstol Tomás los halló en Saba. Allí fueron bautizados y consagrados obispos. Después fueron martirizados en el año 70 y depositados en el mismo sarcófago. Los restos fueron llevados a Constantinopla por Santa Elena. Posteriormente, Federico I Barbarroja, en el siglo XII, los trasladó a Colonia, donde hoy reposan con las coronas que supuestamente llevaron durante su existencia. Miles de peregrinos empezaron a llegar a Colonia, lo que propició que en 1248 se iniciara la construcción de la catedral de Colonia, que llevaría más de 600 años terminarla. Hoy día es uno de los monumentos góticos más impresionantes de Europa. Colonia se ha convertido junto con Roma y Santiago de Compostela en uno de los grandes centros de peregrinación. Igualmente, existen leyendas que hablan de un cuarto rey mago.

Los nombres y número de los Reyes Magos

Según las diversas tradiciones de los reyes magos, el número de ellos varía; así se puede encontrar los siguientes reyes magos:

Tres Reyes Magos: Si bien la Biblia explica que fueron tres los regalos otorgados por los magos al niño Jesús, la primera referencia concreta respecto al número de Reyes Magos la da Origenes, un conocido escritor eclesiástico, en el siglo IV.[7] En el siglo V, el Papa León I el Magno estableció oficialmente su número en 3 para toda la cristiandad.A mediados del siglo VI, en la iglesia de San Apolinar Nuovo, en Rávena (Italia) se les asignaron los nombres de "Melchor", "Gaspar" y "Baltasar",[9] que supuestamente equivalen en griego a "Appellicon", "Amerín" y "Damascón" y en hebreo a "Magalath", "Serakin" y "Galgalath". Según una leyenda, sus restos se encuentran en la Catedral de Colonia, Alemania, donde se encuentra el llamado Relicario de los Tres Reyes Magos.
Cuatro reyes magos: Otras leyendas, indican que además de los tres Reyes Magos nombrados anteriormente, había un cuarto Rey Mago, el cual en algunas leyendas se le da el nombre Artabán. Este rey mago tampoco tiene fundamento bíblico.En la leyenda rusa este cuarto rey recibiría el nombre de Ogamyer Otraucle.

Arqueta gótica con supuestas reliquias de los Reyes Magos.Doce reyes magos: Los armenios suponen que fueron 12, por lo que les asignan doce nombres diferentes. Estos nombres tampoco se mencionan en la Biblia.[cita requerida]
Los reyes magos, son conocidos también como los Santos Reyes.

Festividad

Con el tiempo, en países de tradición católica, se adoptó la costumbre de celebrar al mismo tiempo el día de la Epifanía (el 6 de enero) y la festividad de los Reyes Magos, conjugándose así la manifestación de Jesús al mundo no judío con la fiesta de estos personajes que representaban justamente ese mundo de gentiles. Poco a poco, se fue olvidando el significado verdadero de la palabra epifanía y la convirtió en un sinónimo de adoración de los Magos.

El día 6 es festivo en diversos países hispanohablantes, así como en partes de Alemania (en Baviera, Baden-Württemberg y Sajonia-Anhalt) y en Austria, Italia, Suecia, Finlandia, Croacia, Liechtenstein, Eslovaquia y en partes de Suiza (Schwyz, Tessin, Uri y algunas comunidades del cantón Graubünden).

Costumbres relacionadas con los Reyes Magos

En España, frente a la reciente introducción de Papá Noel en las costumbre navideñas debido a la influencia de la cultura estadounidense y otros países extranjeros, es tradicional que los regalos de Navidad a los niños los traigan los Reyes Magos la noche del 5 al 6 de enero. Antes, los niños deben mandarles una carta a los reyes pidiendo los regalos que quieren así como indicar los méritos por los que se merecen recibir regalos. La noche del 5 de enero los niños deben dejar sus zapatos en algún lugar de la casa. Al día siguiente se encuentran allí los regalos o, en el caso de haber sido malos, carbón en su lugar. El día seis de enero suele ser festivo en toda España, aunque al ser fiesta autonómica depende de las autoridades de cada región su establecimiento. No tiene por tanto consideración de fiesta nacional. También reciben regalos los adultos. Es típico desayunar el Roscón de Reyes, que en España suelen contener una figurita navideña en su interior.

En algunos países de hipanoámerica existe la costumbre adoptada de los españoles de que los niños (y por extensión los mayores) reciban regalos de los Reyes Magos, bien en la víspera, es decir, en la noche del 5 de enero, o la mañana del 6 de enero (Argentina y México). Es normal que los niños escriban una carta dirigida a los reyes solicitando los regalos que desean así como asegurando su buen comportamiento durante el año ya que, según la tradición, los niños que se portan mal reciben carbón dulce en vez de regalos. La mayoría de los servicios postales aceptan estas cartas.En fechas más recientes ha empezado también la práctica de escribir a través de e-mail o incluso dirigirse directamente a su página web.

Al igual que la costumbre anglosajona en torno a Santa Claus, es frecuente que los reyes magos aparezcan en tiendas de regalos y centros comerciales, donde los niños tienen la oportunidad de tomar una foto sentados en sus rodillas y entregar la carta con sus peticiones directamente. La representación consta normalmente de un escenario con tronos y los símbolos característicos, como figuras o dibujos de camellos, la estrella, un buzón y adornos de aspecto oriental. En los tronos es donde se sientan los reyes, habitualmente se trata de empleados caracterizados. En ocasiones se representan los tres reyes de la tradición, pero dependiendo de las circunstancias o el tamaño del escenario, puede incluirse únicamente uno. Además van acompañados de un paje, personaje característico que se encarga de conducir a los niños desde donde esperan con sus padres hasta los reyes y de recoger las cartas.

En algunos lugares, las autoridades organizan la llamada Cabalgata de Reyes el día 5 de enero, durante la cual los personajes suelen ir montados a caballo o en carrozas, vestidos con mantos y coronas, en lugar de la vestimenta frigia totalmente desconocida. El siguiente día, el 6 de enero, es festivo nacional. Ese día los niños disfrutan sus obsequios.

En España, los Reyes Magos ponen los regalos donde los niños han dejado sus zapatos. También se dejan dulces para obsequiar a los Reyes Magos e incluso agua o comida para los camellos, que es el medio de transporte.

En México se encuentra el segundo santuario más importante del mundo con respecto a los Tres Santos Reyes, ubicado en la ciudad de Tizimín, Yucatán; siendo visitado por millares de personas durante las fiestas religiosas en su honor celebradas a finales de diciembre y principios de enero.

En Puerto Rico, la noche del 5 de enero los niños corren por el patio recogiendo grama. Ponen la grama en una caja de zapatos y colocan la caja junto a su cama. La grama es usada para alimentar a los camellos. Los reyes entonces dejan regalos en las cajas.

En Perú, ha caído en desuso el dar regalos a los niños en esta fecha. La celebración que se acostumbra es la llamada Bajada de Reyes, que consiste en que una familia o comunidad realiza una pequeña celebración mientras se va desmontando el Nacimiento. Cuando se trata de una comunidad, es costumbre dejar dinero mientras se retiran los adornos y figuras. Esta tradición incluso ha llegado a empresas privadas, las cuales realizan dicha celebración entre los miembros de la misma.

Otras costumbres del día 6 de enero

Es interesante notar que, en tiempo de la colonización española, especialmente en Cuba y Puerto Rico, este día era de asueto para los esclavos negros que salían a las calles a bailar al ritmo de sus tamboras. Esto origina el nombre de Pascua de los Negros con que el día es aún conocido en algunos países.

Los países de habla inglesa dedican el día 6 de enero a desmontar los adornos de la Navidad. Esta costumbre también se ha extendido a países de América Latina, convirtiéndose el 6 de enero en el último día de la temporada navideña. Antiguamente se celebraban festejos con ese motivo y se cocinaba un pastel en el que se escondía un haba o una pequeña moneda de plata. La persona que encontraba el haba o la moneda era nombrada rey judío o señor del desorden y se veía obligada a encargarse de los festejos de esa noche. Con el tiempo, la fiesta fue evolucionando y se incluyeron bailes de máscaras y representaciones teatrales. Esta tradición dio origen en España al típico roscón de reyes (también llamado rosca de reyes) que se toma en ese día y que esconde una pequeña sorpresa en su interior. En México, dicha rosca tiene en su interior varios muñecos pequeños de plástico los cuales representan al niño Jesús; aquella persona que en el momento de partir la rosca encuentra alguno de ellos, es encargado de hacer o invitar tamales y atole el 2 de febrero, día de la Candelaria.

En el año 1601 los abogados de Londres encargaron a Shakespeare una obra de teatro que se tituló Noche de Reyes y fue representada ante la reina Isabel I.

martes, 5 de enero de 2010

Frey, el Dios de la Tierra de las Hadas


Frey o Fro, como se le conocía en Alemania, era hijo de Njörd y Nerthus, y vio la luz en Vaneheim. Consiguientemente, pertenecía a la raza de los Vanes, divinidades del agua y del aire, pero fue cálidamente bienvenido en Asgard cuando llegó allí como rehén, junto a su padre. Ya que era costumbre entre las naciones nórdicas conceder algún regalo valioso a los niños cuando salía el primer diente, los Ases le entregaron al joven Frey el bello reino de Alfheim, o Tierra de las Hadas, el lugar de los elfos de la luz.

Allí, Frey, el dios de la dorada luz del Sol y de las cálidas lluvias de verano, tomó su residencia, encantado con la compañía de los elfos y los hados, que implícitamente obedecían todas sus órdenes y a la más mínima de sus señales iban de acá para allá, haciéndolo todo el bien en su poder, pues ellos eran espíritus preeminentemente benéficos.

Frey también recibió de los dioses una maravillosa espada, un símbolo de los rayos del sol, que tenía el poder de vencer en la lucha, por su propia voluntad, tan pronto como fuera desenfundada de su vaina. Frey la usaba especialmente contra los gigantes de hielo, a quienes odiaba casi tanto como lo hacía Thor y ya que portaba su reluciente arma, a veces ha sido confundido con el dios de la espada, Tyr o Saxnot.

Los enanos de Svartalfheim le dieron a Frey el jabalí de cerdas de oro, Gullinbursti (el de las cerdas de oro), una personificación del Sol. Las relucientes cerdas de este animal estaban consideradas como símbolos, o bien de los rayos solares, o del grano dorado, que a su orden se ondulaba sobre los campos de cosecha de Midgard, o de la agricultura. Se suponía que el jabalí (rasgando la tierra con su afilado colmillo) había sido el primero en enseñar a la humanidad el arte del arado.

Frey cabalgaba a veces sobre el maravilloso jabalí, cuya velocidad era increíble y en otras ocasiones, lo enjaezaba a su carro dorado, que se decía contenía frutas y flores que él esparcía profusamente sobre la faz de la Tierra.

Frey era, además, el orgulloso propietario no sólo del intrépido corcel Blodughofi, el cual cabalgaba a través del fuego y el agua a sus órdenes, sino también del barco mágico Skidbladnir, una personificación de las nubes. Esta embarcación, que navegaba sobre tierra y mar, era arrastrada siempre por vientos favorables y era tan elástica que podía asumir proporciones lo suficientemente grandes como para transportar a los dioses, sus corceles y todo su equipaje, pero también podía ser doblada hasta alcanzar el tamaño de una servilleta y ser guardada en un bolsillo.

El Cortejo a Gerda.

En uno de los cuentos del Edda se relata que Frey se aventuró en una ocasión a ascender hasta el trono de Odín, Hlidskialf, desde cuyo elevado asiento su mirada contemplaba todo el ancho mundo. Mirando hacia el Norte helado, vio a un joven y bella doncella que entraba en la casa del gigante de hielo Gymir y al elevar su mano para asir el picaporte, su belleza radiante iluminó mar y tierra.

Un momento más tarde, esta adorable criatura, cuyo nombre era Gerda, y que es considerada como la personificación de las relucientes luces del Norte, se desvaneció dentro de la casa de su padre y Frey regresó pensativamente hasta Alfheim, con su corazón oprimido del anhelo de convertir a esta bella doncella en su esposa. Enamorado profundamente, se tornó melancólico y distraído en extremo, y comenzó a comportarse tan extrañamente que su padre, Njörd, se alarmó mucho por su salud y le ordenó a su sirviente preferido, Skirnir, que descubriera la causa de su repentino cambio. Tras mucha persuasión, Skirnir finalmente logró obtener de Frey el relato de su ascensión a Hlidskialf y de la hermosa visión que había contemplado. Confesó su amor y también su más profunda desesperación, ya que Gerda era la hija de Gymir y Angurboda y una familiar del gigante asesinado Thiassi, por lo que temía que nunca viera su petición favorecida.

Skirnir, sin embargo, replicó de forma consoladora que no veía la razón por la que su señor veía el caso de forma pesimista y se ofreció a ir y cortejar la doncella en su nombre, si Frey le dejaba su corcel para el viaje y le entregaba su reluciente espada como recompensa.

Muy alegre ante la perspectiva de ganarse a la bella Gerda, con gusto le entregó a Skirnir la brillante espada y le dio permiso para que usara su caballo. Pero pronto recayó en el estado de ensimismamiento que se había hecho habitual en él desde que se había enamorado y, por tanto, no se dio cuenta de que Skirnir se encontraba todavía cerca de él ni de cómo le robaba astutamente el reflejo de su rostro desde la superficie del arroyo cerca del cual se encontraba sentado, tras lo cual lo aprisionó dentro de su cuerno de bebida, con la intención de derramarlo en el vaso de Gerda y con su belleza ganarse el corazón de la giganta para el señor, para el cual estaba a punto de irse de cortejo. Con este retrato, junto a once manzanas doradas y el anillo mágico Draupnir, Skirnir partió hacia Jötunheim, para cumplir con su embajada. Mientras se acercaba a la morada de Gymir, oyó el ruidoso y persistente aullar de sus perros guardianes, que eran personificaciones de los vientos glaciares. Un pastor que se encontraba velando por su rebaño cerca de él le contó, ante sus preguntas, que sería imposible acercarse a la casa, debido a la barrera de fuego que la rodeaba. Pero Skirnir, sabiendo que Blodughofi atravesaría cualquier fuego, solamente espoleó su caballo y llegando ileso hasta la puerta del gigante, se vio pronto anunciado ante la presencia de la adorable Gerda.

Para tratar de que la bella doncella prestara un oído favorable a las propuestas de su señor, Skirnir le mostró el retrato robado y ofreció las manzanas doradas y el anillo mágico, los cuales, sin embargo, ella rehusó altaneramente aceptar, declarando qu su padre tenía oro de sobra.

Indignado ante su desdén, Skirnir amenazó entonces decapitarla con su espada mágica, pero ya que ello no asustón en lo más mínimo a la doncella, y tranquilamente le desafió, tuvo que recurrir a las artes mágicas. Grabando runas en su vara, le comunicó a ella que a menos que cediera antes de que el hechizo concluyera, se vería condenada o bien al celibato eterno o a desposarse con algún gigante de hielo viejo a quien ella nunca pudiera amar.

Aterrorizada hasta la sumisión ante la aterradora descripción de su sombrío futuro en caso de que persistiera en su negativa, Gerda consintió finalmente convertirse en la esposa de Frey y se despidió de Skirnir, prometiendo reunirse con su futuro esposo en nueve noches, en la tierra de Buri, la arboleda verde, donde ella disiparía su tristeza y le haría feliz.

Encantado con su éxito, Skirnir regresó veloz a Alfheim, donde le recibió Frey ansioso de conocer el resultado de su viaje. Cuando supo que Gerda había consentido en convertirse en su esposa, su rostro se iluminó por la alegría. Pero cuando Skirnir le informó que tendría que esperar nueve noches antes de poder contemplara a su prometida, volvió a entristecerse, declarando que el tiempo se le haría interminable.

A pesar de su abatimiento de amante, sin embargo, el tiempo de espera llegó a su fin y Frey se dirigió veloz y dichosamente hasta la verde arboleda, donde fiel a su compromiso, encontró a Gerda, la cual se convirtió en su feliz esposa y se sentó orgullosa a su lado en su trono.

Según los mitólogos, Gerda no es una personificación de la aurora boreal, sino de la Tierra, la cual, dura, fría e inflexible, se resiste a las ofertas del dios de la primavera de adorno y fertilidad (las manzanas y el anillo), desafía a los resplandecientes rayos del Sol (la espada de Frey) y sólo consiente recibir su beso cuando se entera que de otro modo se verá condenada a la aridez perpetua o entregada enteramente al poder de los gigantes de hielo (hielo y nieve). Las nueve noches de espera son símbolos de los nueve meses de invierno, al final de los cuales, la tierra se convierte en la prometida del sol, en los bosques donde los árboles están brotando con hojas y flores.

Se dice que Frey y Gerda se convirtieron en los padres de un hijo llamado Fiolnir, cuyo nacimiento consoló a Gerda por la pérdida de su hermano Beli. Éste había atacado a Frey y había sido muerto por él, aunque el dios del Sol, privado de su incomparable espada, se había visto forzado a defenderse con un asta de venado que había cogido apresuradamente de la pared de su residencia.

Además del fiel Skirnir, Frey tenía otros dos asistentes, una pareja casada, Beyggvir y Beyla, las personificaciones de los desperdicios y el estiércol del molino, dos ingredientes que, al ser usados en la agricultura con motivos fertilizantes, eran consiguientemente considerados como fieles sirvientes de Frey, a pesar de sus desagradables cualidades.

El Frey Histórico.

El poeta Snorri, en su Heimskringla, la crónica de los antiguos reyes de Noruega, afirma que Frey era un personaje histórico de nombre Yngvifrey, que gobernó Upsala tras la muerte de Odín y el Njörd semihistóricos. La gente disfrutó de tal prosperidad bajo su gobierno que creyeron que su rey era un dios. Por tanto, comenzaron a invocarle como tal, llevando su entusiástica admiración hasta tales extremos que, cuando murió, los sacerdotes, sin osar revelar el suceso, le tendieron en un gran túmulo en vez de incinerar su cuerpo como había sido costumbre hasta entonces. Después informaron a la gente que Frey, cuyo nombre era el sinónimo nórdico de señor, se había ido al túmulo, una expresión que se convirtió posteriormente en la frase vikinga para la muerte.

No fue hasta tres años más tarde cuando la gente, la cual había seguido pagando sus impuestos al rey derramando monedas de oro, playa y cobre dentro del túmulo a través de las tres aberturas diferentes, descubrió que Frey estaba muerto. Ya que la paz y la prosperidad se habían mantenido ininterrumpidas, decretaron que su cadáver nunca se vería incinerado y de esta manera inauguraron la costumbre del entierro en el túmulo, que con el tiempo pasó a sustituir la pira funeraria en muchos sitios. Uno de los tres túmulos cerca de Gamla Upsala aún lleva el nombre del dios. Sus estatuas fueron situadas en el gran templo que ser erigía allí y su nombre era debidamente mencionado en todos los juramentos solemnes, siendo la fórmula habitual "Así me ayude Frey, Njörd y el Todopoderoso As (Odín)".

Culto a Frey.

No se admitían armas dentro de los templos de Frey, estando los más célebres entre ellos situados en Trondheim, Noruega, y en Thvera, Islandia. En esos templos se sacrificaban bueyes y caballos en su honor, introduciéndose un anillo de oro dentro de la sangre de la víctima antes de que el juramento anteriormente mencionado se hiciera.

Las estatuas de Frey, como todas las del resto de las divinidades nórdicas, eran bloques de madera toscamente tallados y la última de estas sagradas imágenes parece haber sido destruida por Olaf el Santo, el cual convirtió a la fuerza a muchos de sus súbditos al cristianismo. Además de ser el dios del brillo del Sol, de la fertilidad, de la paz y la prosperidad, Frey era considerado el patrono de los caballos y de los jinetes y el liberador de todos los cautivos.

La Fiesta de Jul.

Un mes de cada año, el mes de Jul o mes de Thor, era sagrado para Frey al igual que para Thor, el cual comenzaba en la noche más larga del año, a la que se conocía como la Noche Madre. Este mes era tiempo de festejos y regocijo, pues anunciaba el regreso del Sol. Este festival se conocía como Jul o Yule (rueda), porque se suponía que el Sol se parecía a una rueda girando rápidamente a través del cielo. Este parecido fue el origen de una costumbre curiosa en Inglaterra, Alemania y las riberas del Mosela. Hace mucho tiempo, la gente solía reunirse en asamblea anualmente en una montaña para quemar una enorme rueda de madera, rodeada de paja, la cual, ardiendo en llamas, era arrojada cuesta abajo por una pendiente para que se sumergiera en agua con un siseo.

Todas las razas nórdicas consideraban la fiesta de Jul como la más importante del año y solían celebrarla con bailes, banquetes y bebidas, nombrándose a cada dios por su nombre. Los primeros misioneros cristianos, percatándose de la extrema popularidad de esta fiesta, pensaron que sería mejor alentar a beber a la salud del Señor y de los doce apóstoles cuando comenzaron a convertir a los paganos nórdicos.

Este festejo era tan popular en Escandinavia, donde se celebraba en enero, que el rey Olaf, viendo lo querido que era en los corazones nórdicos, traspasó la mayoría de sus prácticas al día de Navidad, haciendo de esta manera mucho para que la gente ignorante se conformara con su cambio de religión.

Como dios de la paz y la prosperidad, Frey reapareció muchas veces supuestamente sobre la Tierra y gobernó a los suecos bajo el nombre de Yngvifrey, por lo que sus descendientes fueron conocidos como Ynlings. También gobernó a los daneses bajo el nombre de Fridleef. En Dinamarca se dice que se casó con la bella doncella Freygerda, a la cual rescató de un dragón. Con ella tuvo un hijo de nombre Frodi, el cual, con el debido tiempo, le sucedió en el trono.

Frodi reinó en Dinamarca en los días en los que había paz en todo el mundo, es decir, en la era en la que Cristo nación en Belén de Judea y debido a que todos sus súbditos vivieron en concordia, fue conocido como Frodi Paz.